Informacion economica sobre Cuba

Venezuela, Hugo Chávez

Después de Chávez, ¿el diluvio?

Una retracción, siquiera parcial, de la hiperactividad bolivariana va a

repercutir en una despolarización del teatro caribeño y latinoamericano

Haroldo Dilla Alfonso, Santo Domingo | 17/12/2012 9:31 am

Desde los tiempos de Rómulo y Remo la comunicación política funciona

sobre dos pilares: pan y circo. El pan es para los estómagos, y el circo

para los corazones. Eso lo saben todos los políticos, aunque no sepan

quienes fueron Rómulo y Remo. Y por supuesto que debe saberlo Nicolás

Maduro. E imagino que ya estará sacando cuentas acerca de cuánto pan

tiene que repartir ante la probable desaparición de Hugo Chávez, el

recurso carismático de la llamada Revolución Bolivariana.

El problema está en que Maduro tiene que negociar —es decir repartir más

pan— en momentos en que la situación económica venezolana no es

precisamente alentadora, y en que los precios del petróleo parecen

haberse estabilizado en un rango inferior a aquellos 100 dólares que

Chávez siempre consideró justos y necesarios para costear su proyecto

continental.

Por un lado, tiene que repartir más pan en dirección a la población

pobre que ha sido la base social por excelencia del chavismo. Pero una

base social en erosión, como lo indican los últimos resultados

electorales en que Chávez, con mucho dinero y desde el poder, solo ganó

por unos pocos puntos porcentuales y algo menos de millón y medio de

votantes.

Por otro, también tiene que repartir entre la díscola y heterogénea

élite chavista, donde hay de todo: militares, viejos políticos

reconvertidos, antiguos activistas sociales, creyentes y buscadores de

fortuna. Una élite en la que Maduro no ha sido otra cosa que un secundus

inter pares y cuyas tendencias centrífugas se dispararán apenas se

sequen las lágrimas vertidas ante el féretro del máximo líder.

Por eso creo que si Maduro, o quien le sustituya, no es suicida, estará

obligado a moderar las proyecciones internacionales tanto limando

asperezas con Estados Unidos como reduciendo las partidas de apoyo a sus

aliados internacionales y a los bloques de partisanos interesados al

estilo de Petrocaribe. Y por esa vía, captar mayores recursos para el

juego político interno.

Una retracción, siquiera parcial, de la hiperactividad bolivariana va a

repercutir en una despolarización del teatro caribeño y latinoamericano.

Y en la creación de un mejor escenario tanto para las políticas

despreocupadas de Obama como para la activa diplomacia brasilera.

El resultado sobre Cuba —una pieza clave de este juego geopolítico— es

predecible. Cualquiera que sea el desenlace post-Chávez en Venezuela,

Raúl Castro —quien hace tiempo perdió el recurso del circo carismático—

tiene que esperar peores condiciones que las que actualmente le

sostienen en el poder. Incluso si Maduro lograra continuar en la

presidencia, estará obligado a redefinir sus relaciones con la Isla y

obviamente pagar menos. Y las finanzas cubanas —con la plataforma

petrolera Scarabeo volviendo grupas— no soportan presiones extras:

cualquier reducción de los subsidios va a ocasionar grandes dificultades

económicas.

Es, por tanto, predecible que si Raúl Castro y su círculo interior no

han perdido contacto con la realidad, y efectivamente quieren hacer lo

que siempre han demostrado que quieren —conservar el poder— tendrán que

conseguir un acceso siquiera parcial al mercado americano, lo cual pasa

por aceptar el gesto condescendiente que les ha tendido Obama. Y

lógicamente, tendrán que soltar amarras y dar pasos más efectivos para

captar ahorros externos, que hoy son accesibles fundamentalmente de dos

maneras: remesas e inversiones foráneas.

El problema de Raúl Castro no es que no se mueva. Claro que lo hace,

pero sin entrar en el meollo de las cosas. Siempre anda merodeando en

torno a lo que es realmente importante. Y así, sigue con un sistema

económico centralizado donde cada paso imprescindible en función del

mercado parece un parto con fórceps. Se ha demorado seis largos años en

entender que los agricultores viven en sus estancias, y que la

emigración constituye el negocio más rentable de la economía cubana. Y

creo que aún no ha entendido que necesita capitales frescos para echar a

andar una economía que cruje bajo el peso de sus ineficiencias. Y

capitales grandes y pequeños, que todos ayudan en ese inmenso hoyo

financiero en que se encuentra la economía cubana.

Probablemente esta contingencia se lo haga entender, y de paso entienda

que no tiene otro remedio que dejar a un lado su arrogante y cómodo lema

—sin pausas pero sin prisas— y marchar con mucha prisa. Aunque en la

prisa haya que dejar a tras a la burocracia más rancia que simboliza su

desaseado vicepresidente.

Al final Chávez con sus subsidios fue un cisne negro inesperado que

paralizó la reforma económica que se implementaba desde los 90 tempranos

y dio a Fidel Castro la posibilidad de hacer una última dilapidación

económica monumental antes de dejar el poder aquejado de las

enfermedades, la senilidad y los delirios. Y aunque en política uno

nunca sabe exactamente todo, nada indica que aparecerá otro cisne negro

con vocación y dinero para subsidiar una revolución que ya no existe y

un socialismo que nunca existió.

http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/despues-de-chavez-el-diluvio-282243


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
December 2012
M T W T F S S
« Nov   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives