Informacion economica sobre Cuba

National Public Radio:

En Cuba, surge un mercado libre del mercado campesino

Los días de las tarimas vacías parecen haber terminado, pero los precios

de los alimentos nunca han sido más altos.

diciembre 07, 2012

En Cuba, surge un mercado libre del mercado campesino

Nick Miroff, NPR

La Habana, 7 de diciembre de 2012

Cuba no tiene escasez de tierras fértiles, pero el país gasta 1,500

millones de dólares al año para importar alrededor del 70 por ciento de

sus alimentos.

Ahora, las autoridades parecen estar dispuestas a dar un paso más, al

tolerar el surgimiento de lo que se podría describir como el mercado más

libre de Cuba.

Este mercado de las afueras de La Habana sólo existe de noche: aparece

todos los días después de la puesta del sol en un fangoso terreno

baldío. Decenas de deteriorados y asmáticos camiones agrícolas y

antiguos tractores Chevy y Ford llegan cargados de cebollas, calabazas,

frutabomba y col. Debe ser la mayor congregación de vehículos

cincuentenarios de fabricación estadounidense en todo el planeta.

El mercado no tiene ni letreros ni letrinas, lo que refuerza la

impresión de que las autoridades cubanas no han aceptado plenamente su

permanencia. Las ventas se hacen en efectivo, bajo la tenue luz de

linternas y pantallas de teléfonos celulares. Tampoco parece haber

policías, que son omnipresentes en otras partes de Cuba.

Mercados mayoristas de productos agrícolas como éste existen, desde

luego, en toda América Latina, donde los campesinos pueden conducir

hasta la ciudad y vender libremente sus cosechas. Pero en Cuba no ha

habido nada parecido en medio siglo.

Armando Manso manejó 400 kilómetros desde su finca en la provincia de

Villa Clara, con el sedán Chevy Bel Air 1957 de la familia lleno hasta

el tope de ajo. Es la clase de gestiones que en el pasado no eran

permitidas por un gobierno que ha dedicado décadas a microadministrar la

producción y distribución de alimentos, a menudo con desastrosos resultados.

"En la calle, dondequiera, se me tiraba la policía y me quitaba todo lo

que traía", dice Manso. "Antiguamente cualquier cosa era una locura.

Ahora lo que hacemos es legal", agrega.

Al igual que otros agricultores privados aquí, Manso todavía tiene que

cumplir con una cuota de producción anual que le obliga a vender cerca

de la cuarta parte de su cosecha al gobierno, a precios artificialmente

bajos. Pero desde que Raúl Castro, de 81 años, asumió de su hermano la

presidencia de Cuba, ha ido revirtiendo gradualmente el sistema de

control estatal en la isla.

Castro ha entregado [en usufructo] millones de hectáreas de tierras

estatales a agricultores privados y cooperativas, suficientes como para

atraer de vuelta al campo a cubanos como Ramón González.

"Ahora con estas facilidades la gente trabaja más porque se sienten más

estimulados", afirma González. Vestido con una camisa azul de Best Buy

mientras despacha sacos de boniato, cuenta que hace tres años renunció a

su plaza de mecánico con el gobierno y se integró a una cooperativa.

"Según las ventas que uno tenga es la ganancia que tiene", remarca.

Los días de las tarimas vacías parecen haber terminado en Cuba, pero los

precios de los alimentos aquí nunca han sido más altos. Hasta ahora, el

cambio hacia un modelo más orientado al mercado no ha sido popular entre

aquellos cubanos que dependen de pensiones del gobierno y sueldos

estatales de poco más de 20 dólares mensuales como promedio. Para ellos,

el precio de un aguacate o una libra de tomates puede igualar el salario

de un día.

Pero mientras Castro se queja de en sus discursos de las costosas

importaciones e insta a los cubanos a producir más, su gobierno aún no

ha tomado medidas elementales como dejar que los agricultores compren

camiones y tractores nuevos.

"Hasta que el país no logre liberar un mercado de equipos y suministros,

los problemas van a continuar", apunta el economista de la Universidad

de La Habana Juan Triana. Pero ese es sólo un factor, entre muchos.

Los principales clientes en el mercado mayorista nocturno son los

vendedores ambulantes [carretilleros] que han inundado las calles de

Cuba desde que Castro les autorizó a trabajar legalmente. La mayoría son

hombres jóvenes como Alejandro Cruz, quien conduce un triciclo de

fabricación casera con una improvisada tarima montada en la parte de

atrás. Su trabajo como empresarios independientes les ha destapado las

aspiraciones.

"No, no, demasiado control", dice Cruz. "Tenemos que soltarnos, para que

haya dinero en la calle y la gente pueda ganarse la vida sin miedo".

Un carretillero que se quejaba de que la policía le decomisa su

mercancía lo ve de otra manera. Al preguntarle qué pensaba de las nuevas

regulaciones que obligan a los vendedores a limitar el tamaño de sus

carretillas y a vestir de uniforme, se lleva la mano al cuello y dice:

"Cada vez que sale algo bueno, lo ahogan".

http://www.martinoticias.com/content/article/17340.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
December 2012
M T W T F S S
« Nov   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives