Informacion economica sobre Cuba

Relaciones, Embargo, Washington

Cuba-USA: la luz y el túnel
Tal y como sobrevino por contraposición de intereses, el diferendo
Cuba-USA se resolverá solo a la luz de intereses
Arnaldo M. Fernández, Broward | 17/06/2014 6:38 pm

Hasta el Dr. en Ciencias Históricas Néstor García Iturbe, exdirector de
la Escuela Superior de Inteligencia “Adriana Corcho” (MININT) y actual
director del Centro de Educación de Posgrado “Adriana Corcho Calleja”
(MES), metió la cuchareta en el debate resucitado sobre la normalización
de relaciones entre Cuba y EEUU.
García Iturbe percibe que “una pequeña luz está brillando al final del
túnel”. Si antes hubo “conversaciones secretas”, ahora se desarrollan
públicamente y este “avance evidente” torna posible “que de la
diferencia salga la coincidencia”.

La luz
La coincidencia será de intereses. Tal y como sobrevino por
contraposición de intereses, el diferendo Cuba-USA se resolverá ya solo
a la luz de intereses, aunque ambos bandos suenen la matraca de los
derechos humanos y otros ideales.
Las conversaciones secretas que señala García Iturbe pueden retrotraerse
a la administración Nixon. Pat M. Holt, jefe de despacho del Comité de
Relaciones Exteriores del Senado, viajó a La Habana y el 3 de julio de
1974 AFP reportaba que Castro recibiría a Holt y estaba dispuesto a
conversar con Henry Kissinger si EEUU levantaba el embargo.
No se supo de qué hablaron Holt y Castro, pero el 11 de enero de 1975
Lawrence S. Eagleburger, asistente de Kissinger, entregó al diplomático
cubano Ramón Sánchez-Parodi en Nueva York un memo que instaba a
reafirmar el entendimiento Kennedy-Jruschov, mejorar la situación de
derechos humanos, liberar a ciudadanos americanos presos en Cuba,
aflojar las clavijas contra los presos políticos cubanos y permitir que
los exiliados visitaran a sus familiares en la Isla.
Este ademán se malogró por la intervención de Castro en la guerra civil
de Angola, pero hacia mayo de 1978 la administración Carter reanudó las
conversaciones secretas, que se extenderían hasta septiembre de 1980.
En julio de 1978, el Departamento de Estado largó una breve referencia
(GIST) sobre las relaciones Cuba-USA para uso de los funcionarios del
gobierno de EEUU. Aquí se definieron cinco puntos cardinales:
– Excarcelación de los presos políticos estadounidenses y repatriación
de otros ciudadanos americanos
– Excarcelación de los presos políticos cubanos, que por miles cumplían
largas condenas de cárcel
– Reunificación de las familias cubanas divididas.
– Retirada de las fuerzas militares cubanas de África, en virtud de que
los problemas entre africanos debían resolverse por ellos mismos
– Compensación de las empresas y ciudadanos estadounidenses expropiados
por el gobierno de Cuba
Al dar a imprenta The Closest of Enemies (W.W, Norton & Company, 1987),
el primer jefe de la Oficina de Intereses de EEUU en La Habana, Wayne S.
Smith, reveló que el bando de Castro había aceptado los tres primeros
puntos durante la reunión diplomática secreta de agosto de 1978 en
Cuernavaca (México).
El interés geopolítico determinó que el cuarto punto viniera a
resolverse bajo la administración Reagan, en medio del pugilato con
Gorbachov y por el acuerdo tripartito Cuba-Angola-Sudáfrica (1988).
Quedó pendiente el quinto punto, de puro interés material, que el
Departamento de Estado precisó así: El embargo no se levantará hasta que
no se resuelvan las reclamaciones de los expropiados. En aquel entonces
la Comisión de Arreglos de Reclamaciones Extranjeras había certificado
unas 5.900 con monto global de $1,8 miles de millones.

El túnel
Tras la desunión post-soviética, la ley Helms-Burton (1996) abrió el
túnel por donde tiene que discurrir el levantamiento del embargo:
suspenderlo desde que un gobierno de transición arribe al poder en Cuba
y levantarlo por completo al instaurarse un gobierno electo
democráticamente. Aparte de no incluir ni a Fidel ni a Raúl Castro,
exigencia que cristalizará tarde o temprano por ley natural, el gobierno
de transición sería reconocido si:
– Legaliza todas las actividades políticas
– Libera a todos los presos políticos y permite que organizaciones de
derechos humanos investiguen las cárceles cubanas
– Disuelve el Departamento de Seguridad del Estado, los Comités de
Defensa de la Revolución y las Brigadas de Respuesta Rápida
– Expresa públicamente su compromiso de elecciones libres y justas, a
más tardar en 18 meses, bajo supervisión de observadores internacionales
y con múltiples partidos que tengan acceso pleno e igual a los medios
– Pone fin a toda interferencia de Radio y TV Martí
– Exprese públicamente y demuestre su decisión de avanzar hacia poder
judicial y sindicatos independientes, así como hacia el respeto de los
derechos humanos y las libertades fundamentales
– Dé garantías adecuadas para distribuir asistencia al pueblo.
García Iturbe ve al final del túnel una luz que solo podría generarse
por fogonazo, ya sea de revuelta popular dentro de Cuba para derrocar al
Gobierno y dar paso al de transición previsto por Washington, o de
revuelta en el Congreso de EEUU para derogar la ley Helms-Burton.
Coda
Entretanto los cubanos seguirán cayéndose a golpes o a mentiras, según
el caso, pero sobre todo “ajustándose” en EEUU, que a su vez irá tirando
como siempre en sus relaciones con Cuba: con mucho ruido y pocas nueces.

Source: “Cuba-USA: la luz y el túnel – Artículos – Opinión – Cuba
Encuentro” –
http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/cuba-usa-la-luz-y-el-tunel-318538


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives