Informacion economica sobre Cuba

Daily Archives: March 11, 2013

Bahamas gov't allows search for oil offshore
Published on Tuesday, 12 March 2013 00:00
Written by AP

NASSAU — Offshore oil exploration will be allowed off the Bahamas, the
environmental minister said Sunday, adding that a voter referendum on
whether to go forward with full production will be held only after it is
determined whether the island chain has commercially viable reserves.

The exploratory drilling will not likely produce enough information to
make a decision until late 2014 at the earliest and the referendum could
be held the following year, Environmental Minister Kenred Dorsett said.

Offshore drilling is sensitive in the Bahamas, where many fear a spill
could devastate the fishing and tourism industries. The previous
Bahamian government had delayed issuing exploration permits. Prime
Minister Perry Christie, who was voted back into office in May, has said
he supported exploration.

Dorsett said the government would seek new regulations to protect the
environment and cannot ignore the potential economic benefits of oil for
a country that now imports fuel.

"The discovery of oil in the Bahamas would almost certainly prove to be
economically transformative for our nation for many generations to
come," he said in a statement.

The announcement came after a delegation of Bahamian officials,
including Dorsett, recently returned from neighboring Cuba, where he
said they discussed that country's exploration efforts and the "need for
enhanced environmental vigilance and protection."

Geologic surveys say 5 billion to 9 billion barrels of oil may lie off
Cuba's coast. Three exploratory wells proved nonviable in 2012, a blow
to a government eager for an injection of petrodollars to boost its
struggling economy. In December, a Norwegian-owned platform arrived in
waters off Cuba's north-central coast for exploratory drilling by the
Russian oil company Zarubezhneft for operations expected to take six months.

The private Bahamas Petroleum Company hopes to begin exploration in a
block about 97 kilometers from where the Russian company is drilling off
Cuba, according to CEO Simon Potter. The company still needs to find a
drilling partner but hopes to begin what will likely be a year-long
exploration before the 2014 hurricane season.

http://www.malaya.com.ph/index.php/business/shipping-and-transportation/26139-bahamas-govt-allows-search-for-oil-offshore Continue reading
Flying to Cuba from the U.S.: Tampa airport navigates politics and economics
by Jamal Thalji, Tampa Bay Times
Mar 10, 2013 6:01 am

Cuba lies just 300 miles away. It was 50 years, though, that really
separated it from Tampa.

That ended in 2011 when Tampa International Airport was allowed to
resume commercial flights to Havana for the first time since the trade
embargo took effect in 1962.

The city coveted the route, which boosted the airport's international
portfolio and gave hope to those who want to restore ties and trade with
Cuba. In the 18 months since, more than 57,000 people have traveled from
Tampa International to Cuba. Miami no longer had a monopoly on the Cuban
travel market, and Tampa's 80,000 Cuban-Americans could visit family
without first driving four hours south to catch a plane.

The Cuba flights are considered a Tampa success story. Yet to many key
players, there's been a lot of turbulence behind the scenes.

Supporters grumble that the Tampa-Cuba route needs to attract more
non-Cubans. The route was also hindered by an airline price war,
bureaucratic red tape and — no surprise — Cuban-American politics.

Ralph Fernandez, Tampa's most vociferous pro-embargo, anti-Castro
activist, epitomizes those politics. If the market for Cuban flights has
stalled, hey, that's just fine with him.

"I should not be as bad as I am and be delighted in their failure," said
Fernandez, a Tampa lawyer. "But let's be honest: I am."

—-

Traveling to Cuba isn't like traveling anywhere else.

Operators must get U.S. government clearance to fly there, and the Cuban
government's permission to land. For decades the United States permitted
Cuba flights from only three airports — Miami, New York and Los Angeles.
In 2011, the government allowed eight more airports to serve Cuba,
including Tampa International.

U.S. citizens need the U.S. government's permission to travel to Cuba.
Cuban-Americans can get a special travel license to visit family. But
tourism is not permitted. Non-Cubans need a reason — cultural,
humanitarian, religious — to travel there on what is called a
"people-to-people" license.

The past two decades have been a political rollercoaster for U.S. travel
policy to Cuba. Bill Hauf has spent a decade on that ride. The
68-year-old California real estate investor has been leading tours to
Cuba since 2000.

But for the past year, economics, not politics, was Hauf's biggest
problem. An airline price war erupted when the first flight took off for
Havana, he said, leading all three of Tampa's airplane chartering
companies to lose money.

Now just two companies are left. Hauf runs Island Travel & Tours, Ltd.
His rival is Tessie Aral, president of ABC Charters Inc. of Miami.

Hauf said ABC tried to run him out of business by slashing its ticket
prices and operating at a loss. That forced him to set round-trip prices
under $400 and plunge his company into the red. It went on for more than
a year.

"It's as if people were lining up at the gate and I were handing
everyone $150 for everyone to fly with me," Hauf said.

Aral, 55, ridiculed her competitor's complaints.

"This is not an elementary school," she said. "You don't say 'Oh no, she
hit me. She pulled my hair.' "

Aral agreed that competition has been fierce. ABC recently suspended its
flight to Holguin, a city on the eastern tip of Cuba.

Last month the number of flights from Tampa to Cuba dropped from five to
three. ABC flies to Havana once a week and Island Travel flies twice a week.

But Aral said she's not trying to drive anyone out of business. She also
lobbed her own charge at Hauf, that he tried to undercut her baggage
fees. Baggage is a profit center for the charter companies because
Cuban-Americans take so much stuff with them to relatives in Cuba.

Hauf said that was just for six months. His baggage fees now match
ABC's, he said.

He also said he's done with the price war. Last month, he said he raised
ticket prices to make a modest profit. Tickets cost $499 on Friday.

"We're no longer going to engage in this market pricing war," he said.

But Aral has her own problems with the Cuban flight market in Tampa:
It's dominated by the city's Cuban-Americans, and that market has peaked.

Something, she said, is missing: non-Cubans.

—-

The market won't take off, Aral said, until more non-Cubans start using
Tampa International as their departure point.

"I wanted to encourage some of the Americans who travel to Cuba to
travel through Tampa," she said, "and for some reason I have not been
able to do that."

Those travelers need "people-to-people" licenses. But supporters of
Cuban travel say getting those licenses is complicated by politics and
bureaucratic red tape.

The U.S. embargo of Cuba is overseen by the Department of Treasury's
Office of Foreign Asset Control, or OFAC. It's an acronym supporters of
Cuban travel use with little affection.

OFAC decides who can charter the planes, book the flights and who gets
to go to Cuba. The agency also enforces numerous — and critics say
onerous — rules. OFAC restricts how much Americans can spend in Cuba and
makes them file detailed itineraries before they leave.

"They're very arbitrary," said Al Fox, 68, an anti-embargo activist who
is also president of his own think tank, the Alliance For Responsible
Cuba Policy Foundation. "Politics plays a big role in this."

The political pandering that has neutered Cuban travel is ridiculous,
Fox said. He pointed to a 2006 state law that prohibits Florida's public
universities from funding travel to "terrorist states" — including Cuba.
Private institutions like the University of Miami can go, he said, but
not the University of South Florida.

"How ridiculous," said Fox, who has led 88 tours and counting to Cuba.
"Since when did a state set foreign policy for us?"

Tampa City Council member Mary Mulhern, who advocates strengthening
Tampa-Cuba economic ties, said she felt targeted b y OFAC when the
agency asked her to account for her time and spending after a legally
sanctioned trip in 2011. Mulhern refused.

"I felt that I was being harassed, and that it was clearly meant to
intimidate me," she said. "Since I never heard anything back from them,
I suspect that this was motivated by local opponents of opening up a
relationship with Cuba."

OFAC said it does not comment on individual cases. In a statement to the
Tampa Bay Times the agency said "applications are considered on their
individual merits."

The pro-embargo crowd believes as Fernandez does: Rather than bridge the
U.S.-Cuba gap, cultural travel is a guise for tourism that helps fund
and prop up a regime they detest.

"The influx of money will buttress the position of the (Cuban)
government," he said. "They will intercept the lion's share of it. It
will go to keep the system in control longer."

—-

Despite all the politics and regulations and roadblocks, not everyone is
unhappy with the Tampa-Cuba route. There are local Cuban-Americans who
don't have to go through Miami anymore. And there's Tampa International
Airport.

"The city worked very hard to be designated a gateway to Cuba," said
Chris Minner, airport vice president of marketing.

Tampa International has been intensely focused on boosting its overseas
portfolio. Cuba is one of two international destinations added in the
last two years. (Zurich, Switzerland, is the other.) And though the
passenger numbers for the Cuba flights are just a blip on the airport's
balance sheet, it is a prestigious catch. It comes up whenever airport
officials travel the world, marketing Tampa to international airlines.

Last month the airport's governing board, the Hillsborough County
Aviation Authority, was pleased with the latest passenger numbers. There
was a 64 percent jump in the number of passengers to Cuba from September
to December 2012 compared to the same period in 2011.

That's 5,000 more passengers over a four-month span.

"And we took all that from Miami?" board Chairman Steve Burton asked.

"Yes, sir," Minner told the board.

Minner said that in April the airport will meet with its Cuban travel
partners to take a fresh look at what can be done to improve the
business. The airport is also planning to promote awareness of the
flights and educate more travelers about how to legally visit Cuba.

But much of what affects Tampa's Cuban travel market — OFAC's rules,
"people-to-people" licenses, the Cuban government, the politics — is
beyond the airport's purview.

Still, Minner said, the airport is focused on what it can control, and
believes Cuba flights will continue to be a success for Tampa International.

"My role is to make sure that the airport is the best gateway that it
can be and that it offers the lowest costs to the carriers," Minner
said, "and Tampa's Cuban-American community, which is the third largest
in the nation, is a good bedrock for us to build upon."

Times researchers John Martin and Caryn Baird contributed to this report.

http://skift.com/2013/03/10/flying-to-cuba-from-the-u-s-tampa-airport-navigates-politics-and-economics/ Continue reading
Política

¿Hacia dónde va Cuba?
Antonio G. Rodiles | La Habana | 11 Mar 2013 - 10:00 am.

Embargo y Posición Común son piezas claves del ajedrez político. Si el
Gobierno recibe una transfusión de recursos que le permita mantener su
hipertrofiado aparato represivo, digamos adiós a la democracia por los
próximos 20 o 30 años.

Hace cinco años se levantaban expectativas sobre la selección de la
elite gubernamental. Muchos conjeturaron sobre quién sería el próximo
primer vicepresidente. Las apuestas se dirigían a dos candidatos: Carlos
Lage Dávila y José Ramón Machado Ventura. Según el elegido, teorizaban
los observadores, se perfilaría la orientación de Raúl Castro en los
próximos cinco años. Las principales especulaciones hablaban de dos
tendencias en pugna, la raulista o reformista y la fidelista o
conservadora. Aparentemente, una de ellas marcaría el ritmo y el tipo
de reformas.

El resultado no solo se concretó al acto de selección, sino que trajo
consigo que Carlos Lage y su amigo Felipe Pérez Roque, fueran
defenestrados junto a otros altos funcionarios. Las acusaciones fueron
las conocidas: traicionaron la confianza de los máximos líderes mediante
conductas impropias para "cuadros" de sus envergaduras. Después se supo
que en varias ocasiones se habían mofado de sus longevos jefes y que
deseaban disponer de más cuotas de poder.

En aquel 2008 el contexto internacional era diferente. Raúl Castro
intentaba relanzar una imagen renovadora con la firma de los Pactos en
Nueva York, unido a reformas de poco calado pero ampliamente divulgadas.
Chávez se había convertido en una fuente inagotable de recursos y sostén
para la desastrosa economía que Fidel Castro legaba. Barack Obama se
perfilaba como el próximo presidente de los EE UU y eso daría, según sus
cálculos, amplias posibilidades de terminar o al menos relajar, el
diferendo bilateral sin perder mucho a cambio. Ese mismo año tres
huracanes golpeaban la Isla, la precaria economía cayó aún más y la
dependencia hacia Venezuela se profundizó.

A pesar de las medidas tomadas por la nueva administración
norteamericana, el Gobierno cubano dio muy tímidas señales de querer
generar una nueva dinámica. Aferrados a un control total de la sociedad
mediante la Seguridad del Estado y todo un ejército de informantes, el
Gobierno cubano prefirió enviar una señal de lealtad a sus asalariados.
En noviembre de 2009 arrestó al contratista Alan Gross ofreciéndolo como
moneda de cambio por los cinco espías relacionados con el arranque
histérico que pulverizó a cuatro seres humanos en el aire.

El año 2010 trajo un brote de mayor activismo desde la oposición. La
huelga de Guillermo Fariñas, el activismo de las Damas de Blanco, la
muerte de Orlando Zapata Tamayo tras una prolongada huelga de hambre,
desataron una fuerte presión interna y externa sobre el tema de los
presos políticos que resultó insostenible. La necesidad de frenar una
situación que a toda luces estaba tornándose peligrosa, trajo como
consecuencias la intervención de la Iglesia católica, quien sirvió de
enlace entre el Gobierno y las fuerzas prodemocráticas.

Dando muestras de desatino político, el Gobierno seguía esperanzado en
lograr, al menor costo, ciertos favores de la administración Obama.
Según los consejeros del totalitarismo las "reformas" del "modelo
económico", apoyadas en los subsidios venezolanos, podrían llevar a un
ritmo "adecuado" y sin demasiada tensión a la mutación neocastrista.

Sin embargo, las tan cacareadas transformaciones no han despegado. Los
inversionistas extranjeros no se han acercado, a diferencia de lo
ocurrido en los años noventa. La dependencia económica del "hermano país
bolivariano" y la muerte del presidente venezolano Hugo Chávez hace
tambalear el escenario previsto.

La situación de Venezuela se ha complejizado con una economía que se
tambalea con altísimos índices de inflación y desabastecimiento. El
candidato escogido por Chávez, Nicolás Maduro, no se está proyectando
nada seguro ante una situación que claramente rebasa su arsenal político.

Para el Gobierno cubano, la necesidad de un plan B cobra carácter
urgente e inmediatamente todas las miradas han caído sobre los EE UU.

Un plan B del Gobierno cubano

El Gobierno cubano necesitaría, al menos, un relajamiento de las
sanciones económicas. Solo ahora el Gobierno se percata de la magnitud
del error cometido al encarcelar a Alan Gross. La liberación del
contratista sería una pésima señal para todos los agentes secretos
cubanos, pero garantizaría al menos, el inicio de un proceso de
intercambio más fluido con el objetivo final de lograr la relajación del
embargo. Todo parece indicar que las viejas rabietas no tienen el mismo
impacto.

Dentro de Cuba las grandes expectativas creadas por Raúl Castro se van
desvaneciendo y el Gobierno necesita dar algunos pasos para que el
cubano pueda respirar algo más de libertad. La férrea política
migratoria relaja sus controles buscando drenar las crecientes carencias
de los cubanos y se convierte en uno de los pasos más "audaces" del
totalitarismo.

En este escenario se realiza la nueva selección de puestos. Esteban Lazo
con su avanzada edad y una mentalidad muy básica simboliza todo lo viejo
e inoperante del sistema. Tomará las riendas de una asamblea que jamás
ha tenido votaciones divididas, ni siquiera en temas tan triviales como
los que discute. Lazo representa un muro de contención para frenar
cualquier iniciativa que pueda nacer o llegar a dicho órgano de gobierno.

El cambio de Machado por Díaz Canel, busca acomodar a un relevo
necesario. Se trata de un individuo más joven, obediente, poco
carismático, sin popularidad, puesto a dedo. Alguien que dependerá en su
totalidad del buen consentimiento del aparato militar que en los últimos
años ha afianzado su influencia indicando cual es el diseño social que
se intenta perpetuar. No creo que estas designaciones generen nuevas
dinámicas. La elite solo pretende que estas personas ejecuten el plan
diseñado a su medida y la de sus herederos.

La oposición comienza entonces a jugar un interesante papel. La
colaboración entre diferentes grupos se hace cada vez más articulado. El
trabajo que en los últimos meses se ha ido tejiendo alrededor de la
campaña "Por otra Cuba", demandando la ratificación e implementación de
los Pactos de la ONU como hoja de ruta para un proceso de transición,
apunta que es posible encontrar aquí y ahora un camino viable. La
sociedad civil, está preparada para dar pasos más audaces, esperamos que
así sea de parte de todos los actores.

¿Qué podemos esperar en el corto y mediano plazo?

El Gobierno seguirá acomodando en posiciones claves a sus cuadros más
confiables, gente que garantizaría que el neocastrismo se concrete.
Colocará también algunos rostros que le permitan mostrar cierta cara
"renovada" al exterior, y con esto intentar relanzar sus relaciones
internacionales.

Ese nuevo diseño necesita de una economía que pueda sufragarlo, es este
el punto crítico ¿Cómo lograr viabilizar una economía completamente
desarticulada y destrozada? Esto solo puede lograrse con una inyección
de capital, inyección que en la actualidad solo podría provenir del
vecino del norte. Nadie desea invertir en un país donde no se pagan las
deudas.

El embargo estadounidense y la Posición Común europea son piezas claves
de este ajedrez político. Si dentro de la situación que vivimos el
Gobierno recibe una transfusión de recursos que le permita mantener
intacto su hipertrofiado aparato represivo, digamos adiós a nuestros
sueños democráticos por los próximos 20 o 30 años. Cuando he escuchado a
varios actores prodemocráticos abogar por el fin inmediato e
incondicional del embargo, me percato de una falta de previsión de los
escenarios políticos posibles. ¿Será que no conocen experiencias previas
de otras regiones? ¿Será que no conocen la famosa frase de "apertura"
económica con apretura política? ¿Será que no es suficiente con la
abultada deuda que ya le legaremos a nuestros hijos y nietos?

Si la comunidad democrática le señala al gobierno totalitario que la
ratificación e implementación de los derechos fundamentales,
contemplados en los Pactos de la ONU, es el único camino de solución al
dilema cubano; si condiciona cualquier medida de relajamiento de
sanciones económicas al cumplimiento de dichos acuerdos internacionales,
no tardaremos mucho tiempo en ver resultados.

El Gobierno cubano no ha sido y no es temerario, menos aún en el
contexto actual. Resulta ilógico que la elite desee entregarle una bomba
de tiempo a su familia y aliados cercanos. La oposición por su parte,
en su amplia mayoría, es promotora de cambios pacíficos. Cambios en los
que transitemos a una democracia verdadera, con el pleno y absoluto
respeto de las libertades individuales y no a un engendro totalitario
típico de naciones fallidas. Un engendro que en el mediano plazo estará,
con toda seguridad, cargado de más corrupción, inseguridad y conflictos
sociales.

Resulta en extremo entendible, que el pueblo cubano desea la oportunidad
de vivir en paz, ser próspero, disfrutar de sus familias y de su tierra.
Necesitamos dejar atrás toda esta pesadilla de alarmas de combate,
guerras de todo el pueblo, milicias de tropas territoriales, socialismos
o muertes y bastiones inexpugnables. Superar las locuras tipo cordones
de la Habana, plátanos microject, tribunas abiertas, batallas de ideas,
lineamientos y toda esa sarta de tonterías y mediocridades. Esas que nos
han hundido en el desastre que hoy todos, absolutamente todos, tenemos
la ineludible obligación de superar. Nos urge otra Cuba.

http://www.diariodecuba.com/cuba/1362992453_831.html Continue reading
Cuba sin Chávez

El escenario para Cuba es el de un mundo sin Hugo Chávez, pero no sin
Venezuela y su apoyo millonario, al menos por el momento

Alcibíades Hidalgo, Miami | 11/03/2013 8:52 am

Cuba se encuentra ya frente al temido escenario de un mundo sin Hugo
Chávez. En La Habana, afirman las crónicas, los más pesimistas acumulan
velas para enfrentar los venideros cortes de energía que traerían
—quizás tan pronto como en el próximo verano— los insoportables
"apagones" que junto a la "Opción Cero" y otros términos de la neolengua
revolucionaria identificaron el "Período Especial en Tiempo de Paz" que
siguió a la disolución de la Unión Soviética dos décadas atrás.

La amenaza de las vacas flacas, la desaparición del transporte y el
regreso a la era de las bicicletas y las neuropatías, del fin del
subsidio venezolano que constituye un secreto a voces incluso en una
isla de información muy racionada, subyace en las expresiones de dolor,
sinceras o a tono con la propaganda oficial, con las que el cubano de a
pie se refiere a la muerte de un líder extranjero demasiado presente en
su vida pero de bolsillo profundo y generoso.

Por su parte y de cerrado duelo, el gobierno de Raúl Castro hace lo suyo
para alimentar la imagen de este nuevo Che Guevara, que no murió
asesinado en La Higuera, sino de cáncer y demasiada pasión por la
Revolución Bolivariana. El discurso gubernamental asegura también que
Cuba, pese a las circunstancias, resistirá todos los embates y
continuará navegando por el mar de la felicidad que Chávez pidió en
algún momento para su pueblo.

Lo que está en juego en la relación Cuba-Venezuela es la más fuerte
alianza política del continente, sobre la cual descansa el complejo
entramado de unos 300 acuerdos firmados a lo largo de los muchos años de
poder chavista y que constituyen la base económica de la supervivencia
del régimen cubano. En ellos se incluyen, además del esencial suministro
de combustible a precios insólitamente preferenciales, proyectos por más
de 1.300 millones de dólares anuales en intercambios en educación,
deporte, agricultura, comunicaciones, administración de puertos,
cooperación en materia militar y de inteligencia y una infinita lista de
etcéteras.

La Habana es a las claras el socio beneficiado por términos comerciales
de excepcional holgura que, al estilo de la relación con los soviéticos
en su momento, pero todavía menor en volumen, mantienen a flote una
economía atada al capricho político de Fidel Castro durante medio siglo,
que ahora su hermano menor intenta reconstruir sin éxito notable.

Venezuela es por mucho el primer socio comercial de Cuba, con cifras
oficiales de intercambio por encima de los seis mil millones de dólares
por año desde 2010, muy superiores a las de China, Canadá, España,
Brasil y Estados Unidos que ocupan los siguientes puestos. La primera
fuente de divisas para el país es la venta de servicios profesionales,
de los que Caracas aparece como principal cliente, en particular por la
presencia de unos cincuenta mil profesionales de la salud que garantizan
la asistencia médica en los barrios pobres de las ciudades venezolanas,
en el llamado programa Barrio Adentro, uno de los pilares de la política
social del chavismo, que hasta Henrique Capriles Radonski prometió
respetar durante su campaña electoral.

La masiva presencia médica —que ha reducido sustancialmente el nivel de
atención en la propia Isla— paga solo en parte el suministro de unos
92.000 barriles diarios de crudo venezolano, que cubren aproximadamente
la mitad del consumo cubano con un valor de 3.200 millones de dólares
anuales. La diferencia se remite a créditos a 25 años con un 1 % de
interés, que pese a su generosidad correrán seguramente la suerte de la
multimillonaria deuda de Cuba con la ahora disuelta Unión Soviética, que
La Habana ni siquiera reconoce con exactitud.

Los ingresos por remesas familiares, turismo, exportación de níquel y
otros que la economía cubana ofrece en discutibles estadísticas, no
cubrirían siquiera los gastos energéticos a precios del mercado. La
desaparición del segundo mecenas histórico de la revolución cubana,
sería por tanto y solo a causa de este rubro, la ruina definitiva de la
economía insular.

Es ante todo a estas millonarias cifras que forman parte privilegiada
del despilfarro del tesoro nacional de Venezuela que Hugo Chávez se
lleva a la tumba, a las que se refieren quienes apuestan por la
continuidad del castrismo si se mantiene la ayuda o los que aguardan su
desaparición si cesa bruscamente.

En realidad, el pronóstico del futuro inmediato de la Isla puede que
esté a medio camino entre ambas opciones. La marea roja que colmó
Caracas y el funeral del Comandante Presidente, convertido de hecho en
el apoteósico inicio de campaña electoral de su sucesor designado
Nicolás Maduro, indican cuán difícil será para la semiparalizada
oposición venezolana arrebatar el poder a los herederos de Chávez,
beneficiarios de su carismático legado político y financiero.

A un lado han quedado las fricciones nada imaginarias entre las
facciones chavistas, ante el objetivo prioritario de conservar el poder.
Con respecto a Cuba ni siquiera el discurso opositor que logró el voto
de casi la mitad de los venezolanos en las recientes elecciones
presidenciales en las que finalmente se impuso Hugo Chávez, se atrevió a
incluir en su programa de gobierno la salida de las decenas de miles de
cubanos que constituyen parte esencial de la alianza forjada entre ambos
países a lo largo de casi tres lustros de poder chavista.

Pese a las presiones por revertir la cada vez más precaria economía
interna, aún con el precio del barril de petróleo por encima de los cien
dólares, a Nicolás Maduro, le sobrarían razones y ganas en el caso de
resultar electo para prolongar la relación de excepción con el gobierno
de los Castro, aunque solo fuera por el simbolismo de seguir el camino
señalado por el Chávez que con su solo dedo lo hizo presidente de Venezuela.

Más adelante se impondrán las realidades económicas del legado chavista,
la inflación cifrada ahora oficialmente en un 22 %, la escasez de
dólares para las importaciones de productos básicos de la vida
cotidiana, los recordatorios de Pekín sobre la necesidad de honrar la
deuda millonaria de los ricos venezolanos con los hermanos chinos, los
resultados de la sistemática depauperación de la industria del petróleo,
la crisis social que ha convertido a Caracas en una ciudad más peligrosa
que Bagdad y sobre todo la evidencia de la diferencia de carisma entre
el gris heredero y el presidente más procaz que recuerde América Latina,
ahora embalsamado en un panteón socialista.

Sólo entonces, podrán entrar en discusión los subsidios a Cuba, pero por
ahora, al iniciarse el último período de cinco años de su gobierno si
Raúl Castro cumple su palabra, el escenario es todavía el de un mundo
sin Hugo Chávez, pero no sin Venezuela y su apoyo millonario, al menos
por el momento.

El verdadero hijo

Pero si Raúl Castro puede encontrar algún alivio en la esperanza de que
el variopinto oficialismo venezolano repetirá a corto plazo una barrida
electoral como la ocurrida en las últimas elecciones para gobernaciones
y alcaldías, en las que el voto popular fue hábilmente manipulado para
enviar un mensaje de aliento al enfermo terminal de Miraflores, en La
Habana hay otro Castro francamente desconsolado.

Si logra interpretar la magnitud de lo ocurrido, Fidel Castro debe con
seguridad estar llorando con lacerante dolor, como apunta el comunicado
oficial cubano sobre la muerte de Hugo Chávez, la desaparición de su más
entrañable heredero político, o mejor aún de su verdadero hijo, como
también lo identificó la prensa oficial.

El carisma, como Raúl Castro aprendió en carne propia, no es
transferible. Ante la falta de vocación por la revolución continental de
su hermano —más preocupado por el vaso de leche que no logra llevar a la
mesa de los niños cubanos pese a las tempranas promesas— el mayor de los
Castro halló casi veinte años atrás en el derrotado teniente coronel
golpista un regalo del cielo, un soñador tan creyente en el mito
castrista como dilapidador de los fondos nacionales, con la tenacidad
propia de un militante y la irresponsabilidad de un nuevo rico.

Con Chávez se va la esperanza del Socialismo del Siglo XXI, esa
entelequia que sustituyó a las variantes europeas de las ideas de Carlos
Marx y que jamás han encontrado sustento práctico en ninguna de las
regiones del planeta. Nicolás Maduro no parece calzar las botas para ese
otro reemplazo y Rafael Correa no logra la bendición de La Habana, no se
sabe si por falta de fondos o de fe en el modelo cubano que Chávez
asimiló como dogma.

Al regreso de Caracas

Cuando regrese de Caracas Raúl Castro tendrá nuevas razones para
preocuparse. En Venezuela se despedirá de un nuevo aliado, el preferido
de La Habana, que tras vencer el reto electoral, deberá probar ante los
suyos que es capaz de imponerse sobre las diferentes corrientes del
chavismo, tan corruptas como interesadas en prolongar el saqueo del
botín, antes que garantizar la supervivencia del experimento cubano.

En la Isla, para el menor de los Castro lo suyo es una apuesta contra el
tiempo en busca de los cambios imprescindibles que otorguen la
eficiencia imposible a un modelo que ni siquiera logra definirse. Las
pocas y tímidas reformas económicas decretadas en cinco años no logran
romper el letargo de la corrupción generalizada, la burocracia oficial y
la indiferencia popular. La lealtad al legado de la revolución no asoma
ya en los jóvenes más preocupados por huir del paraíso prometido que en
lograr inútiles títulos universitarios. Su logro más notable, el permiso
casi libre para entrar y salir del país adquiere ante el fallecimiento
de Chávez (bien previsible para el gobierno cubano) la sospechosa
condición de una estampida migratoria de nuevo tipo como las que Fidel
Castro endilgó a tres administraciones demócratas en otras tantas décadas.

Por si fuera poco, Raúl deberá continuar muy atento a la evolución
ideológica de su presunto heredero Miguel Díaz-Canel, nacido cuando ya
los hermanos Castro desbarataban sin piedad el orden anterior, no vaya a
ser cosa que ese pequeño Gorbachov que muchos líderes socialistas llevan
dentro aparezca cuando ya sea demasiado tarde. Algo que ni la
previsiblemente milagrosa momia del Presidente Comandante podrá impedir.

http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/cuba-sin-chavez-283422 Continue reading
Calendar
March 2013
M T W T F S S
« Dec   Apr »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives