Informacion economica sobre Cuba

Economía, Cambios

Embudos económicos del comunismo cubano
Desde hace unos años los cubanos residentes en el exterior regresan a
Cuba traficando mercancía, divisas y materia prima
Julio M. Shiling, Miami | 31/03/2014 7:35 pm

El economista húngaro, János Kornai, acuñó el término la “economía de
penuria”. En un artículo seminal, “La economía de la escasez” (1980)
(“Economics of shortage”), Kornai argumentó convincentemente que la
miseria crónica que producía el bloque socialista era un fallo, no
producto del error humano aplicando el modelo, sino el problema era más
grave: la aberración era sistémica.
En un idioma más claro, no era que los planificadores se equivocaban al
intentar coordinar los precios, la producción y la demanda de los bienes
y servicios que el socialismo producía (o aspiraba a producir) o de la
subsecuente burocracia apática, incompetente y desligada de leyes
económicas. Estos fenómenos mencionados son efectos pero no la causa. El
sistema íntegro y propiamente era la razón de su fracaso. El modelo
totalmente no servía.
Kornai dijo más. En otra obra más extensa, El sistema socialista: La
economía política del comunismo (1992), este economista, probablemente
uno de los más influyentes que surgió del exbloque comunista europeo,
concluyó en este voluminoso libro que el socialismo era “irreformable”.
Lo cierto es, sin embargo, que mucho antes de que Kornai despedazara,
exitosamente, las bases intelectuales del socialismo en su manifestación
económica, otros demostrarían empíricamente su devastación.
Vladimir Lenin y los golpistas bolcheviques forzosamente tuvieron que
frenar la colectivización radical que estaban llevando a cabo en Rusia,
por el inconveniente de una hambruna y la parálisis material que
amenazaba con quebrar el poder político.
La reestructuración de las reglas económicas, con menos de cuatro años
de comunismo fundamentalista en ejercicio, se tituló la Nueva Política
Económica (NPE). Lenin, el más exitoso implementador del marxismo,
promulgó el decreto el 21 de marzo de 1921, “liberalizando” la economía
socialista rusa, abriendo de forma muy selecta parcelas de la misma
buscando desesperadamente tres cosas: (1) capital, (2) tecnología, y (3)
una mejor imagen para legitimarse.
Empresas extranjeras con empresarios inescrupulosos, confabularon con el
Estado dictatorial bolchevique y recibieron concesiones comerciales.
Naturalmente, las pautas sin cuestionamiento las definía la mafia
bolchevique. Primordial entre las exigencias para operar en Rusia
comunista era la de permanecer, políticamente, mudo.
Sobre estas bases de pragmatismo táctico, la Yugoslavia de Tito, el
comunismo goulash de los húngaros y luego y de forma más imaginativa y
exitosa, los chinos en 1978 y los vietnamitas en 1986, redefinieron las
relaciones de producción para salvaguardar el despotismo comunista.
El “socialismo con características chinas” (modelo chino) y el doi moi
(modelo vietnamita) han dinamitado los argumentos de esos que, pensando
tal vez en regímenes autocráticos como el de Chile bajo Pinochet, o el
de Corea del Sur hasta 1987, persisten en creer que la democracia llega
por la vía de la cooperación y el entrelazar económico entre dictaduras
y el mundo libre.
Parecen que no entienden (o no quieren entender) la diferencia entre las
dictaduras autoritarias y las totalitarias.
Cuba comunista oficialmente se unió a esta lista de dictaduras,
camaleónicamente, pragmáticas con su “Ley 77” en 1995. Ahora el
castrocomunismo lanza una versión “actualizada” con los ajustes
pertinentes para adaptarse a las necesidades de la supervivencia en el
siglo XXI.
Las organizaciones de pantalla del comunismo cubano operando en el
exterior, particularmente en EE UU, están alborotadas y eufóricas. Estas
son las encargadas de las relaciones públicas de la dictadura cubana al
nivel “no-oficial”. Prefieren dar volteretas, claro está, antes de
enfrentar la realidad política y civil de un sangriento régimen, escogen
desviar el enfoque hacia lo “económico”.
Algunos en la comunidad mediática internacional también dan señales de
estar esperanzados y ven los ajustes como expresiones consecuentes de la
enmienda raulista al socialismo castrista, i. e., Lineamientos, etc.
Sin embargo, la naturaleza tramposa y poco confiable del castrocomunismo
requiere del prójimo para creer en sus “leyes” o promesas, una
imaginación, puerilmente crédula o una descaradamente ligada al régimen
(materialmente o emocionalmente).
Para entender dónde es que está lo fundamental y no dejarse engatusar
con lo periférico, es necesario subrayar el por qué en Cuba se vive una
tragedia.
La coordinación sistémica de la economía es importante, pero siempre
esto es un factor secundario cuando se compara al modelo político. De
este segundo depende, si se observarán o se coartarán libertades
esenciales y naturales. Algunas de estas libertades traspasan, por
natura, al entorno económico. Esta realidad en un país libre y
democrático es un hecho concretado en el diario vivir de sus sociedades
y así es entendido en el subconsciente automáticamente.
En Cuba, sin embargo, cuando algo tan ridículo como que te permitan ser
relojero por cuenta propia es galardonado como un gran logro de
“liberalización”, algo está fallando con el análisis. Es importante
señalar que la dictadura comunista en Cuba no cumplió con lo que
prometió en su ley de 1995 tolerando la inversión de empresas
extranjeras y por eso se puede explicar la deserción de gran parte de
esas empresas, nueve años después de haber entrado en acuerdo comercial
con el castrocomunismo.
Mi sorpresa está al pensar que empresarios, sus gobiernos, y los que
defendieron esta hazaña, se hayan entusiasmado tanto (como ocurre ahora
con la versión new and improved).
Las modificaciones económicas llevadas a cabo en Cuba comunista nunca
han tenido nada que ver con la economía. Todo se ha tratado y se sigue
tratando, con lo político y el intento de retener el poder dictatorial.
Esperen prebendas y silbatos de la nueva campaña castrista para tratar
de evitar la extinción. Las leyes de inversión extranjera que producirá
el parlamento títere de la cúpula dictatorial cubana, ya fueron
formuladas hace meses. La demora en anunciarla ha tenido que ver con el
puerto del Mariel y los brasileros cómplices.
Habrá reducciones tributarias y consideraciones especiales, sin duda,
para los cortesanos comerciales. Esto hay que apreciarlo como dádivas
que sólo un régimen totalitario podría ofrecer por su dominio absoluto y
arbitrario de la ley, la economía, el medioambiente, la prensa, los
mercados, la fuerza laboral, etc. Intacto quedará todo lo esencial para
que el castrocomunismo preserve el control y minimice la espontaneidad
social.
La fuerza laboral cubana seguirá operando, dentro de este esquema de
“ley”, como una traslación de la antigua esclavitud al siglo XXI. No
habrá contratación directa entre empleado y empleador. Todo tendrá que
tramitarse por medio de la oficialidad comunista. Los sueldos serán, por
supuesto, acordados por la dictadura y seguirá el tradicional rapiño al
obrero cubano. Posibilidades de huelgas laborales, algo básico en
cualquier país civilizado, será un espejismo en la dictadura del
proletario cubano. Uno de los mayores logros del capitalismo, como
modelo socio-económico, fue que liberó al trabajador de las cadenas
pre-establecidas que ataban la remuneración del obrero a formularios
arbitrarios, caprichosos y discriminatorios. La noción de poder escoger
entre empresas que compiten por su talento, apoderando así al individuo
es la antítesis al control magnánimo que requiere una dictadura totalitaria.
¿Podrán cubanos fuera del territorio nacional invertir? Poniendo a un
lado (si se pudiera) los obstáculos morales de negociar con una tiranía
sanguinaria, el punto para examinar sería si todos los cubanos
transnacionales pudieran invertir sin importar su posición política. Por
supuesto que no. La economía cuentapropista cubana ha sido formulada
para operar como una dependencia directa de los cubanos fuera de su
territorio nacional. Dudo mucho, sin embargo, que ningún “negocio”
particular en Cuba duraría mucho si expone una actitud contestataria. Lo
mismo con los inversionistas.
Desde hace unos años los cubanos residentes en el exterior regresan a
Cuba traficando mercancía, divisas y materia prima, comercializando
discretamente (y no tan discreto) bajo los auspicios tolerantes del
régimen despótico cubano. Este es un hecho de facto. La tradición
inamovible del castrocomunismo de limitar opciones políticas a los
cubanos intramuros, complica la posibilidad de formalizar esta práctica
de jure. Por eso los inversionistas potenciales criollos, exiliados o
inmigrantes, serán analizados caso por caso. Depende todo, valga la
redundancia, de su postura política. En el caso trágico de Cuba, esto es
sobre todo, una cuestión moral.

Source: Embudos económicos del comunismo cubano – Artículos – Cuba –
Cuba Encuentro –
http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/embudos-economicos-del-comunismo-cubano-317522


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives