Informacion economica sobre Cuba

“Hemos cambiado la vaca por la chiva con los refrigeradores chinos”
Muchos cubanos siguen pagando la deuda de esos equipos electrodomésticos
jueves, noviembre 12, 2015 | León Padrón Azcuy

LA HABANA, Cuba – Entre las últimas acciones emprendidas por Fidel
Castro antes de abandonar por enfermedad el poder en el año 2006 fue el
cambio de los tradicionales bombillos por otros ahorradores, así como la
repartición a los núcleos familiares de las ollas de presión, y por
último, la sustitución de los antiguos refrigeradores que tenían los
cubanos por los de fabricación china, marca Haier, con el objetivo de
disminuir el consumo de electricidad en el país.

Transcurridos ya nueve años a partir de la intensa campaña para
sustituir el viejo refrigerador norteamericano por el Haier Chino,
muchos cubanos no han podido saldar aquella deuda bancaria adquirida con
el estado que ascendía a los seis mil pesos, y lo consideran una estafa.
Al respecto, comenta Catalina, una anciana de 91 años, viuda y residente
en el Vedado: “Recuerdo aquellas caras jóvenes de los trabajadores
sociales, que vinieron a cambiar los bombillos, y posteriormente
nuestros refrigeradores. Jamás imaginé que tendría tanta preocupación
por la deficiente iluminación de la casa con la instalación de los
nuevos bombillos ahorradores que se funden rápidamente, y la constante
revisión del depósito de agua en estos equipos. Tampoco enfrían como el
que yo tenía, un Westinghouse adquirido en 1954 al precio de 217 pesos,
y por la compra recibí gratis una caja de arroz El Gallo, y otra de
malta, y jamás tuve que repararlo”.

Tras fallecer su esposo en 1996, Catalina heredó su chequera de 225
pesos. A esta anciana desde el 2005 le descuentan mensualmente 59 pesos
y aún debe veintitrés plazos para saldar su deuda, unos mil trecientos
cincuenta y siete pesos por lo que confesó que posiblemente no le
alcance lo que le queda por vivir para pagarlo totalmente.

Otro caso es el de Jorge Ignacio, de 64 años, vecino de La Timba, a
quien por poco le da un segundo infarto cuando su Haier chino, apodado
por el pueblo como El lloviznita, dejó de arrancar tras padecer uno de
los tantos apagones que acontecen en esa zona del municipio Plaza. “Mi
padre compró al contado en el año 1957 un refrigerador yuma, que estuvo
trabajando veinte años seguidos sin problemas. Se le cambió la máquina
por una alemana, de la antigua R.D.A, que funcionó bien otros quince
años. Después le instalaron otra de uso, y al poco tiempo tuve que
comprarla carísima en la tienda en divisas, con un dinerito que le
enviaron del Norte a mi esposa. Nunca hubo que reparar la chapa externa,
y con volverlo a pintar ya resolvía”.

Continúa Jorge Ignacio: “Decidimos cambiarlo por el chino, que
continuamos pagándolo por descuento salarial. Hace poco se tupió el
refrigerador, y no enfriaba abajo. Después se quedó sin gas. Un mecánico
particular hizo el trabajo. Pero a los pocos días el motor no arrancaba,
tras ocurrir un apagón. Por suerte, era el termostato. Porque si es el
compresor no hay alambre para enrollarlo en los predios capitalinos; sin
embargo, los particulares del campo dicen que sí tienen recursos para
arreglarlo. Aquí en La Habana, el estado no posee los motores para
sustituirlo, y dice el cartel de la Reparadora de Equipos, sita en 22 y
Zapata, en el Vedado, que cuando lo hay cuesta 840 pesos un
motocompresor Haier 183. Y donde un condensador importará 407 pesos. En
el caso del Haier 08, poner una puerta de conservación vale 212 pesos,
la mitad del salario promedio de un trabajador en Cuba”.

De igual manera se expresó Gerardo, residente en la calle 18, entre
Línea y Calzada, en el Vedado, a quien hace seis meses se le rompió el
tristemente célebre Lloviznita. “Imagínate, tengo dos niños pequeños, y
el hogar sin refrigerador es una de las peores desgracias para las
familias pobres. Inmediatamente lo reporté al único taller que hay en el
municipio Plaza. Y cuando vino el técnico estatal dictaminó que la
máquina se quemó. Me dijo que debía ser paciente, como los asiáticos,
porque había una inmensa cola de espera por esta causa. En estos
momentos no se puede hacer otra cosa. Y yo le respondí que al final,
hemos cambiado la vaca por la chiva con los refrigeradores chinos”.

Cubanet también entrevistó a un hombre sentado en una esquina de la
calle 1ra y Paseo, en el Vedado, con un cartel que decía “Compro un
frío”. “Adquiero estos equipos para cortarlos al medio y convertirlos en
neveras para después venderlas en el campo”, apuntó.

Varias preguntas se hacen actualmente los cubanos de a pie: ¿Por qué no
hay moto-compresores para los refrigeradores chinos? ¿Acaso no están
garantizadas todas las piezas de repuesto? ¿Qué pasará en el futuro
cuando se incremente el número de roturas? ¿A quién se le vendieron las
toneladas de chatarra en que se convirtieron los viejos equipos que el
gobierno recibió gratis?

Ya incluso se ha puesto de moda en las calles habaneras este pregón:
¡Compro refrigeradores rotos, o funcionando! Cualquier marca. No te
molestes más. ¡Dale, que me voy!

leonpadron16@gmail.com

@leonlibredecuba

Source: “Hemos cambiado la vaca por la chiva con los refrigeradores
chinos” | Cubanet –
www.cubanet.org/actualidad-destacados/hemos-cambiado-la-vaca-por-la-chiva-con-los-refrigeradores-chinos/


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
November 2015
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives