Informacion economica sobre Cuba

ENTREVISTA
Jacobo Machover

"El futuro de Cuba pasa por el Ejército, que es quien controla la
sociedad en realidad"

Minuto Digital: 10.05.07

El profesor y escritor Jacobo Machover es un cubano que conoce las
interioridades de la dictadura castrista, tal como ha expuesto a los
lectores españoles en 'La dinastía Castro' (Áltera). Con un Fidel
octogenario y enfermo y un Raúl alcohólico y detestado, el verdadero
poder de la isla es el Ejército.

En este momento, en que la situación física de Castro es indudablemente
delicada ¿cuál cree que es el estado de ánimo de la población en la isla?

Por de pronto, lo primero que se percibe es una liberación psicológica
de la población. Se han acabado los discursos, las apariciones públicas,
televisivas…el tirano, el padre, el protector ya no está presente en
todo momento, hay más espacio para pensar. Él robaba todo ese espacio.
Ahora hay más tiempo libre.

Y en esta situación ¿dónde queda Fidel en lo político y en lo humano?

Indudablemente, su presencia se está diluyendo hasta cierto punto. Ya no
hay tantas referencias a Fidel Castro, los discursos omiten su figura.
Incluso se ha producido una pequeña rebelión por correo electrónico, por
móvil, a cargo de intelectuales protestando por la presencia de
personajes importantes de la represión en la escena pública.
Políticamente ya nada será igual.

Físicamente, Castro puede salir de ésta, aunque no se sabe en qué
estado. Su salud es una cuestión de Estado. Una enfermedad larga, con
caídas y recaídas –enfermedad que comenzó hace ya años, con sus
altibajos-. No es seguro, claro, que se trate de la definitiva. Pero sí
existe la impresión de que, en muchos sentidos, nos acercamos a una
nueva etapa.

Raúl es primitivo y no sirve como orador. Su mujer está muy enferma y él
mismo padece de alcoholismo.
En cuanto al papel de Raúl, hay quien lo sitúa como el horizonte
previsible en la evolución política cubana.

Raúl es primitivo y no sirve como orador. Raúl, como en su día el Che,
reivindicó a Stalin. Aparece y desaparece del escenario. Por otra parte,
tiene muchos problemas personales. Su mujer está muy enferma y él mismo
padece de alcoholismo. Es difícil que Raúl pueda ocupar el lugar central
y, desde luego, en ningún caso es capaz de sustituir a su hermano. En
ningún sentido. Para empezar, no sabe ocupar el primer plano.
Paradójicamente, su fuerza reside en el control de las Fuerzas Armadas,
pero éstas más bien le detestan. Ha hecho demasiado daño en sus filas. Y
el futuro de Cuba pasa por el Ejército, que es quien controla la
sociedad en realidad.

Al respecto de las Fuerzas Armadas, el juicio al general Ochoa ¿puede
contemplarse, en cierta manera, como un ataque a las Fuerzas Armadas por
parte de los Castro?

En el caso de Ochoa lo que se produjo fue un conato de conspiración
real. Seguramente, Ochoa no tenía nada que ver con las imputaciones de
que fue objeto. Pero lo cierto es que comenzó a desobedecer a Castro
desde la época de Angola, dirigiendo las acciones militares sobre el
terreno y haciendo caso omiso de las directrices militares que Castro le
hacía llegar desde La Habana. Su posicionamiento en la línea de las
reformas, su aparición junto a Gorbachov, le perfiló como un peligro
algo más que potencial. Los Castro lo eliminaron en una reedición de los
juicios estalinistas de los años treinta.

Ochoa terminó harto de muchas cosas. Quizá del propio régimen. Fidel se
negaba a firmar la paz en Angola, tras catorce años de combates, en los
que los cubanos llegaron a emplear gases y a asesinar a la población
civil, imponiendo el terror mediante fusilamientos masivos. Ni siquiera
se sabía la cantidad de tropas que había en Angola. En un mismo
discurso, Fidel Castro afirmaba que sumaban 40.000 los hombres
destinados allí y, un poco más adelante, citaba la cifra de 60.000
soldados. La presencia militar cubana se ha extendido por medio mundo,
contando numerosos países africanos e incluso Siria y el Líbano. En
definitiva, Ochoa pagó con la vida por un disentimiento con los Castro
que era bien real.

"FIDEL NO ESTÁ EN SUS CABALES"

Es sorprendente que Castro estuviera decidido a atacar a los Estados
Unidos y desencadenar una crisis planetaria mediante el empleo de armas
nucleares en octubre de 1962.

No cabe duda de que Fidel Castro es un individuo que no está en sus
cabales. La correspondencia con Kruschev –publicada por 'Le Monde' y
'Granma'- lo atestigua largamente. Las cartas están horriblemente
redactadas, por supuesto en español. Sí, Fidel quería llevar a cabo un
"ataque preventivo" contra Estados Unidos. Naturalmente, Kruschev no le
hizo el menor caso.

Cómo definiría el sistema cubano creado por la revolución castrista.

La naturaleza del régimen no es completamente comunista ni nacionalista.
Él afirmó en 1961, "siempre fui marxista-leninista", pero esto resulta
poco creíble. Es una tiranía latinoamericana, un caudillaje
personalista, en parte fruto de la herencia española. El personalismo es
tal que el régimen tardó muchos años en estructurarse, en formar el
Partido Comunista, en elaborar la Constitución. Luego sí, marchó por la
senda de la sovietización, aunque no pueda decirse que sea
verdaderamente comunista.

Su régimen es antes orwelliano que otra cosa y, en alguna medida,
emparenta con ciertos totalitarismos conocidos en Europa hace algunas
décadas. Él se inventa la oposición a los Estados Unidos como elementos
de definición del sistema político.

No hay entusiasmo alguno por el régimen, todo es pura fachada; las
manifestaciones orquestadas, a las que asiste la gente porque es
obligada, son perfectamente rutinarias. Todo resulta terriblemente tedioso.

En este sentido ¿cómo percibe a los Estados Unidos la gente en la isla?

Es una relación muy compleja. No hay hostilidad por parte del pueblo
¿cómo, si no, explicar la huída masiva hacia allí de tan gran número de
cubanos y, aún más, su establecimiento mayoritario en el país? No, la
gente sabe que todo es un engaño del régimen de Castro, que la
pretendida enemistad esencial de los norteamericanos hacia Cuba no es
sino una invención castrista para justificarse. Orwellianismo puro.

LOS MITOS CASTRISTAS

Volviendo la vista atrás, hay muchos mitos sobre la Cuba revolucionaria.
Uno de los más potentes es, qué duda cabe, el del Che. Icono de nuestro
tiempo, relativamente poca gente sabe que se trataba de un asesino, de
un carcelero y de un torturador.

El Che asistía a las ejecuciones cuando dirigía la cárcel de La Cabaña
–a las que incluso invitaba a destacados intelectuales europeos-, tal y
como relata Benigno, su compañero de guerrilla en Bolivia. Por otro
lado, Herbert Matthews, quien admiraba a Fidel, consideraba al Che un
ignorante y un bruto. Su propio compañero Benigno sentía miedo del Che.

Era un hombre de tan escasa capacidad intelectual que, en diciembre de
1964, reconoció en las Naciones Unidas que "hemos fusilado, fusilamos y
fusilaremos mientras sea necesario". Por lo demás, estaba de acuerdo con
Fidel en atacar a los Estados Unidos durante la crisis de los misiles.
Castro se lo quitó de en medio y lo mandó a morir lejos de Cuba; a esas
alturas, el Che ya no creía en lo que hacía. Ni siquiera quiso terminar
como un mártir; se dejó apresar, se rindió, no murió en combate. Luego,
Castro utilizó el mito de una persona de la que censuraba su estúpida
franqueza a la hora de reconocer la brutalidad de la revolución.

Para terminar esta entrevista con otro mito enarbolado por los
defensores de Castro ¿cuál es la realidad de la sanidad y la educación
en Cuba?

La realidad de la sanidad cubana es deplorable. La gente debe llevar
hasta las sábanas a los centros de salud. Empezando por ahí. Los médicos
no son malos profesionales, y de hecho los exporta a Venezuela –bien
entendido que, muchos de ellos, en cuanto pueden aprovechan para huir
una vez allí-; también hay médicos cubanos en África, como instrumento
de propaganda.

Existe una cierta carencia de medicamentos en la isla, aunque los
cuadros del partido y las fuerzas armadas reciben una buena atención.
Pero la verdad es que la situación es mucho peor de lo que dice la
propaganda. En caso contrario, ¿habría ido Fidel a buscar un médico a
España? Si son tan buenos los médicos formados en Cuba ¿por qué
buscarlos fuera?

La educación es otro de los mitos. En realidad se trata de pura y simple
propaganda. A los niños se les enseña marxismo-leninismo e incluso se
les somete a sesiones de autocrítica, donde deben humillarse ante sus
compañeros. Los contenidos suelen limitarse a diatribas contra los
Estados Unidos, es una tomadura de pelo. Estos son los contenidos de la
educación cubana.

Para entrar en la universidad hay que tener el visto bueno del partido.
Y, una vez dentro, existe una larga lista de autores, pensadores,
historiadores, filósofos, psicólogos, etc…prohibidos. Sigmund Freud, por
ejemplo, no existe. Y así muchos otros. La realidad es que muchos
indicadores de antes de revolución nos situaban a la altura de
Argentina, Chile y Uruguay. La lamentable situación actual no se debe
sino a los "logros" de la revolución.

Fernando Paz Cristóbal

http://www.minutodigital.com/noticias2/3889.htm


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
May 2007
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives