Informacion economica sobre Cuba

La actualización del modelo económico es la negación de las reformas
OSMAR LAFFITA ROJAS | La Habana | 4 Mayo 2015 – 6:23 am.

¿A esto le llaman reformas? Lo centralizado y planificado de la economía
cubana frena el desarrollo de las fuerzas productivas.

Ya han transcurrido cuatro años de la celebración del VI Congreso del
Partido Comunista, en el que se aprobaron los 313 Lineamientos en los
que se basa la llamada “actualización del modelo económico”.

El titular de Economía y Planificación, Marino Murillo Jorge, en sus
intervenciones en las sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular
celebradas los días 6 y 7 de julio de 2013 dijo que la conceptualización
del modelo económico cubano estaba en fase de terminación. Pero hasta el
presente sobre el particular no se ha vuelto a hablar.

Resulta bastante exagerado y alejado de la realidad catalogar como
reformas las medidas tomadas por el Gobierno de Raúl Castro en
determinadas esfera de la economía. En esencia, ninguna de estas medidas
ha estado dirigida a producir los tan necesarios cambios estructurales
para sacar a la economía cubana del estancamiento en que la sumió Fidel
Castro por la aplicación de una política populista de gratuidades y
subsidios desmesurados, que sumada a la delirante “Batalla de Ideas”,
dejó exhaustas las arcas del Estado.

¿De qué reformas económicas hablan algunos despistados? ¿De la
autorización para la venta de casas y automóviles? ¿Del acceso a la
telefonía móvil y a internet a precios prohibitivos, en divisa y con
muchas restricciones? ¿A la actividad privada en el sector de los
servicios, en que los dueños de los pequeños negocios no son
considerados personas jurídicas y por tanto no gozan de los derechos y
ventajas que son reconocidas por el Estado a las empresas estatales y
las cooperativas de diferentes tipos? ¿A eso le llaman reformas?

No rebasan el medio millón las personas autorizadas a ejercer la
actividad privada. Esas personas, a diario tienen que enfrentar
numerosas trabas y dificultades para mantener a duras pena sus negocios.
A eso se suma el acoso, la presión y el chantaje de los corruptos
inspectores, lobos hambrientos en busca de dinero. Debido a esa
situación, millares de personas que sacaron sus licencias de trabajo han
tenido que entregarlas.

No se puede considerar como reforma la acelerada eliminación de las
gratuidades, ni el fin de los subsidios a determinados productos de la
canasta básica, los materiales de construcción y los insumos y
herramientas para la producción agrícola.

Con la subida de los precios de los alimentos y de otros artículos, el
Gobierno reduce el circulante en poder la población. Con esa política
monetarista, a costa del hambre y la precariedad de los cubanos, se
mantiene el déficit fiscal en un rango tolerable de un 5%. Pero el
salario de los trabajadores cubanos hace años que no sobrepasa los 18
dólares mensuales.

Marino Murillo, al intervenir en la sesión final de la reunión del
Consejo del Banco Internacional de Inversiones, el único organismo que
quedó del desaparecido Consejo de Ayuda Económica (CAME), advirtió: “El
Gobierno cubano realizará las trasformaciones para hacer más eficiente
la economía cubana, pero esto no puede interpretarse como cambios
estructurales, sino que la actualización del modelo hay que entenderlo
como la modernización de la administración de los recursos”.

El vicepresidente del Consejo de Ministro explicó: “Se trata de alcanzar
un socialismo próspero y sostenible, es por eso que presentamos una
estrategia de crecimiento, de desarrollo, con tasa de acumulación
considerable, pero todo está bien estudiado y pensado, el gobierno
cubano sabe en qué momento aplicarla”.

Con el propósito de dejar bien sentado que el Gobierno cubano no aplica
ninguna reforma en la economía, Marino Murillo señaló: “No se debe
confundir trasformación de la propiedad con modernización de la gestión
que son dos cosas diferentes. La actualización del modelo económico, sus
fundamentos teóricos y académicos, están recogidos en un 80% en los
Lineamientos, por ello hay que entenderlos como la modernización de la
gestión, hacer la propiedad estatal más eficiente, que permita un amplio
desarrollo de las fuerzas productivas, pero esto no se puede entender
como un cambio de estructura de la propiedad estatal, esto debe quedar
bien claro”.

La aún sin definir actualización del modelo económico que se aplica en
Cuba ni por asomo tiene que ver con la Doi Moi, la reforma que desde
1986 se aplica en Vietnam, donde hay una economía de mercado orientada
al socialismo, caracterizada por las empresas con régimen de libre
mercado y el abandono de la planificación y la colectivización.

La actualización del modelo económico cubano también está a años luz de
las reformas económicas que desde 1978 se aplican en China y que
produjeron un fuerte crecimiento económico que ha permitido que su
economía sea la segunda del mundo.

El Gobierno cubano ha dejado claro que la planificación, y no el
mercado, primará en la conducción de la economía. A la planificación
tienen que atenerse las empresas para el cumplimiento de sus planes de
producción.

Una economía centralizada y planificada, como la cubana, si carece de
los necesarios equilibrios macroeconómicos, inevitablemente frena el
desarrollo de las fuerzas productivas.

Source: La actualización del modelo económico es la negación de las
reformas | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1430503831_14316.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives