Informacion economica sobre Cuba

¿Qué sucedió entre el V y el VI Congreso del PCC?
ORLANDO FREIRE SANTANA | La Habana | 14 Abr 2016 – 11:54 am.

Por estos días la prensa oficialista cubana despliega abundante
información relacionada con el Partido Comunista, en vísperas de la
celebración de su VII Congreso.

Además de entrevistas a los delegados que asistirán a esa cita
partidista, se publican reseñas de los anteriores congresos de la
organización, y hasta los pasos que condujeron a la creación de un
partido único a partir de junio de 1961. Y en todos los casos, por
supuesto, se alaba la figura de Fidel Castro.

Los medios de difusión castristas les han salido al paso también a
aquellas voces críticas que solicitan la posposición del VII Congreso.
En ese sentido argumentan, entre otras razones, la periodicidad con que
deben efectuarse esos cónclaves, que según los estatutos de la
organización debe ser de cinco años. Entonces, si el VI Congreso tuvo
lugar en el año 2011, el VII corresponde celebrarlo en el actual 2016.

Semejante aluvión mediático, sin embargo, ha sido incapaz de explicar el
porqué del vacío que se produjo entre el V Congreso de 1997 y el VI
Congreso, celebrado en 2011. ¡Nada menos que 14 años sin que la cúpula
del partido gobernante se reuniera con una representación de los
militantes de base!

Todo parece indicar que durante ese lapso hubo un debilitamiento de la
labor partidista, y también una merma en el funcionamiento institucional
del país. Haciendo válido aquello de que “la cabra siempre tira al
monte”, Fidel Castro se despojó durante la última década de su mandato
de los tímidos moldes institucionales adoptados a partir de 1975, y le
dio riendas sueltas al voluntarismo que caracterizó los primeros 15 años
de Gobierno revolucionario, cuando sus improvisaciones marcaban el día a
día de la vida nacional.

En efecto, a partir de 1997 el país conoció de políticas que no parecían
ajustarse a determinada estrategia de desarrollo. Más bien eran el
resultado de los impulsos de un hombre que gobernaba sin miramientos.
Fueron los años de la “revolución energética”, cuando se llevaban a la
televisión las ollas de presión que enseñarían a los cubanos cómo
cocinar mejor; del famoso “chocolatín” —hoy casi olvidado— que iba a
garantizarles el desayuno a todas las personas; y se iniciaría la
“Batalla de ideas”, con aquellas movilizaciones costosas e irracionales
que tenían lugar desde el cabo de San Antonio hasta la punta de Maisí.

Fue la época de la municipalización de las universidades. Un período en
el que disminuyó la calidad de la educación superior en el país debido a
la gran cantidad de estudiantes que ingresaron en las aulas sin la
debida preparación, así como la necesaria contratación de profesores no
aptos para tan alto empeño.

El V Congreso del Partido en 1997 dio inicio al retroceso en las
reformas promercado que habían sido implementadas para paliar los
momentos más críticos del “Periodo Especial”. Se le interpusieron
múltiples trabas al trabajo por cuenta propia, y también se frenó la
inversión extranjera. Además, la economía experimentó una
recentralización que a ratos recordaba la utopía guevarista de los años
60. Aquella controversial cuenta única a nivel de ministerios casi
dejaba a las empresas y entidades sin la posibilidad de realizar
operaciones bancarias.

En esas condiciones cobró auge el Equipo de Apoyo y Coordinación del
Comandante en Jefe, un proyecto que materializaba la vieja aspiración
del máximo líder de contar con un gobierno paralelo que fuese “más ágil”
que el gobierno real de la nación. Un gobierno real en el que no todos
los cargos se correspondían con el desempeño histórico de los
funcionarios. Por ejemplo, el comandante de la Revolución Ramiro Valdés,
hoy poderoso vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros,
era en los últimos años de Fidel Castro un simple director de un grupo
empresarial del Ministerio de Comunicaciones.

Al acceder a la jefatura de la nación, Raúl Castro pudo haber denunciado
la política de su predecesor, al estilo de lo que hizo Nikita Jruschov
con respecto a Iósif Stalin. Pero ya sabemos que no sucedió así. Al
parecer, las relaciones dinásticas pesaron más que otras consideraciones.

Source: ¿Qué sucedió entre el V y el VI Congreso del PCC? | Diario de
Cuba – www.diariodecuba.com/cuba/1460631262_21643.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
April 2016
M T W T F S S
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives