Informacion economica sobre Cuba

REFORMAS ECONÓMICAS

La reunificación monetaria y la credibilidad de la economía castrista
ELÍAS AMOR | Valencia | 23 Oct 2013 – 9:05 am.

La credibilidad de una economía se gana con hechos. Los gobernantes
tienen una responsabilidad fundamental en la definición de un horizonte
de estabilidad, predecible, al que se refieren los comportamientos de
los agentes económicos. La regulación de una economía, los sistemas de
impuestos y de gastos, las funciones de asignación de recursos y
distribución que se reservan los gobiernos, tienen que basarse en la
prudencia y en el objetivo de credibilidad.

El régimen castrista rara vez ha hecho bien los deberes. Sus decisiones
en materia económica, desde que se lanzaron los llamados Lineamientos
dejan mucho que desear a los analistas y observadores de esa maraña de
disposiciones, actuaciones, medidas y demás, que vienen inundando las
páginas de la Gaceta Oficial. Como si una economía se pudiera activar a
golpe de leyes, decretos y normas, el régimen de los Castro ha decidido,
a través de una escueta nota oficial en su periódico Granma, iniciar un
proceso para avanzar hacia la unificación monetaria.

De la nota de Granma poco más podemos saber. Se habla de un cronograma,
pero no se indica cuál es. Las personas jurídicas y naturales serán las
primeras que se verán sometidas a los principales cambios. Tal vez
porque sean las más fáciles de controlar y las que están más cerca del
CUC. Cuentapropistas y cooperativas no agrarias se verán por tanto
condicionadas a operar en la moneda nacional, lo que va a generar
incertidumbres a la hora de obtener aprovisionamientos en mercados
informales en los que las transacciones se venían realizando en CUC.

El proceso va para largo. El régimen se va a embarcar en un proceso de
preparación de condiciones “que permitirá la elaboración de las
propuestas de normas jurídicas, los diseños de los cambios de los
sistemas informáticos encargados de los registros contables y los
ajustes en las normas de contabilidad. Será una etapa esencial
igualmente para la capacitación de las personas que deben acometer la
ejecución de las diferentes transformaciones”. O sea que la unificación
aún tardará en alcanzarse al 100%.

Conviene recordar que el CUC vio la luz en pleno “período especial”,
cuando las autoridades descubrieron que los cubanos ya no sentían
respeto alguno por su moneda nacional, y buena parte de las
transacciones se realizaban en la moneda estadounidense. Fue el fruto de
una decisión política. Tras un paréntesis de descontrol, la
recentralización que vino acompaña de la “batalla de las ideas” llevó a
adoptar una moneda que nació para crear una barrera al dólar, y generar
recursos para el Gobierno, a través de los mecanismos cambiarios.

Por la misma razón, la decisión del régimen de dar marcha atrás ahora, y
avanzar hacia la reunificación, también se debe interpretar en clave
política. No existe justificación alguna para la decisión, aun cuando es
inevitable y hay un amplio consenso de que no es posible funcionar con
dos monedas eternamente. Ninguna de las condiciones preestablecidas en
los Lineamientos para la moneda única se han producido, y es difícil que
a medio plazo se presenten, por lo que la decisión, si tiene alguna
justificación, está en el ámbito político.

Y es ahí donde se tiene que prestar la mayor atención. Sobre todo al
aviso que se realiza en la Nota a las “personas que lícitamente obtienen
sus ingresos en CUC y CUP”, en una clara advertencia de por dónde pueden
ir los derroteros a partir de ahora. El régimen muestra su lado más
oscuro, porque en un sistema penal como el que existe en la Isla, las
capacidades del Gobierno para fijar la ilicitud o ilegalidad de un
determinado acto, son infinitas. El llamado a la tranquilidad a los
depositantes en los bancos en cuentas en CUC o en otras divisas
internacionales, no tiene buen aspecto. Podemos esperar cualquier cosa.
No es un caso aislado que en el castrismo se proceda a la confiscación
de los ahorros y los depósitos bancarios, de ahí que la referencia a
esta posibilidad en la nota de Granma tiene un tono intranquilizador.

Los cubanos desconfían de su régimen porque a diferencia de lo que
afirma la nota de Granma, de que “al igual que ha sido una práctica
aplicada en el transcurso de los años de la Revolución cubana, ninguna
medida que se adopte en el terreno monetario, será para perjudicar a las
personas que lícitamente obtienen sus ingresos en CUC y CUP”, son al
menos tres las generaciones de cubanos que han visto cómo su riqueza es
confiscada por las autoridades. Y podría ocurrir igualmente ahora ante
una grave crisis de liquidez, como la que el petróleo venezolano a 100
dólares el barril puede crear en cualquier momento.

No hay mucho más que decir.

Tan solo se anuncia que próximamente, sin indicar cuándo, “se continuará
extendiendo la posibilidad de aceptar en las tiendas que venden en CUC,
pagos en CUP con tarjetas magnéticas denominadas en esta moneda”, lo que
ya viene siendo habitual, y se añade que “experimentalmente en lugares
seleccionados se podrán efectuar pagos en efectivo en CUP por el
equivalente calculado a la tasa de cambio de CADECA de 25 CUP por 1
CUC”, lo que también se viene haciendo, si bien es verdad que el interés
de mucha gente por la moneda nacional es limitado. Al menos hasta ahora
lo ha sido.

Por lo tanto, nada de entrada en vigor de la unificación monetaria, no
se trata de un proceso de aplicación inmediata, sino que estamos ante
una digestión lenta, que provocará no pocos problemas en la organización
de la actividad económica golpeando la credibilidad.

Source: “La reunificación monetaria y la credibilidad de la economía
castrista | Diario de Cuba” –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1382484337_5616.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives