Informacion economica sobre Cuba

La Cuba que me asusta

agosto 29, 2012

Verónica Vega

HAVANA TIMES — Hace unos días supe por boca de un taxista, que los

choferes cuentapropistas de Alamar tienen el acuerdo común de cobrar 20

pesos para la Habana hasta las doce del día, (como mínimo).

No importan las condiciones del vehículo, no importa que haya poca

demanda y los carros salgan vacíos. Desde la Habana se hace a la

inversa: veinte pesos es la tarifa fija para Alamar, a partir de las

doce del día.

También en el agro mercado se hacen acuerdos previos sobre los precios,

no sea que a ningún vendedor se le ocurra pedir menos, por el mismo

producto.

Esta inusual capacidad para el consenso, este profundo sentido de

respeto a una alianza, me parecería loable si no supiera cuánto

padecemos (y padeceremos según veo), precisamente por no mostrar la

misma disposición y entereza a la hora de defendernos contra una injusticia.

Eso me asusta, sí. También cuando veo que a las diez de la noche estoy

atrapada, por ejemplo, en la Virgen del Camino, porque no pasa un P-3

para Alamar, y recurro a la 462 (que viene del paradero de Guanabo) y

después de una hora de espera toda la cola echa a correr, pregunto

desconcertada y alguien me dice que las guaguas están haciendo el

regreso sin pasar por la primera parada, lo confieso, me entra pánico…

Más cuando después de la carrera, el atropello para subir, una vez en la

guagua, varios pasajeros, (la mayoría con destino a las discotecas de la

playa), le preguntan al chofer que si cada uno de ellos le paga cinco

pesos, llevaría el carro directo a Guanabo, sin hacer paradas intermedias.

¿Qué es esto?- me pregunto. ¿La contrapartida a la carencia organizada,

a la abstinencia, al control? ¿Una variante de anarquía vindicativa del

individuo homogenizado? Pero lo peor es que reproduciendo lo aprendido

en tantos años de doble moral, la caja de Pandora está tan atestada como

una guagua en horario pico y el estallido se anuncia catastrófico.

Una antigua conocida me dijo una vez que la Revolución hizo al Hombre

Nuevo con lo peor del hombre viejo. Y sin apelar a estadísticas, (que

jamás se divulgan), es tristemente visible que cada generación es peor

que la anterior. "Nadie quiere a nadie", fue una frase lapidaria del

popular grupo "Los Van van", cuando el asunto no era ni remotamente tan

grave.

Claro que, para ser justa, escudriño en mi memoria buscando causas

probables y no encuentro más que sentencias excluyentes o de

autoafirmación en vallas, spots y hasta en lemas escolares.

Nada de respetar, incluir, y menos perdonar. La misma religión católica,

que aún con las limitaciones de cualquier dogma es un factor de

equilibrio en la ética social, fue reprimida y ridiculizada. Otras

creencias que sustentan como punto de partida, ciertos principios

morales, como el Yama Niyama del Hatha-Yoga, jamás han sido difundidos

en ese aspecto básico.

Y la religión más fecunda y expandida, la yoruba, exhibe en su

proliferación su propio detrimento: la lógica materialista y egoísta de

gran parte de sus practicantes. No en balde ya "hacerse santo", es

sinónimo de ser próspero, por el alto precio de la conversión, que

incluye un vestuario prácticamente de lujo.

Entonces, ¿de qué nos quejamos? El autoritarismo machista, la férrea

demarcación constante (de países, ideologías y grupos sociales) enseñan

a desconfiar, irrespetar, imponerse. En ese sentido, podríamos decir que

las generaciones recientes han sido excelentes discípulos.

http://www.havanatimes.org/sp/?p=70445


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
August 2012
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives