Informacion economica sobre Cuba

Para los científicos el paraíso está fuera
LILIANNE RUÍZ, La Habana | Noviembre 06, 2015

Llegó a Berlín sin un euro en el bolsillo y con una libra de frijoles en
la maleta. Ariel Urquiola recuerda así su arribo a Alemania para cursar
una beca posdoctoral en el Instituto Leibniz de la Universidad Humboldt.
Su salida de Cuba, como la de tantos jóvenes especialistas, estuvo
motivada por el deseo de hacer ciencia con mayúsculas.

Después de graduarse y doctorarse en biología celular y molecular,
Urquiola sintió que llegaba a su techo de vuelo dentro de la Isla. Se
fue en busca de un laboratorio donde poder examinar las muestras
zoológicas que la falta de disponibilidad tecnológica no le permitía
estudiar en su propio país.

“Aquí hubiera podido trabajar a lo sumo con una sola especie y en un año
tener determinados resultados”, cuenta durante un estancia en Cuba. “En
cambio, en Alemania, en solo un mes y medio pude procesar 503 muestras”,
que habían llegado a Berlín a través de los canales institucionales,
relata con satisfacción.

Su trabajo consiste en analizar muestra de la zoología en los mogotes de
la Sierra de los Órganos en Pinar del Río, una investigación que
continuó en el Instituto Leibniz. Al joven científico le brillan los
ojos cuando explica que los resultados de su estudio podrían concluir
que el poblamiento de la zona por especies salvajes “es mucho más
antiguo de lo que se cree”. Como muchos otros universitarios cubanos
emigrados, siente que en el extranjero su trabajo se ha potenciado.

En comparación con los doctorados que se realizan dentro del país, las
opciones en el extranjero tienen un perfil más profesional, subraya la
mayoría de los encuestados. Una joven bioquímica cubana, doctorada en la
Universidad Católica de Chile, destaca “la calidad y el renombre de las
publicaciones científicas donde se divulgan los resultados de la
investigación”.

Los universitarios cubanos pueden escoger entre más de 300 becas de
apoyo a los doctorados ofrecidas por Gobiernos extranjeros. Muchos
deciden no volver a la Isla después de haberse beneficiado de una de ellas.

La doctora Ileana Sorolla, directora del Centro de Estudios de
Migraciones Internacionales de la Universidad de La Habana, decía en la
revista Alma Mater: “Los centros empleadores cubanos deben reajustarse
(…) en pos de la recuperación de talentos, para que volver al país sea
una alternativa prioritaria. Ya no solo por un compromiso ético, moral,
político ideológico, sino también por ventajas laborales”.

Según la funcionaria, en el patrón migratorio externo cubano hoy, “un
23,9% corresponde a personas con nivel universitario” y “alrededor del
86% de los profesionales que emigran lo hace antes de los 40 años”.

El subsidio que acompaña a estas becas en el extranjero también es una
motivación para solicitarlas. En el caso del Servicio Alemán de
Intercambio Académico, el investigador recibe una mensualidad de 1.000
euros para cubrir los costos de vida, además de una ayuda para gastos de
viaje, seguro médico y una suma global para fines de estudio e
investigación, entre otros beneficios secundarios.

Aunque el costo de la vida sea mucho más alto en esos países, las
condiciones son incomparablemente mejores para esos universitarios de
alto nivel, acostumbrados a vivir en Cuba bajo el mismo techo que sus
padres y abuelos, sin poder ni siquiera pagarse una cena en un restaurante.

A las afueras de la embajada de Canadá en La Habana, varios jóvenes
esperaban este lunes para comenzar los trámites consulares. Una pareja
repasaba todos los documentos a presentar en la entrevista para el
programa de entrada expedita a profesionales calificados que quieran
instalarse en el país norteño. Cada año, se otorgan 25.000 plazas en
todo el mundo.

Los candidatos deben superar exámenes de inglés o francés, depositar un
monto de 5.000 dólares canadienses en una cuenta bancaria en Canadá y
confirmar que su profesión se encuentra en la Clasificación Nacional de
Ocupaciones. La edad, el nivel de educación del solicitante y de su
cónyuge también son valorados para otorgar la visa de residencia. Este
camino es ampliamente usado por graduados de especialidades científicas
en universidades cubanas.

El más demandado es el programa para radicarse en Quebec, que no exige
tener una cuenta bancaria en Canadá, aunque hay que dar pruebas de
solvencia económica para cubrir desplazamiento y estancia. En la página
web del consulado, se explican todos los detalles, pero dada la poca
conectividad de la Isla, la información se esparce de boca en boca.

Camino de radicarse en Quebec se halla Maikel Ruiz, licenciado en
matemática por la Universidad de La Habana, que considera que los
beneficios financieros no son tan importante como la pasión por el
descubrimiento científico. “Cuando un profesional se ha acostumbrado a
vivir con ingresos por debajo de los 40 pesos convertibles al mes, salir
de ese umbral de miseria le permite sobre todo dedicarse a cosas que le
interesan más”. No se trata “del mero hecho de ganar dinero, comer o
vestir mejor”, puntualiza.

Ruiz es el único graduado de su año que permanece en Cuba y en la
actualidad imparte clases privadas de matemáticas a adolescentes en el
preuniversitario para costearse la legalización de su título
universitario, el pasaje en avión y los trámites migratorios que lo
lleven hacia “la tierra de las nieves y las oportunidades”, como él la
llama. Solo la visa le costará 445 pesos convertibles.

“Si alguien quiere hacer probabilidades matemáticas a nivel teórico,
considerará irse como becario a París o a Toulouse”, explica Ruiz. “Si
se trata de geometría, pensará en Estados Unidos o Alemania”, apunta,
aunque también cree que “para estar actualizado en sistema dinámico,
mejor será Brasil o Francia, y a los interesados en la teoría de
números, les vendría bien Hungría”. Mientras habla es como si colocara
tachuelas de colores en un mapa imaginario, pero ninguna se clava sobre
Cuba.

Para los matemáticos cubanos, como para otros científicos, el mundo allá
afuera parece un universo infinito de oportunidades. “La matemática
necesita actualizarse con los nuevos requerimientos de la tecnología”,
reflexiona Ruiz, seguro de que un especialista de su ramo tendrá muchas
oportunidades de trabajo.

El doctor Urquiola es de esos pocos profesionales que emprendió la ruta
de la emigración y actualmente regresa con frecuencia. Lleva a cabo
varios proyectos en Pinar del Río, entre ellos el desarrollo de una
finca agroforestal en Viñales donde crear un vivero para preservar
especies maderables cubanas. “Estoy trabajando muy duro con autoridades
locales para que me permitan llevar a vías de hecho este trabajo”,
cuenta, con ese aire de tenacidad que se logra cuando se está “de ida y
de vuelta”.

Source: Para los científicos el paraíso está fuera –
www.14ymedio.com/reportajes/huida-extranjero-futuros-cientificos_0_1883811621.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
November 2015
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives