Informacion economica sobre Cuba

¿Qué se atreverá a reclamar la diáspora cubana?
MARÍA MATIENZO PUERTO | La Habana | 5 Nov 2015 – 2:34 pm.

La primera reacción del economista Elías Amor ante esta entrevista fue
de rechazo: ‘Esto daría para una tesis de doctorado’.

Ahora que el muro de bagazo levantado por la revolución cubana parece
estarse desmoronando, es buen momento para poner en un mismo plato,
deudas, reclamaciones, mentiras y diáspora.

La primera reacción del economista Elías Amor ante la entrevista fue de
rechazo. “Esto daría para una tesis de doctorado”, respondió por correo
electrónico.

Hablar de una diáspora cubana que por fuerza ha tenido que rehacerse en
el exterior; de las deudas que el régimen ha contraído a través de las
expropiaciones y las confiscaciones; y desmentir la campaña que sustenta
una Cuba futura donde los antiguos propietarios vienen a desalojar, a
humillar al cubano que ha estado por más de 50 años ocupando una
vivienda, es demasiada responsabilidad.

No obstante, la visión de Elías Amor, quien se ha mantenido sobre el
análisis de la economía cubana por más de 20 años, puede ser un punto de
partida para el debate.

Hubo cubanos que se fueron siendo aún propietarios, otros que se fueron
porque fueron expropiados. ¿Existe algún récord que agrupe a la relación
de los cubanos en el exilio y sus propiedades en Cuba?

No existe ese récord. Por desgracia ese es un asunto complicado que ha
sido abordado por algunas entidades como el Instituto de Estudios
Cubanos de Miami, o por autores individuales como Tania Mastrapa. Se
dispone de algunas cifras aproximadas de la diáspora, que ronda los 2,5
millones, pero aquí se computan los descendientes de los que se fueron
del país entre 1959 y 1970. Los cubanos del exterior tienen un gran
mérito histórico: salieron de Cuba sin nada y han sido capaces de
construir riqueza, empresas, empleo y bienestar en numerosas zonas del
planeta. El ejemplo, Miami. Son generaciones que merecen un
reconocimiento en la Historia. Y lo tendrán.

Hay cuatro momentos clave en la salida al exterior de los cubanos y su
relación con la propiedad privada.

El primero coincide con la llegada de los “revolucionarios”, 1959-1961,
se trata de un exilio de alto nivel económico, profesionales de alto
nivel, dueños de empresas, con estrechos vínculos políticos y sociales
con el régimen anterior. Todos se marcharon al exilio sin sus
propiedades, que fueron confiscadas sin contraprestación. El valor de lo
confiscado, incluyendo las empresas de EEUU, es muy elevado, y podría
estar rondando, según algunas estimaciones, el 80% de la riqueza
nacional existente en la economía cubana en aquellas fechas.

A partir de 1965, Camarioca, que de una forma u otra se extendió hasta
1970. A partir de entonces, la salida se modera pero integra cada vez
más a clases medias. Las propiedades fueron expropiadas pero el valor ya
era claramente inferior respecto de la primera ola. El daño más grande
que hizo el régimen a esta gente fue la prohibición de sacar de Cuba sus
datos profesionales y académicos, lo que hizo que médicos prestigiosos,
abogados, economistas, no pudieran encontrar empleos equivalentes en
otros países ni convalidar sus profesiones. En cierto modo, este robo de
capital humano no se puede computar, pero también hizo mucho daño a sus
víctimas. Una parte significativa de los exiliados de este segundo
grupo, pequeños comerciantes, limpiabotas, pequeños profesionales,
tenderos, vieron confiscadas sus propiedades tras las expropiaciones de
la llamada “Ofensiva revolucionaria” de 1967, que supuso que toda la
propiedad en Cuba pasara a estar bajo el control absoluto del Estado
castrista.

Otro proceso importante fue el Mariel, a comienzos de los 80, tras los
sucesos de la embajada de Perú en La Habana. Esta es la primera
generación nacida en el régimen que huye al exilio, pero el impacto
confiscatorio es mucho menor ya que muchos ya carecían de propiedades al
haber vivido en el régimen desde su creación. La salida fue desordenada,
sin rigor alguno y con grandes problemas de todo tipo.

Posteriormente, tras el Maleconazo, se produjo Guantánamo en 1995. El
impacto sobre la propiedad confiscada en este caso ya fue prácticamente
nulo. Los cubanos que se exiliaron en esta época carecían de derechos de
propiedad.

Como se puede observar, de algún modo, cada 15 años, más o menos, el
régimen castrista explota por sus contradicciones internas y expulsa al
exterior amplios volúmenes de población. Es una estrategia de
supervivencia castrista que tiene como objetivo reducir la presión
interna que podría conducir a un levantamiento social, al tiempo que
aumenta la base de potenciales personas que envían remesas a sus
familiares en Cuba.

La mayor parte de los que han salido del país se establecieron en EEUU
por los vínculos familiares y sociales, pero se observa un aumento
relativamente importante en Europa.

¿Estos dos grupos estarían en las mismas condiciones legales frente a
sus propiedades en Cuba?

Como ya he destacado, los propietarios exiliados prácticamente concluyen
a comienzos de los años 70. Los que salen al exterior posteriormente
carecen de derechos, ya que el régimen los había suprimido anteriormente.

Los cambios recientes en la legislación han creado una cierta confusión
que se deriva, en mi opinión del hecho de que la titularidad de una
propiedad confiscada ilegalmente por el régimen en 1961 continúa siendo
del propietario inicial o sus descendientes, aunque la misma esté en
usufructo en la Isla por otros. Los cambios en la ley en los últimos
años son alegales, por cuanto no garantizan el derecho real, el tracto
sucesorio, de quien fue confiscado. Este es un asunto que exigirá en el
futuro compensaciones tan pronto como se produzcan las oportunas
reclamaciones.

¿Hubo o ha habido algún intento legal de reclamación de bienes? ¿Cuáles?
¿Qué resultados obtuvo?

Que yo conozca, las reclamaciones han sido una constante desde que
comenzaron, incluso en los primeros momentos en Cuba, pero el régimen
nunca las ha atendido. Los abogados en aquellos momentos de fervor
revolucionario aconsejaban a sus clientes “olvidarse” de las propiedades
para evitar penas mayores. Se pueden enumerar casos de detenciones y
fusilamientos sin juicio a personas que protestaron por el robo de sus
propiedades.

Se produjo un episodio “gracioso” con los expropietarios españoles que
fueron compensados por el régimen cubano a mediados de los 80, con unos
contenedores de langosta y abalorios de santería que llegaron
deteriorados. Tampoco se realizó una valoración descontada de las
propiedades (habían pasado 17 años). Fue una burla de Fidel Castro a
Felipe González en la época en que ambos mantenían buenas relaciones
personales.

En Estados Unidos, se han creado empresas y sociedades por los
expropiados para reclamar sus derechos ante los tribunales y existen
empresas especializadas de consultoría y legales, en España, por
ejemplo, que se dedican a preparar demandas para las reclamaciones de
propiedades que, en su momento, se tendrán que atender.

Teniendo en cuenta que Cuba es un país deprimido económicamente por una
dictadura de más de 50 años, ¿pudiera existir alguna estrategia legal
para saldar deudas o para la reclamación de las propiedades en Cuba?

Por supuesto. Otros países que expropiaron a sus legítimos dueños los
derechos de propiedad tuvieron que hacer lo mismo, como todos los del
este de Europa, o Nicaragua durante el sandinismo.

Existen muchas soluciones técnicas para compensar los daños, desde los
llamados bonos compensatorios equivalentes al reintegro monetario, en
especie, o en deuda consolidada y negociable, pasando por las
devoluciones directas de empresas cuyos titulares continúan existiendo
(el caso del hotel Hilton, por ejemplo, o Bacardí). Incluso se pueden
realizar permutas de valor de suelo equivalentes.

Todas estas fórmulas, y muchas más, son factibles en el caso cubano,
porque el Estado posee toda la propiedad existente en el país, y lo que
debe hacer es desprenderse de la misma y ponerla en manos de los
particulares. Para ello existen numerosas fórmulas, desde las subastas
controladas por organismos internacionales hasta el recurso a la
financiación que pueden conceder entidades como el Fondo Monetario
Internacional, una vez que Cuba se reintegre en este tipo de
instituciones, de las que se marchó al instaurar el régimen comunista.

La campaña mediática del castrismo describe una Cuba postcastrista donde
los propietarios de viviendas vendrán a desalojar de modo masivo a los
que han estado en posesión de sus bienes. ¿Cuánta verdad puede haber en
esta afirmación y cuánto mito?

Como bien dices, es una campaña mediática bastante idiota y ridícula.
Nadie en el exilio, en su sano juicio, va a desalojar a los que han
estado en posesión de sus bienes en Cuba, porque el estado del
patrimonio urbano es tan lamentable y deteriorado que, allí donde
antiguamente existían palacios y residencias de lujo, o viviendas
confortables, ahora solo queda cochambre y abandono por culpa del
régimen. Incluso, muchos exiliados cuando regresan a la Isla después de
40 años, se encuentran con que sus viviendas han desaparecido a causa de
derrumbes.

Los herederos de los propietarios pueden tener mucho más interés en
otras opciones de derechos de propiedad que en las residencias del
Vedado o La Habana Vieja donde se hacinan las familias que, por otra
parte, tendrán que tener el derecho a una vivienda digna que el régimen
les niega.

La restitución de los derechos de propiedad en Cuba a la situación
existente antes del colapso comunista, digamos en 1959, es necesaria
para que la economía nacional vuelva a arrancar. La construcción del
capital productivo que se realizó con esfuerzo por millones de cubanos
antes de 1959 tiene que ser reintegrado a sus legítimos propietarios.
De ese modo, la experiencia colectivista castrista debe quedar enterrada
para siempre y retornar a una normalidad lo más parecida posible a la
que existe en otros países del mundo.

Primero, se tiene que empezar, básicamente por la tierra, que tiene que
ser vendida a privados, o restituida a los dueños. No puede ser que el
Estado mantenga la propiedad de más del 60% de la tierra y casi toda
improductiva o en manos de absurdas UBPC que no sirven para producir. Se
tiene que autorizar la compraventa de tierras, el mercado inmobiliario y
las operaciones entre propietarios para aumentar la escala de las
explotaciones para obtener mejores rendimientos. Los miembros de las
cooperativas, si lo desean, deberían poder dejarlas libremente y unir
sus tierras a las nuevas empresas que se creen. Una nueva regulación del
movimiento cooperativo en el campo cubano es necesaria para adaptarla a
las normas internacionales.

En el sector industrial y los servicios, todas las empresas tienen que
ser privatizadas. Los actuales conglomerados y grupos empresariales en
manos del Ejército y la Seguridad del Estado tienen que ser privatizados
y pasar a manos de los trabajadores que, posteriormente, pueden retener
esos derechos o venderlos libremente en el mercado. Las empresas tienen
que ser privatizadas en su totalidad para que generen riqueza y empleo
como en el resto del mundo, y se deben abrir espacios a sectores
marginales en el régimen castrista, como la banca, los seguros y las
finanzas en general, los mayoristas privados, la producción industrial
en serie y la construcción de viviendas y edificaciones, así como las
infraestructuras privadas.

El Estado finalmente tiene que reducir su actual participación en los
activos de la nación a un 25% o menos, y el resto, ser transferido a
manos privadas, favoreciendo el desarrollo de las relaciones
comerciales, el crecimiento sostenible, el empleo y la riqueza de los
privados.

El Estado debe dedicarse a sus funciones clásicas: estabilización de la
economía, asignación de recursos (sanidad, educación, etc) y
distribución de la renta, por medio de un sistema impositivo moderno y
no extractivo de rentas como el que existe actualmente.

Todos estos cambios deben, necesariamente, pasar por un cambio
constitucional que elimine del texto la propiedad estatal de los medios
de producción para siempre. La nueva Constitución debe garantizar el
derecho privado y relegar las expropiaciones al papel que históricamente
los otorgó la Constitución de 1940, o si se quiere a otros diseños más
actuales.

Como ves, las ideas están claras respecto a lo que se tiene que hacer.
Lo que pasa es que se tiene que hacer con voluntad política, y el actual
régimen no la tiene.

Source: ¿Qué se atreverá a reclamar la diáspora cubana? | Diario de Cuba
www.diariodecuba.com/cuba/1446726862_17922.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
November 2015
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives