Informacion economica sobre Cuba

Entre la Patria y el castrismo
ORLANDO LUIS PARDO LAZO | Washington | 19 Jul 2015 – 10:47 pm.

‘Este lunes la Cuba de Castro se reincorpora por fin al capitalismo de
Estado posnacional, y también a la ristra de populismos represivos del
hemisferio y más allá.’

Julio es el mes de la injuria.

En julio amaneció camuflado el castrismo, en aquel sangriento putsch del
Cuartel Moncada, durante los carnavales de 1953. En julio, los Castros
fusilaron a la plana mayor del Ejército y la Inteligencia castrista,
para eludir la operación antidrogas norteamericana que ese fin de año de
1989 derrocara a otro dictador caribeño, pero en Panamá. En julio, Fidel
y Raúl Castro planificaron como castigo ejemplarizante la masacre de
civiles —incluidos niños— en la cara cómplice del mundo, al hundir el
remolcador “13 de Marzo” y rematar a los sobrevivientes ante las costas
cubanas, en 1994. En julio, Raúl y Fidel Castro ordenaron la doble
ejecución extrajudicial de los líderes del Movimiento Cristiano
Liberación, Harold Cepero y Oswaldo Payá, en 2012, en un paraje de Cuba
aún sin determinar.

Los descendientes y ministros y descendientes-ministros de la familia
Castro no son inocentes de semejante democidio, al estilo de una guerra
civil de baja intensidad pero permanente y perversa implementación.

Julio es el mes de las injusticias. Injusticias que, por más que sigan
indignando a los cubanos —un pueblo secuestrado en su soberanía—, dejan
indiferentes a muchos pueblos y gobiernos del mundo, síntoma de que en
la aldea global la única solidaridad es la soberbia de los billetes y
una violencia hoy ya sin signo ideológico.

En julio, con gran jolgorio de magnates, prelados, y políticos títeres
de los lobbies y las acciones bursátiles, capaces todos de pactar en
secreto con los matones de su traspatio, se restablecen en este 2015 las
relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos de América.

Con las embajadas, aunque ambas existían de facto desde hacía casi 40
años, se inaugura también el tan anhelado y largamente pospuesto fin del
exilio cubano. Una nacionalidad cuyos humos han de ser ahora rebajados a
menos que inmigrantes.

A partir del 2015, los de la Isla seremos tratados por EEUU como mano de
obra sumisa en sus estadísticas macroeconómicas, y nunca más como
refugiados de un comunismo anormal e innormalizable, tal como los
norcoreanos preocupan hoy a muy pocos salvo para caricaturizar la
crueldad de uno tras otro Kim.

A partir del 2015, los del exilio seremos tratados vengativamente como
neonorteamericanos, sin otro “país de origen” que el tetragrámaton
C-U-B-A en un pasaporte en pasado perfecto. Se expía así nuestra culpa
en tanto cubanos por haber sido más angloparlantes que latinos y mucho
menos hispanos; más profesionales solventes que minorías discriminables;
más republicanos prodemocracia que intelectuales de izquierda; y, por
supuesto, más blancos que lo recomendado, según la diversidad despótica
impuesta hoy en EEUU desde la hipocresía, la envidia y una mediocridad
mal intencionada.

Este lunes 20 de julio la Cuba de Castro se reincorpora por fin al
capitalismo de Estado posnacional, y también a la ristra de populismos
represivos del hemisferio y más allá. Las autotransiciones dinásticas
parecen indetenibles en todo el planeta, así sea de los Kims, los
Kirchners, los Correas, los Evos, los Ortegas, los Maduros y los Castros
—imitados acaso por el vodevil de los Clinton versus los Bush, ambos
azuzados por las trompetillas de Trump.

La fiesta de la falsificación cubana ha comenzado, y quien se oponga a
la Administración Obama y a su tentación tiránica de resentimiento
presidencial antiestablishment, será sacado de escena no solo por
racista sino por contrarrevolucionario en la cuna misma de la
contrarrevolución.

Las grandes compañías y los bancos gigantes de una Norteamérica pigmea y
patética son de pronto los progresistas, las fuerzas futuristas que
catalizan lo que los cubanos no pudimos lograr a pesar de —o
precisamente por— los incontables cadáveres que pusimos por delante.

El mercado premia a quien prevalece, a quien controla al precio que sea
a sus contemporáneos. Y a Fidel se le perdonan sus excesos de
Somoza-Pinochet-Videla porque desde su clínica no de Londres sino de La
Habana, nos da lástima su fenotipo de funeraria. Además, los muertos no
cotizan bien ni siquiera en esta bolsa de la barbarie. El “vivo” en Cuba
lo es ante todo porque ha quedado vivo a costa del otro. Los muertos de
Bonifacio Byrne —bucólico al punto de la bobería— ya pueden ir bajando
los brazos. O al menos usarlos para izar de nuevo, junto a la nuestra,
el pabellón de las barras y las estrellas del buen vecino del norte.

Nos resta, pues, apenas la precariedad de unos pocos testimonios
atesorados entre el terror y la apatía. Nos queda la desmemoria como
analgesia contra el apartheid, a ratos como denuncia terapéutica y a
ratos como negación de ser el pueblo diaspórico que ya somos, minados
por un totalitarismo siempre en fase terminal y siempre tan saludable
como asesino.

Mejor acostumbrémonos a que en julio como en enero los cubanos nos hemos
quedado solos entre la patria y el castrismo. O, peor, acostumbrémonos a
la pesadilla de ser para siempre la patria de un castrismo cuyos Castros
son solo la macabra decoración. La esencia democida del sistema, su
legado histórico o como se diga, recién está por renacer.

Este es su momento.

Source: Entre la Patria y el castrismo | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1437338871_15809.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives