Informacion economica sobre Cuba

Feria de productos alimenticios: Mucho despliegue para solo un día de
ofertas
VICENTE MORÍN AGUADO | La Habana | 28 Mayo 2015 – 4:01 pm.

Semejante a la isla magnética Laputa, que ascendía o descendía a
voluntad de sus gobernantes, la calzada de Zanja, entre Belascoaín y San
Francisco, volvió a convertirse en feria ocasional de un sábado al mes,
con especial destaque para los productos agrícolas, el dolor de cabeza
diario de los cubanos.

Los habaneros se concentraron por miles, como era de esperar ante una
oferta poco frecuente en la ciudad, tanto en variedad como en precios:
frijoles frescos, directo del saco a la jaba, entre 10-11 pesos la libra
cuando el resto del tiempo deben sumársele 5 pesos.

“Menos mal que no hay colas”, dijo una señora que llevaba de un carrito
donde iba echando sus compras, en tanto otra, con jabas de nylon, en
ambas manos replicó: “No hay colas para los boniatos, la yuca y las
malangas; total, un peso menos si se compara con el mercado de todos los
días, ¡váyase a la carne de puerco y me dirá!”.

Allá fue el periodista, efectivamente, una sola tarima y la fila
interminable porque el lomo y la pierna están a 21 pesos, mientras el
abuso habitual es de hasta 45 por una libra de bistec. Indagar implica
no descubrirse como reportero, para evitar las respuestas complacientes
que los entrevistados suelen darle a la prensa oficial.

“Fíjese usted mismo y dirá, aquí todos sabemos más o menos lo mismo. Lo
que ganas por una parte lo pierdes por la otra. No es lo mismo carne al
trozo que bien cortada”, dijo un cliente que se confesó responsable de
la cocina en su casa.

“Ciertamente 20 o 21 no es igual a 40 ó 45, pero tienes que separar el
pellejo de la carne, no todo es masa limpia y te pesan los huesos; al
final terminas mejor comprando las piezas previamente cortadas”, explicó.

¿Y por qué no brindan el servicio aquí? Un carnicero miró al periodista
como si fuera un alienígena: “Esto es del Estado, mire la cola. Si me
pongo a elaborar no terminamos nunca y seguro la gente empieza a protestar”.

Al lado, un improvisado mostrador con un camión refrigerado detrás,
ofertaba la novedad de pescado, algo no visto en ferias anteriores:
filete de Claria a 32 pesos por kilo; tronchos de tenca a 15 por similar
peso, y 16 pesos cada kilogramo de masa de almejas.

Un vendedor intentaba llamar la atención con un singular pregón:
“¡Brasil aquí, vamos, no te lo pierdas, olímpico y mundial!”. Se trataba
del arroz brasileño, blanco, largo y limpio, similar al de los mercados
en divisas, esta vez a 5 pesos la libra.

La gastronomía y el comercio minorista de ropa reciclada no tuvieron
mucho éxito, porque no pueden ofrecer ventajas al consumidor, dado que
son entidades estatales.

La explicación es sencilla: Tendrían que hacer inventarios previos,
vigilar a los dependientes, movilizar inspectores y policía
especializada; tal vez, hasta pedir apoyo a la contra inteligencia
militar, dados los inevitables desfalcos si deciden cambiar precios
fijos durante unas horas.

Cerca “El Rey de la Salsa” promocionaba sus latas de pasta de tomate,
variante de la muy codiciada Vita Nouva, lo máximo en Cuba si de
espaguetis se trata: “Venga amigo, pruebe sin pena, si tiene dudas lea
en la etiqueta, mire bien, no contiene calabaza, ni ningún otro
extensor, solo tomates frescos, sal y especias naturales. Para cualquier
reclamación, nuestra empresa le ofrece teléfonos de contacto directo”.
Se trata de la cooperativa Guido López, de la finca Ojo de Agua en el
Cotorro.

Otros gestores no estatales emulaban con sus conservas, bien envasadas,
permitiendo probar una muestra antes de la compra.

Llegando a uno de los extremos de la feria aparecían nuevas colas, las
de decenas de personas esperan su turno frente a los cajeros automáticos
del Banco Metropolitano: “Hay que aprovechar la oportunidad —dijo una
mujer mientras su esposo contaba el dinero— aquí nunca se sabe si
volverá otra feria”.

Al día siguiente, el periodista alistó sus ahorros en busca de algunas
ventajas; pero, al doblar Belascoaín, cero feria. Tanto esfuerzo de
camiones, carpas, mostradores, dependientes para solo un día de venta.

Source: Feria de productos alimenticios: Mucho despliegue para solo un
día de ofertas | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1432825293_14844.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives