Informacion economica sobre Cuba

CUBA | Quieren combatir la competencia

La Habana se prepara para aumentar los aranceles a los envíos de los

exiliados

Rui Ferreira | Miami

Actualizado jueves 09/08/2012 23:24 horas

El 'Ana Cecilia' zarpó este miércoles de Miami rumbo a La Habana en su

tercer viaje de transporte de mercancías que los exiliados envían a sus

familiares en la isla. Un metodo barato y sencillo pero que está en

peligro porque el Gobierno se apresta a 'dolarizar' los aranceles.

Los envíos semanales comenzaron hace un mes y, tras un escollo inicial

por problemas burocráticos, el cupo de los dos contenedores autorizados

por el Gobierno cubano está agotado hasta enero.

Los exiliados están enviando todo tipo de mercancías, con preferencia

hacia los televisores de plasma, lavadoras de ropa, ordenadores,

bicicletas, ropa de cama y artículos para el hogar. También mandan

comida enlatada, cereales y medicinas.

Hasta ahora las mercancías eran entregadas a sus destinatarios sin

problemas. El Gobierno cubano, incluso, creó un servicio de puerta a

puerta, para que las personas no tengan que desplazarse al puerto a

recoger los envíos.

Sin embargo, dijeron fuentes de la empresa International Port Corp

(IPC), que fletó el 'Ana Cecilia', la aduana en la isla ha comenzado a

rechazar artículos como aires acondicionados, cortadoras de césped,

secadoras de ropa e, incluso, una piscina portátil.

Temor a la apertura

A primera vista la actitud de la aduana pudiera tener algo que ver con

el ahorro de energía y de agua potable, bienes escasos en la isla. Pero

la contradicción salta cuando se constata que una máquina de lavar ropa

es aceptada, que gasta agua y electricidad, sin embargo la secadora no

entra. Lo mismo pasa con los aires acondicionados. No son autorizados,

pero la aduana deja entrar todo tipo y cantidad de ventiladores.

El caso de la piscina portátil es el más notable. Según el diario 'The

Miami Herald', fue enviado para servir de almacenamiento de agua potable

en temporada de lluvias. Se calcula que el 80% del área metropolitana de

La Habana tiene problemas con el abastecimiento de agua. "Parece que al

Gobierno no le gusta las piscinas", dijo Leonardo Sánchez Adega, el

director de mercadeo de IPC.

Según dijeron varias fuentes en la capital cubana a ELMUNDO.es, aunque

los viajes del 'Ana Cecilia' fueron negociados y autorizados por el

Gobierno cubano, parece que las autoridades se están dando cuenta de que

esa pequeña puerta que han abierto puede convertirse en un dolor de cabeza.

"Dos contenedores es mucha carga y en este país no hay nada. Puede ser

que tras un entusiasmo inicial, alguien en el Gobierno se ha dado cuenta

de que están perdiendo parte del negocio. No es sólo cobrar impuestos,

pero ganaban más si ellos mismos venden esas lavadoras de ropa o esos

televisores", comentó un profesor universitario.

Amenaza empresarial

Hace un par de años que el Gobierno ha abierto tiendas al público que

venden todo tipo de artículos en moneda convertible. Pero son muy caros.

El Gobierno se esfuerza por sacarle el jugo al dinero que los cubanos

reciben de sus familiares en el exterior y han guardado bajo los colchones.

Por eso, los contenedores del 'Ana Cecilia' son una amenaza empresarial.

Tímida, pero amenaza al fin. Porque, pese a los impuestos, todavía es

más barato enviar un televisor por vía marítima que girar el dinero a La

Habana, a través de Western Union, para que lo gasten en las tiendas

gubernamentales. De hecho, ahora muchos exiliados envían las mercancías

por barco y giran el dinero para pagar los impuestos.

Además del precio de la mercancía, el IPC cobra al exiliado cubano 6

dólares por cada libra que suba al barco y cada paquete no puede pesar

más de 40 kilogramos. La excepción son los televisores de plasma y las

tabletas electrónicas, por las cuales se cobran 150 dólares. Todo lo

demás, incluso televisores que no sean de plasma, se paga por peso.

Al llegar a La Habana, la aduana impone aranceles que encarecen un poco

más el producto, pero siempre es más barato que comprar en las tiendas

estatales. Por el televisor de plasma hay que pagar 150 pesos cubanos, o

sea, unos 6 dólares. Y la tarifa para los paquetes de 40 kilogramos es

de 6.40 dólares. Todos los impuestos son cobrados en moneda nacional.

Cambio monetario

Pero no durante mucho tiempo. Siguiendo una vieja tradición empresarial

'socialista', de cobrar siempre el precio más alto, el Gobierno ya se

dio cuenta de que los exiliados están dispuestos a pagar lo que sea para

hacer la vida más llevadera a sus familiares, y anunció que dentro de

dos semanas pasará a cobrar los aranceles en CUC, la moneda convertible

cubana que equivale al dólar.

Y la ganancia es redonda. Porque no es lo mismo 150 pesos cubanos (unos

6 dólares), que 150 dólares por el mismo televisor de plasma. Algunos

especulan que el Gobierno podría alterar radicalmente los aranceles,

rebajándolos. Pero es poco probable, o al menos los cubanos no lo creen,

dijeron las fuentes consultadas por ELMUNDO.es. Sería la primera vez que

el Gobierno facilitara la vida a aquellos que reciben mercancías de sus

familiares en Estados Unidos y que son considerados una minoría y una élite.

De momento, los portavoces de IPC están diciendo a sus clientes en Miami

que aprovechen el momento y manden todo lo que puedan antes del cambio

en los aranceles.

Los viajes semanales del 'Ana Cecilia' han sido permitidos por el

Gobierno estadounidense ya que se consideran carga humanitaria. Lo único

prohibido es la trasferencia de tecnología.

http://www.elmundo.es/america/2012/08/10/cuba/1344568739.html?cid=GNEW970103


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
August 2012
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives