Informacion economica sobre Cuba

Los nuevos parásitos estatales
Los trabajadores de la Zona Especial del Mariel recibirán un tercio del
valor real de su trabajo, y las agencias empleadoras del Estado y en
general el gobierno cubano se quedarán con el resto
Marlene Azor Hernández, México DF | 23/04/2014 11:16 am

Con el título de “Régimen de contratación en Zona Especial del Mariel
beneficia a los trabajadores”, Cubadebate publica un artículo sobre la
forma de contratación y los impuestos que se descontarán del salario de
los trabajadores[1]. La noticia reseña las respuestas de la funcionaria
Ana Teresa Igarza, directora general de la Oficina reguladora de la ZEM
en la X Feria Internacional de la Construcción. En realidad, lo más
interesante de la noticia son los comentarios de los participantes en el
foro de la página: los cubanos sacan cuentas y saben de sus derechos
esquilmados.
Un comentarista confirmó que trabajando en la actualidad en una empresa
mixta con capital extranjero, el Estado se queda con el 90 % de su
salario y en ese sentido la propuesta del pago en la ZEM era un pequeño
paso de avance. Otros plantearon directamente que no entendían la
ausencia de contratación libre en Cuba y la existencia de las agencias
empleadoras estatales, exigiendo a la vez que se les dejara de tratar
como “incapaces” por el Estado.
En realidad, los funcionarios cubanos que explican los nuevos regímenes
de contratación en la ZEM, pero también los que se refieren a la nueva
ley de inversiones extranjeras, han declarado que las agencias
empleadoras no son privativas de Cuba, y en esta aseveración se desliza
una falta de información crucial sobre las agencias empleadoras en otros
países del mundo.
No pondré el ejemplo más generoso de las agencias empleadoras francesas
estatales, que no cobran un centavo por gerenciarle, con su curriculum,
un nuevo empleo, mantener un expediente para su derecho al seguro de
paro, contabilizar su retiro y respaldar las ayudas sociales. Me
referiré a las agencias empleadoras privadas en cualquier parte del
mundo. En primer lugar usted decide si contratar o no sus servicios,
—usted es libre de contratarse personalmente sin intermediarios—, en
segundo lugar le cobran un precio risible por mantener su curriculum
circulando por el perfil de empresas que usted decida como cliente. Una
vez contratado por alguna empresa cesa el pago a la agencia empleadora.
Las particularidades de las agencias empleadoras cubanas son una
aberración con relación a sus pares internacionales. En primer lugar son
impuestas por el Estado y no puede accederse a los puestos de trabajo
sino a través de ellas. En segundo lugar no cobran mientras consiguen un
contrato para usted sino que una vez contratado, mensualmente, tiene que
pagar un alto impuesto sobre su salario mientras se mantenga en ese
puesto, además, quien negocia su salario con el inversor es la agencia y
no el empleado, —algo insólito en el resto del mundo—, y por último y no
menos importante, dentro de la idoneidad del puesto se verifica su
posición política e ideológica.
La discriminación política no existe en ninguna agencia empleadora del
mundo salvo en Cuba y seguramente en Corea del Norte si existen estas
agencias. Desde ya, los discrepantes y los opositores quedan excluidos
de estos puestos de trabajo. La docilidad política sigue imponiéndose
como un mecanismo de control social.
Los laberintos de la sobreexplotación
En el caso que nos ocupa está establecido que será un 20 % del salario
el impuesto mensual para la empresa empleadora, pero seguidamente se le
aplica un segundo impuesto que es la devaluación del CUC de 1-10 que
significa, según los comentaristas de la página Cubadebate, un 50 % de
impuesto sobre el salario del cual se apropia el Estado por la
diferencia de tasa cambiaria en la ZEM y en relación a la tasa cambiaria
de CADECA.
En otras palabras por la diferencia de tasa cambiaria que nadie explica
por qué se realiza y por qué se aplica a personas naturales y no
jurídicas, —como se había declarado en el proceso de unificación de la
moneda— el trabajador contratado por la ZEM pierde un 50 % de su salario
real.
En definitiva de un salario nominal de 1.000 CUC por ejemplo, el
trabajador recibirá sólo un 32 %. El estado se apropia del 68-70 % del
salario por la vía de la agencia empleadora y por la vía de la
devaluación del CUC.
Algunos participantes del foro se refieren además a la Ley 113 que
regula los impuestos sobre los ingresos y aunque el impuesto sobre el
salario ha quedado suspendido desde la publicación de la ley en el 2012,
por la precariedad de los salarios, los comentaristas aseguran que los
trabajadores serán gravados en las nuevas condiciones de contrato en la
ZEM, entre un 15 % y un 50 % sobre sus ingresos anuales porque los
salarios superan los 10.000 pesos anuales según lo estipulado en la Ley 113.
Aunque estos valores de impuestos resultan desproporcionados con
relación al salario real, —nadie logra resolver sus necesidades
primarias con un salario de 833 pesos cubanos con los precios actuales
de los productos de la canasta básica—, sería lo “normal” como en
cualquier parte del mundo que los impuestos sobre los ingresos fuesen la
vía real y efectiva de contribuir al presupuesto nacional.
Con otros valores, el impuesto al salario, eliminaría las agencias
empleadoras parasitarias que se apropian de un porciento sustancial del
salario, discriminan políticamente y se interponen a negociar con el
inversor el derecho que le corresponde al trabajador cubano. Este
mecanismo de control paralelo y parasitario genera burocracia
innecesaria y corrupción, algo planteado también por los comentaristas.
Para los inversores es una “carga” complementaria, porque con salarios
exiguos se ven precisados a dar otros incentivos a sus empleados. La
cantidad de recursos destinados a la creación de las agencias y su papel
de intermediario solo genera ineficiencia y un nuevo control burocrático
que funciona en el sentido del control político pero no en el económico.
Hasta el momento la Central de Trabajadores de Cuba no se ha
pronunciado, pero todos sabemos que si en algún momento lo hace y no
mantiene su silencio vergonzante, será para respaldar con todo
entusiasmo la sobre explotación de la fuerza de trabajo y la existencia
de las agencias empleadoras. En los últimos cincuenta años no ha hecho
más que defender los intereses del gobierno en contra de los derechos de
los trabajadores.
Felizmente acaban de publicar la nueva Ley de Inversiones Extranjeras y
esperamos acceder pronto al reglamento que la regula. Sin el reglamento
no quedan claras “las reglas del juego” ni para los inversores ni para
los ciudadanos.
No se ha publicado aún el nuevo Código Laboral aprobado por el
parlamento cubano en diciembre del 2013. Sin esta ley y su reglamento se
estará enviando una vez más la señal a los ciudadanos y a los
inversores, que el gobierno considera a la población cubana como
“súbditos incapaces” a los cuales sólo hay que reprimir y darles
órdenes, una imagen muy peligrosa para los tiempos que corren en America
Latina y frente al ejemplo venezolano.

[1]Cubadebate 14/04/2014

Source: Los nuevos parásitos estatales – Artículos – Cuba – Cuba
Encuentro –
http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/los-nuevos-parasitos-estatales-317753


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives