Informacion economica sobre Cuba

Carne de pollo ¿producirla o importarla?
14YMEDIO, La Habana | Junio 24, 2014

Cuba se encuentra ante el dilema de seguir importando la carne de pollo
que consume o reactivar su producción nacional. Cada año se compran en
el mercado internacional más de 120 mil toneladas de este producto y la
mayoría son cuartos traseros, las también llamadas “partes oscuras”.

La avicultura cubana ha sido uno de los sectores más afectados por el
deterioro económico de los últimos años. El daño producido por los
huracanes a las naves de cría y engorde, unido a la poca producción
local de pienso y a la ineficiencia de las granjas estatales, han
causado la actual situación. Creado en 1964, el Combinado Avícola
Nacional debería llevar el peso fundamental en la producción de carne de
pollo, pero se dedica casi exclusivamente a la obtención de huevos.

El objetivo gubernamental de sustituir importaciones, especialmente en
el tema alimentario, no se ha logrado en el sector avícola. Por el
contrario, cada año la cifra de pollo importado crece. Los expertos
coinciden en que para reactivar la producción nacional se necesitarán
grandes inversiones, no sólo en naves de cría y engorde, sino también en
fábricas de pienso.

En enero pasado, cuando Dilma Rousseff y Raúl Castro inauguraban el
nuevo muelle en el Puerto del Mariel, el primer barco que entró provenía
de Estados Unidos y transportaba pollo congelado para el mercado cubano.

En declaraciones a la prensa oficial, Alberto Ramírez, presidente de la
Sociedad Cubana de Productores Avícolas (SOCPA), consideró que
actualmente “la producción de carne es prácticamente nula”. Ramírez
opina que la erogación anual para importar pollo congelado “podría
invertirse de manera paulatina en el país” para reactivar la producción
nacional de carne de ave.

La Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) indica que, si
en 2012 el peso en pie de las aves entregadas era de 44,9 mil toneladas,
esa cifra cayó en 2013 a 41,6 mil toneladas. La diferencia debió ser
compensada con más importaciones, sobre todo desde Estados Unidos,
Brasil y Argentina.

Los consumidores cubanos siguen prefiriendo, sin embargo, el llamado
“pollo criollo” porque, según las personas consultadas por este diario,
no pasa tanto tiempo entre el sacrificio y el consumo. “No estaría
tantos días congelado y tendría mejor sabor” dice Josefina Peláez, una
cliente que aguardaba por comprar un kilogramo de pollo en la tienda La
Alborada, en el municipio Cerro.

A eso hay que agregarle la manipulación de que es objeto el producto
importado en muchas tiendas de la red minorista. La mala refrigeración o
la incorporación de hielo al paquete para que pese más son algunas de
las inconformidades que relatan los compradores. “Ahora está entrando un
pollo un poco mejor que viene de Brasil, pero los precios siguen por las
nubes”, comenta Mario Zuñiga un jubilado que hace las compras de
alimentos para su familia.

Ante la carencia y los elevados precios de otros productos cárnicos, el
pollo es la proteína animal que más se encuentra en el mercado nacional.
“Mis hijos ya no pueden verlo de tanto que han tenido que comer
últimamente”, cuenta Margarita Guzmán, quien explica que le “da más
negocio el pollo que la carne de cerdo”. El precio de esta última oscila
entre 25 y 40 pesos cubanos según la calidad y si se incluyen o no los
huesos. En cambio, una libra de muslo de pollo cuesta unos 30 pesos
cubanos, pero “se aprovecha más, porque puedo hacer sopas y arroces”,
asegura Margarita.

Existe la opinión generalizada de que el productor privado atiende mejor
los pollos, pero el gran problema sigue siendo su alimentación. Gregorio
tiene una finca en San Juan y Martínez, municipio de Pinar del Río,
donde confecciona él mismo el pienso que comen sus animales. “Reutilizo
mucho de la finca, pero no es fácil” y cuenta cómo lo hace. “Tengo una
maquinita trituradora que inventé, donde puedo colocar cáscaras secas y
viandas. Eso lo mezclo con harina de maíz, algo de arroz picado y
cualquier otra cosa que aparezca”.

Existe también un mercado ilegal de pienso. Los sacos son desviados
desde las granjas estatales, destinadas a gallinas ponedoras, y terminan
en las redes de comercio informal. “No es lo ideal para el engorde, pero
al menos lo mezclo con el pienso que yo hago y así lo estiro un poco”,
explica Gregorio.

Source: Carne de pollo ¿producirla o importarla? –
http://www.14ymedio.com/nacional/alimentacion_0_1584441544.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives