Informacion economica sobre Cuba

La Ley de Inversiones
Fernando Ravsberg
marzo 20, 2014

El 29 de marzo el parlamento debate la nueva ley de inversiones
extranjeras que regirá “en casi todos los sectores de la economía”(1),
según adelantó José Luis Toledo Santander, titular de la Comisión de
Asuntos Constitucionales de la Asamblea Nacional.

El tema es vital para Cuba, tanto que el exministro de economía, José
Luis Rodríguez, afirma que “el incremento de los ritmos de crecimiento
de la economía cubana (…) supone un notable aumento de las inversiones
en los próximos años” (2).

Se pretende atraer más empresarios extranjeros ofreciéndoles mayores
garantías y seguridades. Toledo agrega que incluso se “contempla también
bonificaciones impositivas y excepciones totales en determinadas
circunstancias, así como flexibilización en materia aduanal”.

El asunto está muy ligado a la Zona Especial de Desarrollo del Mariel,
proyecto realizado con apoyo financiero y tecnológico de Brasil, que
pretende crear una especie de Hong Kong caribeño, con reglas diferentes
a las que se aplican en el resto del país.

Y necesitarán de otras regulaciones porque no es difícil imaginar la
cara que pondrán los nuevos inversionistas cuando les informen que deben
pagar un cuarto de millón de dólares por cada automóvil que compren para
su empresa en Cuba.

El asombro se repetirá al conocer las tarifas de internet y aumentará
cuando comprueben que su conexión es lenta porque desde el mismo
servidor la piratean para revenderla en el mercado negro, mecanismo por
el cual los cubanos logran acceder desde sus casas.

El sistema de contratación en Cuba

Asegura José Luis Toledo que entre las preocupaciones de los
parlamentarios ha estado presente “los derechos laborales de los cubanos
que trabajarían en esos proyectos”, algo que preocupa también a los
ciudadanos que ya forman parte de estas compañías.

Hoy, los inversionistas para contratar el personal de sus empresas están
obligados a acudir a oficinas empleadoras del Estado que, por la mera
gestión de intermediación, se quedan con el 90% del salario que el
empresario paga a sus empleados.

El 10% restante no alcanza para vivir, así que si el empleador quiere
exigir un trabajo eficiente se ve obligado a dar una bonificación extra
en moneda dura, sobre la cual los impuestos también se llevan una tajada
de alrededor del 35%.

Los empleados de las empresas extranjeras pueden considerarse
privilegiados respecto al resto de los cubanos a pesar de lo cual muchos
sienten malestar al comprobar que el Estado les retiene un porciento
mayor del que pagarían incluso en los países escandinavos.

En este sentido, José Luis Rodríguez propone “flexibilizar el régimen de
contratación de la fuerza de trabajo sin renunciar al control del
sistema laboral de las asociaciones con el capital extranjero,
utilizando una política salarial y fiscal más adecuada”.

Los retos de Cuba

Otro obstáculo son las empresas importadoras del Estado, las únicas
autorizadas a realizar esas gestiones. Se trata de monopolios que gozan
de un enorme poder de decisión, una lentísima capacidad de gestión y, en
ocasiones, carecen de integridad empresarial.

Y por último pero tal vez lo más importante según Rodríguez es
“incrementar la credibilidad mediante la normalización del pago de los
adeudos pendientes con diferentes acreedores” y el pago en tiempo a los
empresarios que actualmente comercian con la isla.

Por esos retrasos en los pagos, que a veces se deben solo a causas
burocráticas, Cuba gasta más en sus importaciones. Los empresarios
aumentan el margen de ganancia para cubrir los intereses que deben
abonar a los bancos financiadores de las operaciones.

Los retos que tiene el parlamento cubano en su intento de promover la
inversión extranjera son enormes y su éxito estará dado por entender que
pretenden decir cuando aseguran que en la nueva ley de inversiones
extranjeras “no hay concesiones ni retrocesos”.

Si no hacer “concesiones” significa que se defenderán los intereses
nacionales y que “en modo alguno significarán la venta del país”, puede
ser a largo plazo la garantía de que no se hipotecará una nación que
pertenece ya a las nuevas generaciones de cubanos.

Pero si para evitar “retrocesos” se mantiene el entramado kafkiano de
regulaciones irracionales y organismos ineficientes entonces Mariel no
tendrá más éxito que las fracasadas zonas francas inauguradas, con igual
bombo y platillo, hace 2 décadas.

(2)
http://www.cubano1erplano.com/2014/03/cuba-la-necesidad-de-nuevas-inversiones.html#more

(1)
http://www.milenio.com/internacional/nueva-ley-inversion-cubana-fiscal_0_263974130.html

Source: La Ley de Inversiones | Cartas Desde Cuba por Fernando Ravsberg
http://cartasdesdecuba.com/la-ley-de-inversiones/


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives