Informacion economica sobre Cuba

Cien vecinos en peligro
El edificio de O´Reilly No. 258 en la Habana Vieja, está al derrumbarse.
¿No hay nadie que los ayude?
jueves, abril 10, 2014 | Ernesto García Díaz

LA HABANA, Cuba – En el 2004, tratando de hacer un baño en su
apartamento del 258 de la calle O´Reilly, a Héctor García Arocha, se le
hundió el piso que cayó estrepitosamente en la tienda de los bajos.

Por ese desastre estuvo 17 días ingresado, se le perforó un oído del que
no se ha podido operar. Hoy, Héctor padece de diabetes, por la que
también perdió totalmente la visión.

En septiembre del 2008, el país fue azotado por tres huracanes (Ike,
Gustav y Paloma). Aunque La Habana fue de las menos afectadas, la vieja
construcción donde Héctor vive con Chabeli, su hija de 10 años, sufrió
serios daños. Un cuartico del último piso, se derrumbó. El gobierno
municipal decidió reparar la edificación.

En 2014, seis años después, el edificio sigue sin reparar. Sus vecinos,
temerosos de un derrumbe del edificio, se decidieron a denunciar su
situación.

Héctor García Arocha, vecino del segundo piso, con más de 30 años
residiendo en el edificio, usufructuario legal de su apartamento, ciego,
padre de una menor, declaró a Cubanet: “El gobierno en el 2008, nos dijo
que iba a reparar, quitó los tanques de agua de la azotea, porque iban
arreglar la placa, tumbaron los techos de la última sección de
apartamentos y, luego se marcharon, no hicieron nada más”.

García Arocha agregó: “Ahora tengo que bajar a coger unos cubos agua en
la cisterna y no lo puedo hacer, porque estoy ciego. Estos funcionarios
lo que nos han hecho no tienen perdón. ¿Y qué puedo hacer yo? Tengo un
oído perforado y un hemovidrio en el ojo derecho”.

Héctor hablaba sin contenerse: “La cisterna está llena de agua sucia que
debemos tomar, cuando la veas y la fotografíes ya tú me dirás. No hemos
cogido cólera, leptospirosis, dengue, que sé yo, no nos hemos muerto de
casualidad, porque si por estos fucionarios fuera, mañana mismo nos
pudiéramos morir. En la cisterna hay cabos de cigarros tirados, mierda,
basura, para qué contar: Los funcionarios de higiene y epidemiologia
callan, no dicen nada, todos son cómplices”.

También, el otro vecino, García manifestó: “Esta edificio se va a
derrumbar y seguro que vendrán algunos muertos, eso es lo que ellos
están esperando, que se derrumbe y que vengan los muertos, así van
resolviendo el problema de nuestra ubicación en el cementerio”.

Martha Bello Castillo, la vecina de Héctor, dijo: “Aquí ha venido todo
el mundo, la delegada del departamento de la Vivienda, el del Poder
Popular, la jefa de construcciónes del municipio, y dicen que no hay
presupuesto. Seguro que se lo robaron. Eusebio Leal, no atiende este
edificio, no está en su inventario. Este edificio es ‘de Vivienda
(Instituto Nacional de la Vivienda)’. Aquí tú te acuesta a dormir y no
sabes si te vas a levantar mañana. No puedes ni correr y ahora en la
primavera vienen los aguaceros”.

Martha siguió expresando: “El techo está al caerse, una brigada vino,
tiró un ‘mezclón’ en la azotea y no hicieron nada más. Este piso no
aguanta, el agua se filtra cuando llueve y cae en la cablería de la
electricidad, tremendo peligro. Yo tengo en mi casa a mi hija, dos
nietos y a mi madre Bersaida Castillo Michel, que tiene 88 años. Todos
estamos en inminente * peligro de muerte”.

Minerva, otra de las residentes agregó: “Yo tengo un hijo de 16 años
sordomudo, tenemos una situación dolorosa, nadie nos escucha, nadie nos
atiende. Martica Regalado es la dueña del apartamento “a cielo abierto”
en la última planta, le tumbaron el techo y sus paredes para
reconstruírselo. La metieron en un local que era una heladería y allí
vive, esperando le reparen su techo, por ahí es que se filtra el agua.

Martha resumió: “Nosotros vivimos aquí, desde 1958. La tienda esta
apuntalada, vende nada más leche y yogur. Omaida, la administradora y
única empleada siempre está en la puerta de la calle porque teme que el
techo le caiga encima”.

Minerva, expresó: “Mi piso todo se moja y ellos saben que se puede
derrumbar, el agua cae y se filtra para los pisos del entresuelo donde
viven unos viejitos y otra familia”.

Nelly García Arocha, hermana de Héctor dice: “El cuarto de mi hermano
está cabrón, todo apuntalado, acostarse ahí es un peligro mortal, tú no
sabes si amaneces”.

Martha, dijo: “Aquí estuvo un arquitecto y dijo que el edificio se
mantiene por la “ley de la estática milagrosa”, que todos los pisos han
cedido, que se van a caer. Y aquí vive un burujón de familias. Esto era
una casa de huéspedes y en el 1959, a los que viviamos en los cuartos,
nos los dieron en usufructo, los baños estaban afuera y lo hemos ido
mejorando”.

Martha insistió: “Yo tuve que ponerle al techo rieles de trenes que me
costaron 15 dólares cada uno para asegurarme de que no me cayera encima.
Cuando se caiga el techo de la azotea, nos vamos todos a morir, esto no
aguanta. Y me duele, porque nosotros vivimos aquí desde septiembre de
1958, mi familia es la más vieja de esta maltrecha edificación”.

Héctor, interviene de nuevo para decir: “En Aguiar hay un edificio del
que hicieron un reportaje. Los vecinos contaron que el delegado tenía
una querida, que fueran a visitarla para que vieran lo bien que vive. Y
bueno, resultó. Les arreglaron el edificio, lo dejaron que parece el
(hotel) Habana Libre”.

Irritado el ciego objetó: “Yo creo que el peligro que estamos corriendo
en este edificio, hay que denunciarlo, que lo conozca el mundo, porque
aquí, los delegados son los primeros que se roban las cosas, se
aprovechan del cargo y el pueblo carga las consecuencias”.

García Arocha nuevamente manifestó: “Bueno aquí, el Delegado Bárbaro,
estuvo de presidente del gobierno municipal, después vino Leticia, que
fue presidenta del consejo Habana Catedral. Los dos ‘explotaron’. Un
bandidaje. Bárbaro, había quitado todo aquí, mando a quitar la azotea,
quitar los tanques de agua, trajo las vigas, los materiales, las
cabillas, trajo una brigada del CECON, después se lo llevaron todo, todo
se lo robaron. Leticia se quedó por él; y ella acabó con lo poco que
quedaba. Ahora el nuevo delegado ahora dice que el gobierno no tiene
presupuesto”.

Según los vecinos, en el edificio viven cerca de un centenar de
personas: “Martha con su hija, dos nietas (15 años y 5 el más chica) y
su anciana madre; Roberto y Minerva; Mirta; Moline; en el entresuelo
vive el Jimagua y un matrimonio de dos viejitos; y más abajo vive Mara;
Wilfredo el carnicero (con nietos de la mujer); Leo el negrito del
motor; y María del Carmen más conocida como Mara; también otro
matrimonio que vino de una permuta”.

Héctor, resumió: “Estamos viviendo una tempestad negra, cada día más
negra. Aquí el peor ciclón que nos afectó a nosotros fue el gobierno, se
lo robaron todo”.

Source: Cien vecinos en peligro | Cubanet –
http://www.cubanet.org/destacados/cien-familias-en-peligro-de-muerte/


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives