Informacion economica sobre Cuba

Cuba-Venezuela, una relación tan estrecha como compleja en el escenario

regional post-Chávez

MARIO VALLEJO 11.04.2013

Fuera de Venezuela, el resultado de las elecciones afectará a los

procesos de integración latinoamericana, donde Hugo Chávez era el gran

líder, pero especialmente a un país, Cuba, que cuenta con la continuidad

de las ayudas petroleras para sobrevivir frente al embargo de Estados

Unidos.

El delfín del fallecido presidente, Nicolás Maduro, asegura la

continuidad de ese programa, que supone el envío de 100.000 barriles

diarios y que tiene como contrapartida la asistencia de decenas de miles

de cualificados médicos y profesores cubanos para las misiones

venezolanas, grandes programas estatales que han permitido importantes

mejoras en la sanidad y la educación públicas. También recibe asistencia

de agentes cubanos civiles y militares.

El candidato opositor, Henrique Capriles, afirma en cambio que "ni una

sola gota de petróleo" venezolano servirá para "financiar" a La Habana y

que expulsará a los funcionarios de seguridad. El cómputo monetario de

esos intercambios no es fácil, ya que tampoco hay datos globales, pero

The Economist estima que el petróleo que le vende Venezuela debería

valorarse en unos 3.500 millones de dólares cada año (unos 2.700

millones de euros).

14 años de máxima unidad

Según la revista especializada, Cuba adquiere en Venezuela dos teceras

partes de sus necesidades de petróleo. Además, Caracas financia

infraestructuras y otros muchos proyectos en la mayor de las Antillas a

través del programa "empresas gemelas". Este "intercambio económico y

social excepcional que es fructífero para ambos países" –en palabras

del CIDOB, el Centro de Asuntos Internacionales de Barcelona–, empieza

con la victoria de Hugo Chávez a finales de 1998.

El presidente venezolano llegó al poder con la bendición de Fidel

Castro, que le había recibido en La Habana en 1994 nada más salir de la

cárcel por su fallido golpe de Estado.

Con el paso del tiempo, la relación se hizo cada vez más estrecha y

Maduro desempeñó un papel importante, ya que fue durante más de seis

años (2006-2013) ministro de Exteriores y viajó en múltiples ocasiones a

Cuba. Unas visitas que se intensificaron todavía más por el el

tratamiento del cáncer Chávez en la isla. De hecho, toda la cúpula del

poder venezolano frecuentó La Habana en en el último año y medio para

reunirse con el presidente, lo que desde la oposición fue criticado como

una falta de respeto a su propio país.

En el fondo somos un solo gobierno

La hermandad llegaba a tal extremo que, en una polémica declaración en

2005, el entonces vicepresidente cubano Carlos Lage dijo que su país

tenía "dos presidentes: Fidel y Chávez". "En el fondo somos un solo

gobierno", dijo Chávez después recordando esa frase.

Hace solo unos días, una gran bandera con las imágenes de ambos líderes

colgaba de un teatro de Zulia (oeste de Venezuela) donde se homenajeaba

a cientos de sanitarios formados por sus colegas cubanos. En el acto,

presidido por Maduro y retransmitido por todas las televisiones, sonó el

himno de Cuba, lo que fue criticado por sectores de la oposición como un

"sometimiento" a su vecino.

Las alianzas frente al dominio EE.UU.

Maduro contestó que era un "orgullo" entonar el himo de un "pueblo

antiimperialista, revolucionario, digno, humano" en un acto binacional

celebrado en el marco del ALBA, la Alianza Bolivariana para los Pueblos

de Nuestra América, un tratado impulsado por ambos países como

alternativa al ALCA, que abandera Estados Unidos, primera potencia

mundial, bajo principios económicos radicalmente distintos.

El petróleo, clave de la política exterior de Hugo Chávez

Empezando por el ALBA, del que hoy forman parte otros seis países,

Maduro es la garantía de que seguirá la integración regional en varios

organismos regionales en los que la petrodiplomacia —Venezuela dispone

de una de las mayores reservas de crudo del mundo– ha desempeñado un

papel importante. El mayor ejemplo de aquellos es la Comunidad de

Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que reúne a 33 países y en

la que Cuba ejerce ahora la presidencia de turno.

Así no extraña que Maduro haya recibido el respaldo directo no solo de

Castro o sus aliados más directos, sino del expresidente de Brasil Lula

da Silva, el líder más carismático de la región tras Chávez y a quien

Capriles también considera un ejemplo.

Pero no solo Venezuela presume de haber ganado peso internacional en los

últimos años. En cierto modo también Cuba, que con unas ligeras reformas

económicas ha logrado el reingreso en la Organización de Estados

Americanos, donde participa EE.UU.

Además, desde hace unos meses, La Habana acoge las negociaciones de paz

entre la guerrilla colombiana de las FARC y el Gobierno de Bogotá. De

hecho, el experto en la zona y excorresponsal de TVE en la isla José

Manuel Martín Medem, liga en un artículo en el periódico Diagonal un

posible acuerdo de reconciliación en Colombia con el fin del bloqueo

estadounidense a Cuba que, junto a Venezuela, tiene una fuerte

ascendencia sobre el grupo marxista.

Cuba también se mueve

Por su parte, en esa carambola, Washigton ejercería su fuerte influencia

sobre su principal socio en la región (Colombia) y se apuntaría un tanto

aún más histórico con la normalización de las relaciones con Cuba a

cambio de su democratización, intento esbozado por el presidente Barack

Obama en su primer mandato.

Hipótesis aparte y volviendo a la relación bilateral, los chavistas han

sacado a relucir en campaña otro capítulo de su historia común: el

asedio a la embajada de Cuba por parte de derechistas durante el golpe

que desalojó a Chávez del poder brevemente en 2002. Allí hizo presencia

Capriles, que en esa época era alcalde de la zona donde se encuentra la

sede diplomática. Él siempre defendió que fue a mediar para evitar la

violencia, pero el embajador cubano dijo que no hizo nada para evitarla.

La justicia le absolvió.

En definitiva, el episodio simboliza el rechazo al comunismo de una

parte de la sociedad venezolana que, pese a todo, comparte numerosos

referentes culturales con EE.UU., amén de una importante relación

comercial. No en vano, el Estado venezolano consigue sus mayores

ingresos por la venta de petróleo a las empresas yanquis: casi 800.000

barriles diarios (ocho veces lo que exporta a Cuba) y cerca de la mitad

de sus exportaciones totales, según la Agencia Internacional de la Energía.

Así las cosas, la reciente devaluación de la moneda venezolana, y otros

desequilibrios económicos del país pueden obligar al próximo presidente

a revisar sus generosos acuerdos con los países vecinos y, en particular

con Cuba.

Está claro que en la isla prefieren a Maduro, aunque sus líderes no

hayan sido tan explícitos como en 2007, cuando Fidel dijo que "no

bastaría con el triunfo" del sí en el referéndum para la reforma

constitucional de Chávez. "Las semanas y meses posteriores a esa fecha

pueden llegar a ser sumamente duros para Cuba", advirtió en alusión al

cierre del grifo petrolero.

No obstante, la Cuba de Raúl Castro da signos de una menor depedencia en

los últimos años, según el análisis de The Economist, que repasa los

acuerdos millonarios firmados con las potencias emergentes de China,

Brasil y la India.

Nuevos actores y nuevos procesos que harán en todo caso más compleja la

íntima relación caribeña de Cuba y Venezuela.

http://www.rtve.es/noticias/20130411/cuba-venezuela-relacion-tan-estrecha-como-compleja-escenario-regional-post-chavez/636360.shtml


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives