Informacion economica sobre Cuba

Diccionario de la transformación cubana
Alfabeto para entender mejor los cambios (o la ausencia de ellos)La
‘Obamamanía’ se apodera de los cubanos
PABLO PARDO Enviado Especial La Habana
24/03/2016 03:03

No solo las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Cuba están en
mitad de una enorme tradición. También la política y la economía de
Cuba. Este diccionario trata de arrojar luz sobre esas múltiples
transformaciones que se entrecruzan. Alimentos. “Los problemas
económicos de Cuba son tres: desayuno, comida, y cena”. Así lo cree José
Oro, presidente de Oromax, una empresa destinada a “facilitar el
conocimiento de los inversores extranjeros de la economía cubana” y,
hasta 1991, cuando escapó a EEUU, director del Ministerio de Industria
Básica de Cuba. Cuba tiene un problema para suministrar alimentos a su
propia población que ni siquiera el desarrollo de la iniciativa privada
en el campo ha solucionado. Burocracia. Uno de los mayores problemas que
tiene Cuba. “Sin duda, el principal factor que obstaculiza las
reformas”, explica Oro, que da un ejemplo espectacular: “Hay 100
millones de dólares (88 millones de euros) en pesos cubanos en los
bancos del Estado para que la gente construya viviendas, peor no saben
cómo usarlos. Ni la gente sabe cómo pedir créditos, ni los bancos cómo
pedir colateral” (ver ‘Vivienda’).Cuentapropista. Son los cubanos que
desarrollan actividades privadas bajo un sistema de licencias y permisos
del Estado. Su peso económico crece día a día. Fidel nunca los aceptó,
y, siempre que la economía se lo permitió, los frió a regulaciones e
impuestos. Pero Raúl ha abierto mucho la mano en este punto y se espera
que lo abra más (ver ‘Periodo Especial’).Divisa. La mejor muestra de que
las reformas económicas en Cuba van a ser lentas es que nadie se está
planteando por ahora la unificación de las monedas. Cuba tiene dos
divisas, una, carísima y sobrevalorada, que es convertible con otras
monedas (el peso c.u.c.) y otra, que es la que emplean los cubanos entre
ellos (el peso normal). Unificar ese caos va a suponer en la práctica
una devaluación, que podría transformarse en una hiperinflación que
arrasara la economía de la isla. Elecciones. Ni están ni se las espera.
FARC. Cuba ha reforzado su estatus diplomático al actuar como mediadora
en la proceso de paz de Colombia entre el Gobierno de ese país y la
guerrilla de las FARC. Algunos creen que EEUU ve ahora a La Habana como
un interlocutor válido en América Latina, no sólo en el caso de
Colombia, sino también con Venezuela. Pero el senador demócrata Ben
Cardin, vicepresidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de
EEUU ha declarado a EL MUNDO en La Habana que “todavía es pronto para
eso”.Guantánamo. Cuba exige su devolución. EEUU ni se lo plantea. Jaime
Ortega. Cardenal y arzobispo de la archidiocesis de La Habana, y una de
las figuras clave en la apertura entre Cuba y EEUU. Ortega pasó una
temporada en los sesenta en un ‘campamento de reeducación’ (más
comúnmente llamado campo de trabajos forzados) típico del castrismo para
tratar de controlar a sus enemigos intelectuales. Sin embargo, Ortega ha
llevado a cabo una policía de diálogo que ha llevado a la autorización
del Estado a la apertura del primer edificio nuevo de la Iglesia
Católica desde la Revolución. Monolito. La palabra favorita del asesor
de Barack Obama, Ben Rhodes, que ha llevado parte de la negociación con
Cuba, cuando se refiere al sistema político del país. “Cuba no es un
monolito”, repite Rhodes una y otra vez. Efectivamente, parece que Fidel
Castro y y sus partidarios se oponen a las reformas, que defiende Raúl
Castro. Además, hay grupos d e poder, como el ejército, que controla
gran parte de la economía, y los funcionarios, diversos departamentos
ministeriales y él funcionariado, que dirige la Administración Pública
(ver ‘Séptimo Congreso del Partido Comunista’)Nicolás Maduro. Venezuela
ha mantenido a Cuba con unas transferencias diarias que algunos cifran
en 100.000 barriles de petróleo diarios, pero que podría haberse
reducido en un 30% en los últimos tiempos por el colapso del país que
dirige Nicolás Maduro. Según algunos, el acercamiento de Cuba a EEUU se
debe al convencimiento en La Habana de que Venezuela va a dejar de
ayudarles, y que, si no mejoran las relaciones con Washington, se puede
repetir una situación como la de los noventa (ver ‘Periodo
Especial’).Obama. En este momento, el ídolo de los cubanos.Periodo
Especial. Es una época que levanta escalofríos entre muchos cubanos. Se
produjo en los años noventa, cuando la URSS se colapsó, y Cuba, que
vivía totalmente subsidiada por Moscú, se quedó sin fuentes de ingresos.
La pobreza se extendió hasta el punto de que la desnutrición provocó una
epidemia de ceguera. Fue entonces cuando Fidel Castro toleró algo de
iniciativa privada, en buena medida por indicación del Gobierno español
de Felipe González. A partir de 1999, el turismo y la ayuda de la
Venezuela de Chávez empezaron a levantar la economía, y Castro dio
marcha atrás en casi todas las reformas económicas (ver
‘Cuentapropista’)Reforma. En realidad, este apartado debería ir en la
‘D’ de ‘Desastre’ o en la ‘F’ de ‘Fracaso’. Según Ted Piccone, del
‘think tank’ Brookings Institution de Washington, explica que “de las
301 líneas de reforma aprobadas en el Sexto Congreso del Partido
Comunista Cubano en 2011, sólo se han puesto en práctica el 20%”. Una de
las más drásticas era la reducción de los empleados del estado en un
millón en cinco años. Según Piccone, solo ha sido despedido medió millón
de trabajadores públicos. Séptimo Congreso del Partido Comunista. Se
celebra del 16 al 19 de abril, y puede dar un nuevo rumbo a la economía
cubana. Pero nadie debe esperar grandes reformas. Piccone prevé cuatro
cambios: “Una nueva ley electoral; la descentralización del proceso de
decisión política para que las provincias tengan más poder; un nuevo
programa económico que probablemente incluirá nuevas posibilidades para
los ‘cuentapropistas’; y la consolidación del ala tecnocrática sobre la
de los ‘guardianes’ de la Revolución”. Oro, de hecho, prevé “por primera
vez en la Historia, mucho debate en un Congreso del Partido” (ver
‘Monolito’). Tampa. Esa ciudad de Florida podría ser acaso la que más se
beneficiara de la reforma económica, por delante de Miami. En primer
lugar, porque su comunidad cubana es más antigua, y está menos
politizada que la de Miami, y en segundo término porque es el puerto
mejor situado para captar tráfico de mercancías de Cuba (ver Zona
Económica Especial de Mariel).Vivienda. Aunque Cuba tiene crecimiento
demográfico cero, “necesita multiplicar por cuatro la construcción de
viviendas, hasta unas 100.000 anuales”. Los cubanos han partido las
casas de forma horizontal (las famosas ‘barbacoas’, en las que
aprovechan los techos altos para convertir, por ejemplo, una casa de dos
pisos en otra de cuatro), y otras fórmulas producto del ingenio como las
que aplican para sobrevivir en el día a día (ver ‘Burocracia’). Zona
Especial de Mariel. Siguiendo el modelo chino, Cuba ha creado una Zona
Económica Especial en el puerto de Mariel, que ha adaptado para que
puedan atracar en él los portacontendedores gigantes que van a cruzar el
Canal de Panamá cuando la ampliación de éste concluya. Mariel es un
experimento capitalista, en el que pueden establecerse empresas
extranjeras, como la holandesa Unilever, que ha anunciado este año una
planta en la zona, en la que el Estado cubano solo tendrá una
participación minoritaria (ver ‘Tampa’).

Source: Diccionario de la transformación cubana | Internacional | EL
MUNDO –
www.elmundo.es/internacional/2016/03/24/56f2d759ca4741bf318b45b0.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives