Informacion economica sobre Cuba

Publicado el viernes, 12.27.13

Desencanto con reformas económicas en Cuba
ASSOCIATED PRESS

LA HABANA — Las bandejas de pizza están guardadas, así como la antigua
licuadora que ni funcionaba. Atrás quedó el dulce olor a masa horneada
que permeaba el apartamento de Julio César Hidalgo en La Habana, cuando
él y su novia tenían su modesto negocio, ofreciendo pizzas a los clientes.

Dos años después de empezado el experimento de Cuba con limitadas
reformas de apertura al trabajo independiente del Estado, Hidalgo está
en la bancarrota, desempleado y sujeto a una posible multa. Pero el
hombre de 33 años de edad, conocido por su amplia sonrisa y sentido del
humor, dice que la peor pérdida es la más difícil de expresar.

“Me siento frustrado y decepcionado, tuve que cerrar la cafetería porque
no me daba la cuenta como se dice en Cuba”, explicó Hidalgo.

La Associated Press recientemente volvió a buscar a nueve fundadores de
empresas incipientes, que había entrevistado por primera vez en el 2011,
cuando, ilusionados, crearon sus negocios a la luz del anuncio del
gobernante Raúl Castro de que se permitiría un nivel limitado de
iniciativa privada.

Entre ellos hay dueños de restaurantes y cafeterías, una costurera e
instructora de taekwondo, un vendedor de DVDs pirateados y una mujer que
alquila habitaciones a turistas.

El destino les ha deparado fortunas diversas.

De las seis iniciativas que dependían de una clientela cubana, cuatro
fracasaron y sus propietarios están económicamente peor que cuando
empezaron. Pero las tres que estaban orientadas hacia los extranjeros o
hacia sus compatriotas empleados por empresas foráneas, siguen abiertas,
y algunas incluso están prosperando.

Aunque es una muestra un tanto pequeña, el resultado es uno que muchos
economistas expertos en Cuba habían notado desde el comienzo: No hay en
el país suficiente dinero como para mantener a un sector privado, donde
el salario del cubano promedio es de 20 dólares al mes.

“A todo este sector privado se le ha dado una nueva oportunidad pero
evidentemente hay un ambiente macroeconómico que no lo favorece y no
favorece la expansión de la demanda que ellos necesitan”, dijo Pavel
Vidal, ex economista del Banco Central de Cuba.

Vidal desde hace tiempo ha llamado a las autoridades comunistas cubanas
a implementar un paquete de gasto público a fin de estimular la
economía, o a atraer más inversión extranjera.

Pavel, quien enseña como profesor en la Universidad Javeriana de
Colombia, dice que sólo se necesita fijarse en las tendencias desde el
2011 para darse cuenta que el sector privado en Cuba está agotado. Tras
el entusiasmo inicial, el número de cubanos con empresas propias se ha
mantenido creciendo muy paulatinamente los últimos dos años llegando en
estos meses a los 444,000, es decir, el 9% de la fuerza laboral.

Incluso en los países desarrollados, donde los negocios tienen acceso a
capitales, crédito y una clientela con poder adquisitivo, empezar una
empresa es riesgoso. Según la Administración de Empresas Pequeñas de
Estados Unidos, aproximadamente la mitad de todos los negocios nuevos en
el país cierran al cabo de cinco años, y dos tercios al cabo de una década.

La proporción de negocios fracasados según la muestra tomada por la AP
es de 44% en menos de dos años, y peor si se consideran sólo las que
estaban orientadas a una clientela cubana.

“No hay suficiente dinero en circulación en la economía en manos de
gente común”, expresó Ted Henken, profesor de estudios latinoamericanos
en el Baruch College de Nueva York y quien acaba de escribir un libro
sobre la empresa privada en Cuba. “Todos los negocios compiten por la
misma clientela, que en mayoría son pobres y tienen ingresos limitados”.

Algunos economistas han criticado al gobierno cubano por sus
prohibiciones contra actividades que considera ilegales, como los cines
de 3D en casas privadas, o por introducir impuestos sobre las
importaciones de productos traídos en el equipaje de viajeros, o por
prohibir la venta de ropa importada.

Pero el sábado, Castro se pronunció a favor de aumentar las
limitaciones, advirtiéndoles a los observadores.

“No ignoramos que quienes nos apremian a acelerar el paso nos empujan al
fracaso”, manifestó.

Henken y Vidal dijeron que Cuba debe hallar alguna manera de incrementar
los salarios de empleados públicos, ampliar los microcréditos y crear un
mercado mayorista viable que pueda suplir a las nuevas empresas.
Señalaron además que para una sociedad relativamente bien educada como
la de Cuba, hay muy pocos puestos de trabajos para profesionales en la
lista de casi 200 actividades que fueron legalizadas.

Sin embargo, no todo empresario nuevo está en aprietos.

Han proliferado los bares modernos y atractivos restaurantes en La
Habana, donde los autobuses dejan a los turistas para que entren y
degusten de langosta y filet mignon, por unos 20 dólares por plato. Un
extranjero puede hospedarse en una habitación privada pagando entre 25 y
100 dólares la noche, menos que en la mayoría de los hoteles para
turistas. Los cubanos con los recursos y el instinto para conectarse con
ese mundo pueden prosperar.

Javier Acosta, chef y dueño de un local, invirtió más de 30,000 dólares
en Parthenon, un restaurante privado que se orienta a turistas y
diplomáticos. Al principio no le fue tan bien, pues en el 2011 le decía
a la AP que había noches en que el restaurante estaba vacío y él quedaba
solo conversando con sus cuatro meseros.

Pero el local gradualmente se fue dando a conocer, en parte gracias al
mojito que preparan allí y un lechón para cinco comensales, que cuesta
unos 50 dólares.

Ahora Acosta está expandiendo su establecimiento. Recientemente trajo
mesas adicionales en una habitación nueva decorada con mosaicos y
pilares al estilo griego, y en sus planes está construir una terraza.
Incluso comenzó a invertir en publicidad, pagándole 300 dólares al año a
una revista turística para que incluya sus anuncios.

“Todavía no he logrado recuperar lo que invertimos aquí”, indicó Acosta,
de 40 años, y tal vez le lleve “dos, tres (años) más. Eso depende de si
se levantan las ventas o el turismo”.

Incluso establecimientos más humildes pueden prosperar, siempre y cuando
tengan acceso a algo de fondos extranjeros.

Una mujer que alquila habitaciones a extranjeros por 25 dólares la noche
en la zona acomodada de Vedado indicó que el negocio le da un ingreso
estable, lo que le permite no sólo mantenerse sino también ayudar a su
hijo y nieta.

Dos mujeres que venden almuerzos por 1,25 dólares en un edificio de La
Habana Vieja que alberga las oficinas de empresas internacionales y de
consulados extranjeros, pudieron seguir en el negocio a pesar de que la
clientela disminuyó una vez que varias empresas se fueron, y a pesar de
lo que consideran un alza en los precios de ingredientes como frijoles,
arroz, aceite para cocinar y carne porcina.

“Esto se ha puesto difícil. Pero seguimos adelante, porque siempre es
algo (de dinero) que entra”, dijo Odalis Lozano, de 48 años.

Para quienes no tienen acceso a las divisas extranjeras, los resultados
fueron sombríos. Aparte de la pizzería, también fracasaron el vendedor
de DVDs, la costurera y el dueño de un café, quienes autorizaron a la AP
a relatar su suerte. Todos tuvieron que cerrar menos de un años después
de comenzar, debido a altos impuestos, escasa clientela, recursos
limitados y falta de información sobre negocios.

Sólo dos negocios que estaban orientados hacia una clientela cubana han
prosperado, y ambos son gimnasios. Uno es administrado por María Regla
Zaldívar, quien en el 2011 daba clases artes marciales a niños en Nuevo
Vedado, y quien soñaba con convertir los restos de una fábrica en un
gimnasio regular.

La fábrica sigue en malas condiciones, pero Zaldívar asegura que la
empresa ha seguido. Se negó a ser entrevistada formalmente, pero en una
breve conversación telefónica dijo que había alquilado un espacio
pequeño cerca de su apartamento y daba clases allí.

El otro triunfo es de Neysi Hernández, la madre de la novia de Julio
César Hidalgo. Hernández fundó un simple gimnasio para mujeres en el
patio y garaje de su casa, en el barrio La Lisa de La Habana, cobrando
el equivalente de 5 dólares al mes para la membresía. Dos años más
tarde, tiene 25 clientes y se lleva una pequeña ganancia.

Hernández dice que su clientela es leal a pesar de que el gimnasio no
tiene duchas, casilleros, ni toallas. Como no puede comprar equipos
importados, en vez de pesas, Hernández ofrece botellas llenas de arena.
Tiene tres bicicletas estacionarias y una máquina de trotar, aunque
viejas y desvencijadas.

“Mi gimnasio es modesto, pero les gusta”, señaló Hernández, expresando
deseos de algún día tener un sauna y una sala de masajes.

Para Hidalgo, el dueño de la pizzería cerrada, sin embargo, su
experiencia con la iniciativa privada fue amarga. Dice que perdió entre
800 y 1.000 dólares tratando de llevar adelante su negocio. Está
apelando una multa de 520 dólares que le han impuesto las autoridades
que le acusan de declarar menos ganancias de las reales, aun cuando la
empresa fracasó.

Hidalgo tuvo problemas de salud y está desempleado desde que la pizzería
cerró en abril. Dice que no abandonó la esperanza de iniciar otra
empresa algún día, pero no descarta posibilidades más allá de las fronteras.

“Yo lo que quiero es encontrar un trabajo con un salario que me dé para
vivir como una persona normal de mi edad. Ojalá aparezca en mi país pero
si se me da la oportunidad …en otro lugar pues no me voy a negar”,
comentó Hidalgo.

Recientemente, la novia de Hidalgo, Gisselle de la Noval, de 25 años,
obtuvo una licencia para arreglar uñas en el espacio que antes ocupaba
la pizzería. El salón apenas acaba de abrir, por lo que es muy temprano
para saber cómo le irá. Pero ella dice que está contenta, cobrando el
equivalente de unos 40 centavos por una manicura y algo más que eso para
el pedicuro.

“No extraño la pizzería, lamento que no haya tenido éxito el año que
trabajamos pero yo soy joven y ahora estoy dedicada a esto, y espero que
salgamos adelante”, dijo de la Noval.

–––

Los corresponsales de la AP en Michael Weissenstein en La Habana y Paul
Haven en Ciudad de México contribuyeron con este despacho.

Source: “Desencanto con reformas económicas en Cuba – Cuba –
ElNuevoHerald.com” –
http://www.elnuevoherald.com/2013/12/27/1644059/desencanto-con-las-reformas-economicas.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
December 2013
M T W T F S S
« Nov   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives