Informacion economica sobre Cuba

Armas y drogas, cargamentos secretos del régimen
FRANK CALZON | Washington | 26 Abr 2016 – 8:50 am.

El reciente descubrimiento por la policía panameña de más de 400 kilos
de cocaína en un barco cubano con destino a Bélgica recibió poca
atención en los medios de EEUU. La droga, oculta entre tanques de melaza
de caña, fue hallada por agentes de los servicios de inteligencia en el
puerto de Colón.

Exactamente lo mismo pasó en 2013, cuando Panamá descubrió un gran
cargamento de material de guerra en camino de Cuba hacia Corea del
Norte. En aquella ocasión, La Habana alegó que Cuba no había cometido
ninguna falta, que el barco llevaba solo una donación de azúcar cubana
para el desdichado pueblo norcoreano. Un registro demostró lo contrario.
Esta vez, La Habana insiste en que la droga hallada la semana pasada
podía haberse embarcado en el mismo puerto panameño donde se descubrió,
y hay quienes se hacen eco de esa “explicación”.

Por su parte, fuentes panameñas destacan el parecido entre este episodio
y el de 2013, en que aviones de guerra y proyectiles viajaban debajo de
toneladas de azúcar en un carguero norcoreano con destino a Pyonyang.

El blog Capitol Hill Cubans reportó que la operación ocurrida en la Zona
Franca de Colón “se conoce por el apodo de Operación Caña Brava”, y
recuerda que “en 2013 la Administración Obama permitió que el régimen
cubano saliera libre de culpa, no obstante las pruebas fehacientes de
que Cuba era el centro de un embarque de armas ilegal de gran
envergadura, salido del puerto del Mariel hacia Corea del Norte”.

En 1993 un tribunal federal de EEUU admitió una causa penal contra el
general Raúl Castro por haber participado en una confabulación que trajo
de contrabando a EEUU más de siete toneladas de cocaína en un plazo de
10 años. Según Capitol Hill Cubans, la Administración Clinton “anuló la
causa”.

El barco norcoreano Chong Chon Gang montó carga en el puerto del Mariel,
un punto que representa el mayor esfuerzo del régimen castrista por
ampliar el comercio de la Isla. Desde Washington, una fuente comentó:
“Es muy probable que el cargamento de cocaína también se originara en el
puerto del Mariel”. Como han señalado Mauricio Claver-Carone y otros
expertos, es inconcebible que tanto el embarque de armas a Corea del
Norte como el de cocaína a Bélgica hayan podido ocurrir sin la
aprobación del Gobierno cubano al más alto nivel.

Todo funcionario cubano guarda vivo recuerdo del fusilamiento del
general Arnaldo Ochoa, cuando iba a ser nombrado jefe de uno de los tres
Cuerpos de Ejército de Cuba. Según Fidel y Raúl Castro, Ochoa fue
condenado a muerte por su papel en el narcotráfico, aunque la pena
capital no figura entre las sanciones que se contemplan por ese delito.
El régimen declaró que Ochoa tenía que morir porque, con su tráfico de
drogas, había puesto en peligro la seguridad del país (supuestamente,
por dar pie a que el enemigo, EEUU, tomara medidas enérgicas contra la
revolución).

Se acaba de celebrar el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba
(PCC), pero el contrabando de drogas a Bélgica no formó parte de las
discusiones. Y tampoco es probable que el presidente Barack Obama le
haga mucho caso.

Raúl Castro tiene preferencia por la vía marítima para fletar cargas en
misiones peligrosas. En 2015 la Marina de Guerra colombiana interceptó
otro barco más, el Da Dan Xia, embarcación de bandera china destinada al
puerto del Mariel con “alrededor de 100 toneladas de pólvora, casi tres
millones de detonadores y unos 3.000 proyectiles de cañón”. Las armas
venían ocultas bajo toneladas de grano, a pesar de que Cuba, como todo
país soberano, tiene todo el derecho a comprar armamento. El
encubrimiento se debía, probablemente, a que el destinatario no era
Cuba, sino los rebeldes colombianos, ya que el itinerario del barco
chino incluía escalas en dos puertos colombianos, Cartagena y Barranquilla.

En los tres barcos mencionados —el cubano, el norcoreano y el chino— el
modus operandi ha sido el mismo: la carga venía oculta debajo de melaza,
azúcar o granos. En el caso norcoreano, al principio La Habana les
mintió a los panameños; y en el de la cocaína, sigue insistiendo hoy en
que la droga escondida debajo de la carga de melaza no fue embarcada en
Cuba.

Sobre el embarque de armas hacia Corea del Norte, un informe bien
documentado de Naciones Unidas alegó que las medidas tomadas para
ocultar las armas eran extraordinarias, y que el intento de contrabando
constituía una violación de las sanciones impuestas a Pyongyang. Sin
embargo, se citaba un comentario de Roberta Jacobson, vicesecretaria de
Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, de que el embarque no
tenía tanta importancia como para amenazar la iniciativa cubana del
presidente Obama.

El teniente coronel Alejandro Castro Espín, oficial de inteligencia e
hijo de Raúl Castro, encabezó el equipo cubano que logró que se sacara a
Cuba de la lista de países que apoyan el terrorismo internacional.
Alejandro Castro se reunió con Obama en Panamá y Nueva York en 2015,
cuando el presidente se encontró con Raúl Castro.

Cuando la policía panameña detuvo el barco de Corea del Norte, la prensa
informó que buscaba un cargamento de drogas. Lo que encontró, en cambio,
fueron aviones de guerra y cohetes. Ahora, en otro barco, oculto también
bajo un dulce producto cubano aparece un cargamento de cocaína. Sin
embargo, dado el clima internacional, no es de esperar repercusiones
mayores. Tampoco es difícil suponer que el régimen castrista seguirá
operando del mismo modo: vendrán otros barcos con más mercadería disimulada.

Source: Armas y drogas, cargamentos secretos del régimen | Diario de
Cuba – www.diariodecuba.com/cuba/1461588455_21914.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
April 2016
M T W T F S S
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives