Informacion economica sobre Cuba

Entérense, se acabó la esclavitud
Viernes, Julio 19, 2013 | Por Leonardo Calvo Cardenas

LA HABANA, Cuba, junio, www.cubanet.org -Resulta realmente increíble que
a estas alturas las autoridades cubanas estén discutiendo y cuestionando
el derecho del campeón olímpico de Beijing 2008 y ex recordista mundial
de 110 metros con obstáculos, Dayton Robles, a competir libremente. El
joven atleta guantanamero, después de emanciparse hace unos meses de sus
vínculos con la Federación Cubana de Atletismo, recomenzó entrenamientos
y ha incursionado en los inicios de la temporada atlética bajo los
colores de un Club de Mónaco perteneciente a la federación francesa del
deporte rey, hecho que ha provocado la ira de las autoridades deportivas
de la Isla.

El caso es que Dayron Robles, después de varios años de una brillante
trayectoria deportiva decidió dejar de competir para poner fin así a una
lamentable saga de inconsecuencias y desmanes con que el gobierno cubano
afecta permanentemente los intereses de los atletas de alto rendimiento.

Siendo Robles estrella mundial, campeón y recordista, tuvo que sufrir,
como tantos otros, el escamoteo sistemático de los recursos financieros
obtenidos con sus actuaciones. A principios del año pasado, un reportaje
televisivo de la periodista Julia Osendi trajo la historia increíble de
las pértigas y canoas empantanadas en el puerto habanero varios meses
después de concluidos los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011. El
mismo reportaje mostró al mismísimo Dayron Robles, visiblemente
irritado, protestar con toda la vehemencia que le caracteriza por la
ausencia de los compuestos recuperantes tan necesarios en el proceso de
intenso entrenamiento.

Robles, quien a sus excelentes condiciones atléticas une su sencillez y
buen carácter, amén de una esmerada educación que lo hace capaz incluso
de responder a los periodistas en varios idiomas, hace pocas semanas
convirtió un aparente y prematuro retiro en conflictivo regreso. El
presidente de la Federación Cubana de Atletismo, Alberto Juantorena, ha
emprendido una cruzada de protestas y reclamaciones ante las autoridades
mundiales del deporte que ha vuelto a dejar al descubierto la naturaleza
hegemonista e insensible de los gobernantes cubanos.

Juantorena, bicampeón olímpico de 400 y 800 metros planos en Montreal
1976, y ex recordista mundial de 800 y sempiterno aspirante a la
Presidencia del Comité Olímpico Cubano (COC), ha reaccionado como el
iracundo capataz de una dotación de esclavos ante la huida de valiosa
“pieza”. El otrora estelar corredor exigió que se prohíba competir a
Robles, por carecer de permiso de las autoridades cubanas, aunque el
atleta ya posee licencia por haber causado baja de la Federación nacional.

Juantorena, que parece ampararse en la resolución del Comité Olímpico
Internacional (COI) que exige un permiso del país de origen para que un
atleta compita en citas estivales bajo otro pabellón antes de los tres
años, se comporta como si Robles fuera un objeto, propiedad privada del
gobierno de La Habana. El federativo cubano, con su comportamiento, nos
recuerda que en 1978, como estudiante atleta, propuso la supresión del
estipendio que recibían todos los estudiantes universitarios, para
aportarlo entonces al XI Festival Mundial de la Juventud y los
Estudiantes, acción que por cierto lo convirtió por muchos años en la
persona más odiada en las universidades.

Sin embargo, este funcionario, ahora enfrentado a los organismos
rectores del deporte universal, es solo el rostro coyuntural de un
sistema y una mentalidad esencialmente caracterizada por el desprecio a
la dignidad y a los intereses de las personas.

El caso Dayron Robles es un capítulo más de esa triste saga de
hegemonismo indolente , lo que ha generado durante más de veinte años el
éxodo de cientos de talentos que han preferido buscar espacios en otras
latitudes.

No debemos olvidar que la voleibolista Regla Torres abandonó el deporte
activo muy poco tiempo después de haber sido elegida mejor jugadora del
siglo XX. La saltadora Niurka Montalvo, después de contraer matrimonio
con un ciudadano español, fue impedida de seguir compitiendo por Cuba y
luego de ganar el campeonato mundial las autoridades aquí le negaron la
posibilidad de participar en los juegos Olímpicos. Hace pocas semanas,
los voleibolistas Wilfredo León ?quien desde niño se había convertido en
un prodigio de este deporte? y Yoandry Díaz solicitaron la baja del
plantel nacional y la respuesta oficial fue sancionarlos por supuesta
indisciplina.

Los gobernantes cubanos son incapaces de reconocer que el mundo cambió
y, sobre todo, que el valor que sustenta la modernidad es el respeto y
la protección de los derechos e intereses fundamentales de los seres
humanos. Autoridades de La Habana siguen considerando a atletas y
profesionales como medios básicos ?termino que califica a los objetos
útiles como propiedad institucional, cuidadosamente registrados e
inventariados? siempre sujetos a control estricto.

En el momento en que el deporte profesional norteamericano comienza a
dejar de ser un absurdo tabú en nuestras pantallas, en el momento en que
los primeros peloteros autorizados por el gobierno coinciden, en los
terrenos de la Liga Profesional Mexicana de Verano, con algunos
jugadores cubanos todavía considerados desertores, el caso Dayron Robles
desluce la jugada.

Ojalá Dayron pueda continuar su carrera con éxito y sin sobresaltos.
Ojalá este nuevo y lamentable conflicto sirva para que los gobernantes
cubanos entiendan de respeto alguna vez, para que podamos disfrutar y
enorgullecernos de las actuaciones de los deportistas cubanos donde
quiera que estén.

Montesinos3788@yahho.es

Source: “Entérense, se acabó la esclavitud | Cubanet” –
http://www.cubanet.org/articulos/enterense-se-acabo-la-esclavitud/


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives