Informacion economica sobre Cuba

Airbnb en Cuba, los problemas con el acceso a internet no garantizan el
alojamiento

La falta de acceso a internet causa que algunas veces las reservaciones
no se confirmen
El gobierno se lleva su parte del pastel y los dueños de casas deben
reportar el número de pasaporte de los huéspedes

FRANCO ORDÓÑEZ
fordonez@mcclatchy.com

LA HABANA
Los primeros viajeros extranjeros que se quedaron en casa de Raissa
Acevedo y su mamá eran europeos. Habían ido a la isla a trabajar, y
también en busca de un poco de amor. Pero desde que Acevedo se inscribió
en Airbnb, ha acogido a más estadounidenses, gente curiosa sobre la vida
en Cuba.

“Lo que los viajeros quieren experimentar no es un centro turístico,
porque pueden ir a cualquiera en Punta Cana, en Cancún”, dijo Acevedo
mientras preparaba café. “Lo que quieren es esto… la realidad de los
cubanos. No tienen la menor idea de cómo viven los cubanos”.

Yo no debía haberme quedado en casa de Acevedo. Pero me alojé en su
pequeño apartamento de dos habitaciones en un suburbio de La Habana
después de enterarme que la habitación que había reservado también se la
habían asignado a otra persona, un problema sistemático que muchas casas
particulares inscritas en Airbnb enfrentan debido a la falta de servicio
de Internet en la isla.

Desde el acercamiento en las relaciones con Cuba hace 15 meses, el
gobierno del presidente Barack Obama ha eliminado fuertes restricciones
a los viajes y al comercio, lo que ha ampliado las oportunidades para
que los estadounidenses viajen a la isla.

Durante la visita de Obama a la isla el mes pasado, alabó la popularidad
de Airbnb como un ejemplo de los beneficios diplomáticos que generan los
estadounidenses que pasan tiempo con los cubanos de a pie. A Obama le
gusta decir que nadie representa mejor los valores estadounidenses que
los propios norteamericanos.

“Por eso alentamos los viajes, que pueden construir puentes entre
nuestros pueblos”, dijo Obama durante su discurso en el Gran Teatro de
La Habana el 22 de marzo.

Alquilar una habitación en una casa familiar también puede ser más
barato que quedarse en un hotel del gobierno, y a algunos
estadounidenses les gusta la idea de que su dinero no vaya directamente
al régimen de Castro.

No cabe duda de que las familias se benefician, porque de otra manera no
abandonarían sus empleos. Pero los que están impulsando una nueva
economía más allá del control del gobierno pudieran decepcionarse de
saber que el gobierno recibe su parte del pastel en forma de impuestos y
otros cobros. Los dueños de las casas particulares también deben
reportar a la oficina local de inmigración el número de pasaporte de
cualquier extranjero que se hospede en su propiedad.

El gobierno cubano cobra 10 por ciento de los ingresos de las casas
particulares. En dependencia del tipo de propiedad alquilada y
vecindario, el gobierno también cobra una cuota mensual, que en el caso
de Acevedo es de unos $70 mensuales.

Para Yisel Clavero Pérez, quien administra Casa Amada Malecón en su
residencia colonial de 1926 de su familia en La Habana Vieja, son $200
al mes, 40 por cada una de las cinco habitaciones, no importa si tiene
clientes o no.

A Clavero no le molesta pagar las cuotas extra, dijo, pero la cifra es
significativa, teniendo en cuenta que el salario promedio en Cuba es de
unos $20 al mes.

“Trabajamos duro para tener las habitaciones ocupadas”, dijo Clavero.

La decoración de la habitación que alquilé por $40 la noche era
luminosa. A pesar de las sábanas rojas, la cama parecía cómoda. El baño
parecía limpio. Las dos opiniones publicadas sobre el lugar mencionaban
la ducha caliente y desayunos con frutas. En su perfil en Airbnb, la
mujer que publicó la opinión, Martica, dijo que quedarse en su casa,
donde viven su esposo y sus padres, era “como quedarse con la familia en
Cuba”.

Cuando llegué, Martica no estaba. Su padre pareció confundido cuando le
dije que tenía una reservación. Llamó a su esposa, la madre de Martica,
quien se disculpó. La habitación estaba ocupada, dijo.

Después de unos minutos en el teléfono, el padre de Martica agarró mi
maleta y me dijo que lo siguiera calle abajo hasta la casa de un vecino.

Me preparé mentalmente para una ducha fría mientras lo miraba pasar
trabajo con las llaves que no conocía.

Martica llegó más tarde. Se disculpó y me explicó que se demoró un día
en entrar en Internet. Para el momento en que vio mi reservación, ya la
había asignado por teléfono a otra persona. No quería que me preocupara
por la cancelación de la reservación, dijo.

En Cuba es imposible conectarse con Internet cuando uno quiere. La
mayoría de los dueños de casas particulares de alquiler deben salir de
sus viviendas para encontrar hoteles o puntos de acceso WiFi para
conectarse. Y con un costo de $2 la hora, es caro.

Pero todo se solucionó, y la casa de Acevedo estaba limpia y tenía agua
caliente.

Acevedo, de 52 años, ahora vive sola. Su madre falleció y su padre vive
en la misma calle con su esposa. Los hijos de Acevedo ya son adultos y
viven en Miami y Tallahassee.

Acevedo me dio consejos sobre cómo desplazarme, cómo escoger un
almendrón, como les dicen en la isla a los autos clásicos
estadounidenses que hacen las veces de taxis colectivos en que viajan
varias personas a la vez por menos de $1.

Brian Chesky, el fundador de Airbnb, calcula que entre 10 y 20 por
ciento de los estadounidenses que viajan a Cuba se quedan en propiedades
registradas con Airbnb. Más de 4,000 cubanos se han inscrito en el servicio.

Y tiene sentido, porque más de 3.5 millones de personas visitaron Cuba
el año pasado, pero la isla sólo tiene 63,000 habitaciones de hotel.

“Uno de nuestros anfitriones dijo que hay muchas ideas equivocadas sobre
los estadounidenses, pero cuando viven un año con uno, las opiniones
cambian mucho”, dijo Chesky en Cuba durante una charla con emprendedores.

Clavero, parte del primero grupo que se inscribió en Airbnb, ve las
nuevas relaciones con Estados Unidos y la ampliación de Airbnb como
pasos importantes para los cubanos.

Por unos $40 la noche, los viajeros alquilan la antigua habitación de
Clavero, que da a un patio interior. Por $250 diarios, pueden alquilar
toda la ca. Y se les permite fumar puros en el patio que tiene en la
azotea, que da a La Habana Vieja.

“Si tenemos la oportunidad de crecer económicamente, será mucho mejor”,
dijo Clavero. “Los cubanos, a pesar de los problemas, somos felices.
¿Puede imaginarse usted cómo sería sin esos problemas?”

El último día de mi estancia en Cuba, Acevedo sacó una caja vieja de su
closet y me mostró una copia de una constitución de 1869 que ayudó a
lanzar la independencia de la isla. Tenía recortes de noticias sobre un
“joven rebelde”. Las fotos mostraban tomas glamorosas de una
adolescente, la madre de Acevedo, a quien habían escogido reina del
Carnaval de La Habana en 1962 después del triunfo de la revolución. En
una de las fotos, la madre de Acevedo tiene puesto un traje de fiestas
mientras observa el desfile. Junto a ella se ve sentado al “comandante
Fidel Castro”.

“Mire aquí, mire aquí”, dijo Acevedo riendo, mientras miraba la vieja
foto. “Aquí está sentada al lado de Fidel”.

Source: Airbnb en Cuba, los problemas con el acceso a internet no
garantizan el alojamiento | El Nuevo Herald –
www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article71434187.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
April 2016
M T W T F S S
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives