Informacion economica sobre Cuba

El General no tiene quien le rectifique
marzo 5, 2014
Pedro Campos

HAVANA TIMES — Dijo Raúl Castro el sábado 1ro de marzo pasado, en una
reunión del Consejo de Ministros: “No es perfecto lo que hacemos, a
veces nos falta experiencia en algunos temas y cometemos errores, por
eso cada asunto tiene que estar sometido constantemente a las
observaciones críticas”. … “nos hemos acostumbrado a que las
indicaciones lleguen de arriba y eso debe cambiar. Los órganos de
dirección, desde el municipio de Sandino hasta el de Maisí, tienen que
emitir opiniones en el lugar adecuado, en el momento oportuno y de forma
correcta”.

El Coronel de la novela de García Márquez no tenía quien le escribiera,
nunca recibió la carta con la pensión que esperaba y terminó en la
miseria. El General Raúl Castro no tiene quien le rectifique su programa
de “actualización” y pide a sus cuadros que hagan observaciones
críticas. Se queja de que se han acostumbrado a esperar instrucciones de
arriba. La miseria del pensamiento burocrático en Cuba, se ha hecho más
que evidente.

No se pregunta Raúl por qué ocurre esto; pero él lo sabe. Él y la
mayoría de sus cuadros son de origen militar, donde se aprende a cumplir
órdenes sin cuestionarlas. Él y sus cuadros están acostumbrados a tratar
como enemigos a todo el que piense diferente. El sistema
político-económico cubano de ordeno y mando, de centralismo sin
democracia, el predominio de la mentalidad neo-estalinista en el
gobierno, impiden la crítica.

¿Cómo quiere Raúl ahora, cuando ve que su “actualización” se empantana,
que sus designados cuadros den opiniones?

¿A Raúl sólo le interesa conocer las opiniones de sus cuadros, que no
quieren o no tienen qué opinar?

¿No le interesan todas las críticas, el montón de propuestas y análisis
hechos por la amplia Izquierda Socialista y Democrática cubana que
incluye filósofos, economistas, psicólogos, historiadores, juristas,
médicos, diplomáticos, militares, escritores, poetas, periodistas y
profesionales de todas las Ciencias y las Artes y de diversas tendencias
políticas, formados en el propio seno del proceso revolucionario y
regados por todo el país; pero todos excluidos de las palancas de poder?

¿No le interesan las modestas observaciones de la propia prensa oficial?

Es evidente que la economía cubana va por el mismo camino del gallo del
coronel del Gabo, quien vendió todo lo que tenía y se arruinó para
tratar de alimentarlo en función de la pelea que nunca echó, y –al
parecer- nuestro General Presidente ha empezado a percibir señales de
que todo lo que ha estado haciendo con la “actualización” puede llevarlo
a los mismos resultados.

Es la consecuencia de rodearse aduladores y “leales” que no saben o no
se atreven a rectificarle nada pues los osados que se han resuelto a
decir algo que no le gusta o no le “cuadra”, son licenciados,
destituidos o enviados a cumplir “misiones importantes” a buena
distancia donde lo que digan no pueda ser oído por nadie.

Es un mal de familia y del sistema que se basa en el monopolio del poder
total.

Nosotros desde las posiciones del SPD (Socialismo Participativo y
Democrático), como parte de esa amplia Izquierda Socialista y
Democrática hemos tratado de ayudarle a encontrar el camino, pero
nuestras propuestas son olímpicamente ignoradas o contempladas en forma
parcial, sesgada o dispersa.

A falta de una concepción integral política-económica y social para
enfrentar la situación, los que mandan –gobernar es otra cosa- en Cuba
hace más de medio siglo, acostumbrados a imponer sus criterios, que han
llevado a sus dóciles servidores a aceptar todo cuanto baje de arriba,
se encuentran ahora con un vacío de criterios entre sus “cuadros”.

Si realmente el Presidente quiere oír algo más que aplausos y alabanzas
a sus políticas, va a tener que salirse de sus subordinados y hacer lo
que no ha querido: leer, oír, debatir los criterios expuestos por la
amplia Izquierda y por los opositores y disidentes a los que ha
reprimido en forma enmascarada, abierta o violenta.

Y eso solo puede hacerlo si abandona su vieja mentalidad e inicia un
proceso de democratización de la sociedad cubana que permita la libre
expresión del pensamiento vario pinto. Tendría que abrir la prensa del
partido, la oficial, la única aceptada en Cuba, al pensamiento
diferente. Abrir el debate democrático, siempre postergado, sobre el
tipo de sociedad que el pueblo cubano desea.

En verdad, dudo que lo haga. Pero si lo hiciera, todos los cubanos de
buena voluntad deberíamos estar dispuesto a participar.

Como el coronel de la novela, que gastaba todo lo que tenía en alimentar
el polluelo fino, acosta de sumir su familia en la miseria… el gobierno
de los militares está dejando al pueblo sumergido en necesidades,
aumentando arbitrariamente los precios, bajando los salarios reales,
haciendo descender la producción en todos los órdenes, con los pa’lantes
y pa’tras que no acaban de ofrecer resultados tangibles, todo en función
del “triunfo de la actualización” que pretendiéndose socialista, se
sustenta en medios y vías neo-capitalistas estatales. Ni fu, ni fa.

Con los más recientes pilares presidenciales de la actualización”: la
empresa estatal asalariada “socialista” seguirá siendo el eje de la
economía; mientras no se aumente la producción no subirán los salarios y
es necesario que la burocracia designada desde arriba obligada y
acostumbrada a no opinar, ahora critique, Sr Presidente no hay
socialismo, ni prosperidad ni sustentabilidad posibles.

pedrocampos313@yahoo.es

Source: El General no tiene quien le rectifique – Havana Times en
español – http://www.havanatimes.org/sp/?p=94228


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives