Informacion economica sobre Cuba

La vaca que iba a cambiar Cuba
IGNACIO VARONA, La Habana | Agosto 04, 2014

Al morir le erigieron una estatua de mármol tamaño natural y cuando la
ordeñaban le gustaba escuchar música. Todo el país vivía pendiente de la
leche que daba Ubre Blanca, la vaca más famosa de Cuba. Un animal que no
sólo dejó su nombre en los Guinness World Records, sino también una
estela de gente que la recuerda con afecto o con burla. Un nuevo
documental de Enrique Colina recrea la vida de este rumiante y el
delirio político y social que generó su exagerada producción láctea.

En menos de 50 minutos, La vaca de mármol repasa aquellos momentos en
que todo el futuro del país dependía del ordeño de unas prodigiosas
ubres. Con humor y ciertos momentos de verdadero dramatismo, el director
y crítico de cine aborda una historia que parece sacada más de la
mitología que de la realidad. Ubre Blanca contada por los hombres que la
cuidaron, ordeñaron y curaron en la Isla de Pinos, pero también por las
voces populares que crecieron escuchando hablar de un futuro donde la
leche “correría por las calles”.

Colina es un creador que no necesita presentación. Su programa 24 x
segundo durante años resultó la crítica cinematográfica más inteligente
y amena que se hacía en la televisión nacional. También ha incursionado
en la dirección documental, logrando piezas clásicas como Jau, Vecinos y
Chapucerías. En 2003, debutó en el cine de ficción con la cinta Entre
ciclones. Su obra se ha destacado en el panorama fílmico cubano por el
buen humor y la crítica incisiva a los problemas sociales.

En esta ocasión Colina ha volcado su talento en redescubrirnos a Ubre
Blanca. Uno de los testimonios más impresionantes que recoge su
documental es el de Jorge Hernández, el veterinario que atendió a la
célebre vaca durante buena parte de su vida. A través de las
declaraciones de este hombre se va componiendo una atmósfera de presión
y vigilancia sobre quienes atendían directamente a la recordista mundial
en producción de leche. “A este animal no le puede dar ni catarro”,
había sentenciado Fidel Castro en su primera visita a la granja. Y así
tuvo que ser.

La vaca Linda Arleen de Estados Unidos había anteriormente inscrito su
nombre en los Guinness World Records por su producción de leche. Superar
aquel registro se convirtió en una batalla personal de Fidel Castro
contra su archienemigo del norte. Ubre Blanca empezó así a ser ordeñada
hasta cuatro veces al día, rodeada de inigualables condiciones y con un
atento equipo que no le perdía “ni pata ni pisada”.

Los cuidados a la vaca incluían darle a probar primero su comida a otro
animal, no fuera a ser que estuviera envenenada, esa obsesión del
Comandante en Jefe. Los trabajadores de la vaquería vivían prácticamente
acuartelados para que no faltara nada a la vaca. “Los ordeños estaban
bien, nosotros éramos los que estábamos hechos mierda”, refiere décadas
después uno de aquellos cuidadores. Así hasta que finalmente Ubre Blanca
logró romper el récord y erigirse como la campeona mundial con sus 110,9
litros de leche en un solo día.

Rodeada de fotógrafos y periodistas, con tres ordeños diarios y la
presión de un deportista de alto rendimiento, Ubre Blanca enfermó de
cáncer de piel y tuvo que ser sacrificada. Su rápido deterioro apunta a
una excesiva explotación del animal y a todo el estrés al que estuvo
sometida en los últimos años de su vida. Su nombre pasaría a engrosar la
larga lista de proyectos fallidos que se le adjudican a Fidel Castro. No
volvió a surgir otra Ubre Blanca y la ganadería cubana cayó por el
precipicio de la desidia y la ineficiencia.

Con maestría y cierto toque de burla, Enrique Colina repasa también todo
el culto a la vaca que se generó con posterioridad a su muerte. Desde el
trabajo de los taxidermistas para mantener su piel, hasta la escultura
de mármol que todavía está a la entrada de la finca La Victoria donde se
dio aquel milagro productivo. Las bromas callejeras y el recelo que dejó
aquel espejismo también tienen espacio en el documental.

El sobrecogimiento llega de la mano de un cuidador que aún cree que
pasea a Ubre Blanca por los pulcros establos que crearon para ella. Con
climatización, pastos especiales y una vigilancia 24 horas, aquella vaca
terminó siendo prisionera de su fama y de un testarudo hombre que creyó
que un país se gobierna como se manda una vaquería.

Source: La vaca que iba a cambiar Cuba –
http://www.14ymedio.com/reportajes/Ubre_Blanca_0_1607239268.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives