Informacion economica sobre Cuba

Levantar el embargo – pero antes liberar Cuba
“Más de 40 activistas pro-democracia eran acorralados el 11 de junio y
varios fueron presuntamente apaleados por agentes de la seguridad pública”
Jeff Jacoby, 26 de junio de 2014 a las 10:03

En una intervención en Nueva York el 12 de junio ante el Council on
Foreign Relations, Hillary Clinton expuso el familiar argumento a favor
de poner fin al embargo comercial estadounidense a Cuba, el mismo que
los críticos de la legislación llevan años utilizando.

“El embargo es el mejor amigo de Castro”, dijo la ex secretario de
estado; brinda al régimen de La Habana “la excusa para todo”. Prescindir
de las sanciones “altera la dinámica psicológica de esta cuestión” y
mejora las relaciones norteamericanas con el resto del hemisferio. Así
que “hemos de defender la normalización de las relaciones y ver lo que
hacen [las autoridades cubanas]”.

Unas horas antes, las autoridades cubanas habían hecho una de las cosas
que mejor se les dan: vejar a disidentes pacíficos. Más de 40 activistas
pro-democracia eran acorralados el 11 de junio y varios fueron
presuntamente apaleados por agentes de la seguridad pública. Uno de los
disidentes más respetados de Cuba, Jorge Luís García Pérez, conocido de
forma generalizada como Antúnez, dijo haber sido apaleado y golpeado
hasta quedar inconsciente en una comisaría de Santa Clara, según el
Miami Herald. Responsables de la seguridad del estado advirtieron a
Antúnez que dejara de recabar firmas en una petición de condena a las
iniciativas internacionales que pretenden suavizar las sanciones
norteamericanas a Cuba. En el momento de su detención, más de 830
disidentes cubanos habían firmado el llamamiento.

En Cuba, como en Estados Unidos, oponerse al embargo públicamente no
exige ningún coraje. Los cubanos que públicamente lo apoyan, por otra
parte, se exponen a ser imputados por un delito que se castiga con penas
de hasta 15 años de cárcel. La valoración del embargo estadounidense por
parte de Clinton suscita atención porque ella es candidata potencial a
presidente. Pero lo que realmente merece el titular es el valor
demostrado por los cientos de ciudadanos cubanos de a pie que instan
abiertamente al mundo a no hacer negocios con la dictadura que tanto
tiempo lleva sometiendo a Cuba.

La opinión generalizada sostiene que el embargo estadounidense sólo ha
persistido porque los cubano-americanos de Florida, bloque electoral
clave, lo defienden fervientemente. La Universidad Internacional de
Florida despertó cierta atención mediática la pasada semana con un nuevo
sondeo que demostraría que por mayoría ajustada, los cubanos afincados
en el Miami metropolitano – capital de la minoría cubano americana – en
realidad se opondrían al embargo. Los críticos indicaron enseguida
ciertos problemas notables que revestiría el sondeo, como que el 90 por
ciento de los encuestados dijo ser votante registrado mientras sólo el
62 por ciento decía ser ciudadano estadounidense regular. Y los
resultados difundidos filtran el número de “no sabe/ no contesta”, que a
tenor de la pregunta del embargo ascendía al 12 por ciento de los
encuestados. Incluir esas cifras en el recuento total arroja un 45 por
ciento en contra del embargo – un grupo nutrido, pero una mayoría no.

Pero el hincapié en los sondeos es una distracción. El embargo económico
estadounidense no es el origen de la miseria cubana. La tiranía de
Castro sí. Derogar de forma unilateral el embargo no debilita a la
tiranía inundando la isla de turistas estadounidenses, bienes de consumo
y nociones democráticas, como se imaginan de forma romántica los
detractores de las sanciones. Casi 3 millones de turistas visitan ya
Cuba cada año, cientos de miles de estadounidenses entre ellos. En los
últimos años, más turistas han visitado Cuba procedentes de Estados
Unidos que de ningún otro país a excepción de Canadá – y su número viene
creciendo.

El embargo comercial dista de ser hermético. Desde el año 2000, las
exportadoras norteamericanas han vendido cerca de 5.000 millones de
dólares en alimento, bienes agrícolas y productos médicos a Cuba – de
hecho, durante varios años, Estados Unidos fue el quinto socio comercial
de Cuba por volumen. Mientras tanto, Cuba ha tenido al resto del mundo
para hacer negocios, libre de embargos o de la política de Florida.

Si el turismo o la actividad comercial fueran a socavar al régimen
comunista de Cuba, desde luego habría sido depuesto hace tiempo. Pero el
diálogo con los totalitarios no los convierte en vecinos democráticos y
libres. Más bien los refuerza a la hora de actuar con contundencia
contra sus súbditos con todavía mayor impunidad. Según Elisardo Sánchez,
famoso activista de los derechos humanos en La Habana, la detención de
disidentes se ha disparado, alcanzando los más de 3.800 solamente
durante los cuatro primeros meses de 2014, muy por encima del anterior
máximo de 2.795 hace dos años.

El embargo, o lo que queda de él, no es inamovible. Está tipificado, no
obstante, dentro del régimen jurídico estadounidense. La Ley
Helms-Burton, aprobada por el marido de Hillary Clinton en 1996, permite
el levantamiento del embargo una vez el gobierno cubano legalice a la
oposición política, ponga en libertad a los presos políticos y fije la
fecha de celebración de unos comicios democráticos. Los disidentes
cubanos insisten en ese extremo a riesgo de entrar en prisión. ¿No
deberían insistir en ello también los políticos norteamericanos, que no
tienen nada que perder aparte de su credibilidad?

Source: Levantar el embargo – pero antes liberar Cuba :: Opinión ::
Política :: Periodista Digital –
http://www.periodistadigital.com/opinion/politica/2014/06/26/levantar-embargo-liberar-cuba-jeff-jacoby.shtml


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives