Informacion economica sobre Cuba

Vicisitudes de las cooperativas no agropecuarias
Mucho habrá que resolver en las cooperativas inducidas estatalmente y
otras para alcanzar las 12 000 en 2016, con un promedio de 10 socios
cada una
viernes, mayo 15, 2015 | Miriam Leiva

LA HABANA, Cuba -Las cooperativas no agropecuarias (CNA) gozan de la
preferencia del gobierno sobre los cuentapropistas individuales. El
presidente Raúl Castro anunció su creación experimental, según el
Lineamiento No. 25, en la sesión de la Asamblea Nacional del Poder
Popular en julio de 2012. Sigue el criterio de que “permitirán al Estado
desentenderse de la administración de un conjunto de producciones y
servicios de carácter secundario para concentrarse en el
perfeccionamiento de la gestión de los medios fundamentales de
producción que se mantendrán bajo la condición de empresa estatal
socialista que, como expresa el Lineamiento No. 2, es la forma principal
en la economía nacional”.

En abril de 2013, el Consejo de Ministros aprobó las primeras 126
cooperativas; en agosto de 2014, de las 498 asociaciones aprobadas se
habían formado 249; a comienzos de 2015 ascendían a 342, según el
artículo “Cooperativas no Agropecuarias. Salto con obstáculo”, de
Granma, publicado el 8 de mayo.

El proceso hasta llegar a las CNA ha sido tortuoso. El cuentapropismo no
logró ser complemento a la macroeconomía, por las limitadas actividades
permitidas, las prohibiciones para impedir la ampliación del personal y
la acumulación de capital para su expansión, carencia de insumos,
opacidad del marco jurídico, obstáculos de la burocracia anquilosada y
recuerdos de la propaganda denigrante. Tampoco ha podido absorber los
trabajadores sobrantes de las ineficientes empresas estatales que el
gobierno pretendía desemplear hasta 1,3 millón. En la década de 1980,
había unos 50 000 cuentapropistas. En 1993 por el Decreto-Ley No.141 se
incrementaron las categorías permitidas a 117; en 1994, el Decreto-Ley
No. 192 autorizó el mercado de artículos industriales artesanales, y
llegaron a 121 000 personas; en 1997 el Decreto-Ley No. 171 permitió el
arrendamiento de viviendas, habitaciones o espacios.

Esas tres medidas tuvieron un positivo impacto económico y social para
afrontar la profunda crisis originada por la pérdida de las subvenciones
soviéticas y el inicio del Período Especial. En 1999 habían 157 000
cuentapropistas, pero entre 2000-2003 se estancaron en correspondencia
con el retroceso de las medidas económicas decidido por Fidel Castro al
recibir el notable apoyo financiero de Hugo Chávez. En 2007 cayeron a
138 000; en 2009, fueron 144 000; en 2010, año de la ampliación a 178
actividades, subieron a 228 100; y en 2013 alcanzaron 424 300.

A pesar de la reticencia a permitir las pequeñas y medianas empresas
(PYMES), por fin las autoridades comenzaron a revertir los conceptos de
la Ofensiva Revolucionaria de 1968, aunque el daño a los antiguos
propietarios, la población y la economía nacional no podrán ser
reparados. En enero de 2010 se creó un proyecto piloto de taxis del
Estado, gestionados por sus choferes, que pagarían una renta. En abril
se entregaron a particulares pequeñas barberías y salones de belleza a
cambio de pago de rentas e impuestos; en julio, el Consejo de Ministros
aprobó la ampliación del trabajo por cuenta propia y la contratación de
fuerza de trabajo en ese marco.

Los notables resultados de la iniciativa individual propiciaron la
formación de las CNA de origen estatal, y en menor medida de origen no
estatal. Las CNA no han sido una opción voluntaria en la mayoría de los
casos. En democrática asamblea, a los trabajadores se comunica la
socialista opción de integrarse en una CNA, o recibir salario por un mes
y quedar desempleados, “disponible”. Probablemente el antiguo
administrador, militante del Partido Comunista, retirado de algún cuerpo
armado o con otro lazo político, pasa a presidente de la cooperativa.
Mientras tanto se habla popularmente de la existencia ya de varias CNA
con trastienda extranjera.

No obstante, las CNA afrontan inmensas dificultades. Muchas no cuentan
con capital inicial para reconstruir los locales, renovar los equipos y
utensilios, adquirir insumos y piezas de repuesto, ni respaldo para
solicitar crédito bancario; no poseen adiestramiento en la labor ni
conocimientos de gestión administrativa y jurídica. El mercado mayorista
no existe, y no están incluidas en los planes de las empresas
comercializadoras, negadas a establecer contratos o incumplidoras de los
existentes. En consecuencia, solo pueden acceder a las mercancías que
van quedando en sus almacenes, y recurrir al mercado informal.

Los precios aumentan extraordinariamente en las unidades estatales con
incidencia en el alza de sus precios de venta. La inexistencia de
transporte propio y las dificultades para alquilarlo, sobre todo en
labores como la construcción, obstaculiza y encarece la gestión de la
CNA. Encuentran escollos para pagar con cheques y transferencias
bancarias debido a la deficiente gestión de los bancos y la no
aceptación por las entidades suministradores; Copextel no facilita los
medios informáticos ni ETECSA los servicios de correo electrónico,
Internet y telefonía móvil, según el artículo de Granma.

Además, en el caso de las CNA de la construcción, entre otras, se paga
salario mensual y al final del año se repartirán las utilidades, pero a
partes iguales al margen de que una brigada haya aportado un contrato de
mayor valor que otra. Las CNA no están autorizadas para contratarse en
el sector turístico, aunque si lo están los cuentapropistas. Mucho habrá
que resolver en las cooperativas inducidas estatalmente y otras para
alcanzar 12 000 en 2016, con un promedio de 10 socios cada una, según
estimado de Alfonso Larrea, director comercial de Scenius, CNA de
asesoría en servicios económicos, contables y financieros, (“No hay
cambio sin entendimiento”, artículo de Juventud Rebelde publicado el 8
de mayo). La aprobación por el Consejo de Ministros y la cantidad de
trámites llevan a dudar sobre la posibilidad de un incremento tan acelerado.

Source: Vicisitudes de las cooperativas no agropecuarias | Cubanet –
http://www.cubanet.org/opiniones/vicisitudes-de-las-cooperativas-no-agropecuarias/


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives