Informacion economica sobre Cuba

ECONOMIA INFORMAL
Inseguridad para los cuentapropistas
Amée Cabrera

LA HABANA, Cuba – Agosto – (www.cubanet.org) – Cada día se convierte en
un laberinto para los trabajadores particulares. Tienen que pagar altos
impuestos al estado y sortear a los inspectores y policías que decomisan
mercancías, imponen multas, y en el peor de los casos llegan a un
arreglo con los vendedores, que no tienen apoyo de ningún tipo.

Esta situación la padecen los vendedores de flores, carniceros de
agromercados, comerciantes de frutas y hortalizas, y los pocos que
mantienen cafeterías y pequeños restaurantes.

Todos son jóvenes. Ninguno quiso dar su nombre por temor a represalias.
A la pregunta de por qué no buscan un puesto de trabajo en alguna
instancia gubernamental, donde pueden afiliarse a un sindicado,
responden que la mayoría ha realizado estudios medio-superiores y
universitarios, que pueden optar por una plaza acorde a lo que
estudiaron, pero se quejan de las malas condiciones en los centros
laborales y de los salarios muy bajos. Tampoco les interesa estar
afiliados a los sindicatos, ya que éstos no defienden al trabajador y
sólo tratan de estar en buenas con la administración

Un cuentapropista de agradable aspecto y fácil conversación,
universitario, expresa que la enfermedad de su padre por más de una
década lo llevó a la determinación de trabajar bajo estas condiciones de
inestabilidad e ilegalidad, porque los vendedores de flores no tienen el
reconocimiento estatal desde el mes de noviembre de 2005, y por esa
razón muchos han decidido dejar de vender, y otros se arriesgan, como
él, a seguir en el negocio, sin saber lo que puede suceder mañana.

Asegura que son tantos los inspectores que transitan a diario por el
sitio donde vende las flores, que pasa toda la jornada atento a quién
será el próximo y qué irá a hacer en contra de su tranquilidad. Al
inspector que le quiere poner una multa porque hay una hoja o un pétalo
en el suelo, no le interesa si la calle está llena de papeles porque el
barrendero hace dos días que no pasa.

Otro momento de tensión es cuando finaliza la jornada laboral y teme le
decomisen el dinero de las ventas del día. Una de las floristas que más
vendía permanece con unas cuantas flores en la puerta del edificio donde
reside. Los cubos con flores están más o menos vacíos para que no pesen
tanto si hay que quitarlos de pronto.

El otro entrevistado labora en una tarima de cárnicos, en la cual se
oferta carne de cerdo. Hasta hace poco trabajó para el gobierno y
reconoce que tenía estímulos salariales, aunque las condiciones
laborales eran muy malas, y enfermó y fue dado de baja. Hace dos años
está en esta actividad y opina que cada vez el negocio está peor. Por
una parte, compra la carne casi al precio que debe venderla, y por esta
razón las ganancias son pocas. Pone como ejemplo que el lomo o la
pierna, de 21 pesos la libra tiene que venderlo a 25; al igual que la
costilla, que compra a 18 y la vende a 25. Esto lo ayuda al menos a
recuperar la inversión.

Los que fueron hace una década privilegiados por lo que recaudaban en
sus cafeterías y paladares siguen ofreciendo un servicio de primera,
porque ellos se diferencian de los establecimientos estatales por la
amabilidad, higiene, variedad en la calidad y cantidad de sus ofertas.
Siempre tienen cambio a la hora del pago. Venden un poco más caro, pero
satisfacen el gusto de los consumidores.

Una cafetería rústica no es más que una ventana de una casa humilde que
da a la acera de una calle de cualquier municipio habanero. A un lado
tiene tablillas que anuncian las ofertas con sus precios, un pequeño
cesto afuera para echar papeles u otros desperdicios. Los vasos brillan
y serán llenados con jugos y batidos de frutas bien fríos. Algunas
personas esperan por otros alimentos a partir del momento en que los
piden. Para estos pequeños empresarios no es fácil pagar impuestos y
vérselas con los inspectores, quienes les imponen multas por cualquier
menudencia.

Famosas paladares, pizzerías y cafeterías que surgieron durante el
“período especial”, tuvieron que cerrar por esos motivos. Las que aún
quedan se mantienen a base del sacrificio de sus dueños. Ellos no se
libran del pago de altos impuestos y de las impertinencias de los
inspectores que no se contentan con merendar y almorzar gratis, solos o
acompañados.

http://www.cubanet.org/CNews/y06/ago06/11a7.htm


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
August 2006
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives