Informacion economica sobre Cuba

ECONOMÍA

Analista: Nada en la nueva Ley de Inversiones indica que los emigrados
podrán hacer negocios en la Isla
DDC | Madrid | 27 Mar 2014 – 4:42 pm.

En cuanto a los empresarios extranjeros, el Gobierno cubano ‘tiene una
importante brecha de credibilidad que superar’, advierte un diplomático.

Nada en el adelanto dado a conocer de la nueva Ley de Inversiones del
régimen indica que los cubanos residentes en el exterior podrán hacer
negocios en la Isla, advirtió el economista cubano exiliado Elías Amor
en declaraciones a DIARIO DE CUBA, después de que varios medios de
prensa interpretaran una supuesta apertura a los emigrados en el texto
que aprobará el sábado la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Se trata de “un revuelo interesado”, iniciado por publicaciones afines
al Gobierno cubano, consideró Amor, residente en España.

Detalles del contenido de la ley difundidos por medios de prensa
oficiales y publicaciones simpatizantes de La Habana indican que el
origen del “revuelo” estaría en la definición ambigua que las
autoridades de la Isla hacen en el nuevo texto de inversionista foráneo:
una “persona natural o jurídica, con domicilio y capital en el
extranjero, que participe como accionista en una empresa mixta o
participe en una empresa de capital totalmente extranjero, o figure como
parte de un contrato de asociación económica internacional”.

Sin embargo, la descripción es casi la misma que aparece en la ley
vigente: “persona natural o jurídica, con domicilio en el extranjero y
capital extranjero, que se convierte en accionista de una empresa mixta,
o participa en una empresa de capital totalmente extranjero, o que
figura como parte en los contratos de asociación económica internacional”.

Tanto el texto que será aprobado como el vigente permiten “en teoría”
que un cubano que haya adquirido, por ejemplo, la nacionalidad
canadiense, pueda invertir en la Isla como extranjero, señaló Amor.

“Ahora, como la autorización la dan ellos (las autoridades), se reservan
la posibilidad de decidir si la inversión les interesa o no”, advirtió.

“Cuando ellos se enteran de que hay un cubano de origen detrás de un
proyecto de inversión, lo cancelan inmediatamente. Es como una medida
represiva”, dijo.

Una de las primeras publicaciones en proclamar que con la nueva ley los
emigrados cubanos podrán invertir en la Isla fue la revista OnCuba —con
representación en La Habana—, editada por el empresario cubanoamericano
Hugo Cancio. Le siguieron otras como la procastrista Progreso Semanal.

“¿Quién mejor que los cubanos que viven en el extranjero para invertir
en su país?, preguntó Cancio en su cuenta en Twitter. “¿Quién lo haría
con más entusiasmo y afán?”.

Pero, en este aspecto, “no hay cambio ninguno” en la nueva ley, insistió
Elías Amor.

En cuanto a los cubanos que residen en la Isla, el texto que aprobará la
Asamblea Nacional excluye explícitamente la posibilidad de que puedan
realizar inversiones como personas naturales, lo que afectaría a los
cuentapropistas.

Como “inversionista nacional” define solo a una “persona jurídica de
nacionalidad cubana, con domicilio en el territorio nacional, que
participa como accionista en una empresa mixta, o sea parte, en un
contrato de asociación económica internacional”. En este caso, según
interpretó el diario oficial Juventud Rebelde, se verían beneficiadas
las cooperativas, agrícolas o no.

‘Brecha de credibilidad’

Otros analistas se mostraron este miércoles escépticos sobre el supuesto
“cambio de actitud” hacia el capital extranjero que intentaría mostrar
el Gobierno de Raúl Castro con su nueva Ley de Inversiones.

El Gobierno cubano “tiene una importante brecha de credibilidad que
superar con los inversores”, advirtió Paul Hare, exembajador británico
en La Habana y ahora profesor en la Universidad de Boston, citado por la
agencia Reuters.

Según el adelanto dado a conocer, la nueva ley reduce a la mitad el
impuesto sobre los beneficios que deben pagar los inversores, excepto en
el caso de la explotación de recursos naturales, y elimina el impuesto
sobre la utilización de la fuerza de trabajo para varias formas de
emprendimiento.

Asimismo, promete “plena protección y seguridad jurídica”, aunque
mantiene que las inversiones podrán ser expropiadas “por motivos de
utilidad pública o interés social”, como establece la ley vigente, y que
los trabajadores cubanos deberán ser contratados a través de una agencia
empleadora estatal.

“Los inversores quieren pruebas, no solo la legislación, de que Cuba
esté dispuesta a permitir que ganen dinero” y poder “contratar a los
cubanos que seleccionen”, dijo Hare. También necesitan seguridad de que
el Gobierno no va a “mover la portería cuando el éxito parezca ser
demasiado gratificante”, agregó.

“El impacto de la política se conocerá una vez que Cuba inicie la
negociación de acuerdos con socios potenciales, pero los incentivos y la
flexibilidad de la nueva ley parece estar diseñado para atraer el
capital necesario para levantar la economía y hacer que las reformas
tengan éxito”, opinó por su parte Phil Peters, que dirige en Virginia un
centro de investigación sobre Cuba.

“La agricultura, el azúcar y las energías renovables son los sectores
clave para ver signos de una nueva actitud hacia la inversión
extranjera”, agregó.

En la nueva ley, el Gobierno mantendrá fuera del alcance de los
empresarios extranjeros los servicios de salud y educación, y las
instituciones armadas, salvo el sistema empresarial de estas últimas.

“A ellos les interesa que se invierta en el turismo, la minería y la
biotecnología (…) Al margen de eso, no hay muchas más actividades en
Cuba que puedan ser interesantes para la inversión extranjera”,
consideró Elías Amor.

Señaló que de las modalidades de inversión, el Gobierno excluye, por
ejemplo, fórmulas como las franquicias, utilizadas por cadenas de
restaurantes y moda, entre otros.

“Es un marco muy restrictivo (…) y que no supone ninguna ventaja para
los cubanos”, advirtió.

En los últimos días funcionarios del Gobierno han dejado claro que en la
nueva ley no habrá “concesiones ni retrocesos” en cuanto al rumbo
socialista.

Source: Analista: Nada en la nueva Ley de Inversiones indica que los
emigrados podrán hacer negocios en la Isla | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1395934967_7846.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives