Informacion economica sobre Cuba

El olor del dinero
Un dueño de una “paladar” me dijo que a él eso de los Derechos Humanos
no le interesa. Él es un comerciante y con el esperado millón de
turistas americanos le irá mejor
martes, febrero 3, 2015 | Rafael Alcides

LA HABANA, Cuba. -En La Habana de los últimos días siguen creciendo la
ilusión y la desesperanza. La ilusión, en el público: el cual ya ha
empezado a pintar y arreglar sus casas con vistas a la invasión pacífica
del país por los americanos del porvenir. Pues, según se oye decir con
mucha autoridad, sin que nadie sepa de dónde pudo haber salido ese dato,
ya a fines de abril los tendremos aquí arribando en oleadas de un millón
por semana y , claro, ni los hoteles del Estado ni las “paladares”
(restaurantes criollos) existentes en la actualidad tienen capacidad
para asimilarlos.

Un conocido del barrio, jubilado que vive con su mujer y un hijo médico
en un apartamentico de dos habitaciones en bajos y con puerta a la
calle, ya ha empezado a adecuarlo para su explotación. Le ha hecho una
entrada independiente por el lateral que da a un pasillo, y en el patio
le ha improvisado un cuartico con ducha, lavamanos e inodoro, y ahora
anda detrás de un bidet y de un aparato de aire acondicionado y un
refrigerado pequeño, de medio uso estas tres piezas, pues el dinerito
que le mandaron de Miami no le da para más y todavía le faltan un par de
camas gemelas para sustituir el box spring que heredara de una hermana
que emigró hace veinte años y que mientras no llegue el primer americano
a alquilar seguirá siendo la cama de su hijo.

El gobierno, por supuesto, podría pretender no ceder, aprovecharse del
efecto negativo para la lucha por la democracia que en lo psicológico
causaría en la población el futuro bienestar, y ni ratificar los Pactos
de los Derechos Humanos de la ONU ni, mucho menos, oír hablar de elecciones.

Compadecido de mí, un conocido de mis hijas, exitoso dueño de una
“paladar” que estaba arreglando sus papeles para irse del país cuando
apareció la apertura del capitalismo tipo bonsai diseñado por Murillo,
me dijo, que a él eso de la democracia y los Derechos Humanos no le
interesa, que él no es político ni ha soñado con escribir en los
periódicos, que él es un comerciante y le ha ido bien, y con el esperado
millón de americanos metidos aquí todas las semanas, le irá mejor. Hacer
dinero es lo de él. Y a esos efectos, ya ha comenzado a fomentar una
segunda “paladar”.

De ahí la tristeza de la oposición en el mejor sentido de la palabra, o
desconsuelo. Da pena, pero también es inevitable. El olor del dinero
suele volver conservadores hasta a los ultra radicales de ayer –como se
vio en la URSS de los últimos días–, reacción ésta mucho más temible en
un país como el nuestro donde el setenta por ciento de la población ha
aprendido a vivir sin democracia por haber nacido ya sin ella y por ser
un país donde además se ha sobrevivido rapiñando aquí y allá, soñando
tener cosas, poder uno vivir como los primos de Miami. Peligrosa alianza
indirecta con el gobierno que no sería fácil romper.

Aumenta la desesperanza de la oposición el silencio del gobierno, su
inmovilidad aparente. Aparente porque no ha dejado de hacer cambios, de
trasladar a manos de “cooperativas no agropecuarias” (y por extensión,
cabe que Granma un día nos hablara de “médicos no veterinarios”,
“marinos no mercantes”, “artistas no porno”, “militares no jubilados”)
hasta acueductos de poblaciones de medio pelo, e inclusive, cosa ayer no
soñada, acaba de aparecer una ley de inversiones con espacio para el
natural (es decir el cubano residente en la Isla) en firmas mixtas con
extranjeros o en solitario, lo cual, sin decirlo, anula, hace obsoleto,
el flamante y muy cultivado diseño botánico de Murillo.

Ahora bien, repito, ahora bien, y este es el gran enigma: ¿se hacen
estos cambios con vistas a abrirle paso a la democracia, o por el
contrario se hacen como parte de la instalación del método chino en que
la oposición pesimista supone al gobierno ya metido hasta la cintura en
su afán de continuismo? Sólo el porvenir lo sabe.

Ajena a estos a estos “vientos no de cuaresma”, cada día más ilusionada,
La Habana sigue remozándose; cuando los carpinteros no consiguen madera
compran escaparates viejos, mesas, puertas, pero siguen recibiendo
pedidos y entregando muebles a los dueños de casas o de paladares que se
preparan para asimilar al millón de americanos de todas las semanas.
Quienes cultivan flores, aumentan sus siembras, día a día los albañiles
son más caros, y un poderoso espíritu de renovación campea, como dirían
los románticos, por doquier.

Eso sí, de las elecciones oigo hablar cada vez menos.

Source: El olor del dinero | Cubanet –
http://www.cubanet.org/destacados/el-olor-del-dinero/


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
February 2015
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives