Informacion economica sobre Cuba

Un museo de Google controlado por Kcho
ADRIANA ZAMORA | La Habana | 11 Abr 2016 – 4:18 pm.

Entrar en la sala de navegación de Google+Kcho es acceder a la imagen de
un país distinto dentro de este país: Moquetas, cómodos sofás, buena
iluminación, aire acondicionado, 20 laptops, un pequeño artefacto
robótico desplazándose por el suelo y, por supuesto, una conexión a
internet que los cubanos no han visto en los puntos WiFi abiertos en los
últimos meses.

“Uno abre cualquier página y ‘cae’ inmediatamente”, comenta un señor.
“No hay que esperar los minutos que se esperan en otras conexiones”.

“Aquí se puede abrir de todo, todas las páginas”, asegura un joven a su
amigo mientras recogen sus bolsos a la salida. “Eso es hasta que a
alguien se le ocurra la brillante idea de empezar a bloquear sitios”.

Este muchacho, que se conectó en uno de los turnos de la mañana asegura
haber accedido a Revolico.com, una de las páginas bloqueadas en casi
todas las redes del país. Sin embargo, en horas de la tarde ya no se
podía acceder a ella, aunque sí se entraba sin problemas a otras como
Cubanet y DIARIO DE CUBA.

Para acceder a la sala se hacen colas de horas, pues solo tiene
capacidad para 20 personas y son muchos los interesados en el servicio,
que es gratuito. Algunos marcan varias veces, para entrar en todos los
turnos, que son de una hora, desde las 9:00 de la mañana hasta las 11:00
de la noche.

“A ti te debieran dar trabajo como organizadora de la cola”, bromean
unos jovencitos, hablando con una muchacha que desde que abrió la sala
marca varias veces y logra hasta cinco horas de conexión en el mismo día.

“Es verdad”, concede ella. “Yo paso hambre al mediodía y me aguanto las
ganas de ir al baño, pero no dejo la cola”.

Al inicio de cada hora, el personal de seguridad reparte los tickets a
los 20 primeros de la cola y les recoge su carné de identidad. “Llevamos
un control de los datos de todos los que entran”, explica el jefe de
seguridad. El documento de identidad es devuelto a los usuarios una vez
que han entrado a la sala.

El control se extiende a la navegación en sí. El mismo Alexis Leyva
(Kcho) asegura ante unas mujeres de la cola que conversan con él:
“Estamos monitoreando todas las páginas donde entran ustedes porque yo
quiero saber para qué usan la conexión”.

“El objetivo —justifica— es que la gente haga cosas más importantes que
hablar por Facebook, que busquen informaciones, que entren en sitios que
les aporten conocimientos”.

Aunque el jefe de seguridad es amable con todos, no duda en amenazar si
lo considera necesario. “No traten de entrar los teléfonos escondidos,
porque tendré que destruirlos”, advierte a dos adolescentes con uniforme
de preuniversitario que se quejan de la prohibición.

Y es que a la sala no se pueden entrar ni los teléfonos, ni memorias, ni
siquiera botellas plásticas de agua. Solo los audífonos son permitidos.
El resto de las pertenencias de los usuarios debe quedarse en el
guardabolsos durante la hora de conexión.

“No dejo entrar memorias porque me van a llenar de virus las máquinas”,
explica Kcho. Pero esa respuesta no contenta a quienes quieren entrar
sus teléfonos.

“Podría perderse un móvil allá adentro y sería nuestra responsabilidad”,
responde el jefe de seguridad a uno de los adolescentes, que insiste.

La explicación no convence. “Lo que pasa es que no quieren que saquemos
ninguna información, ni siquiera que tiremos una foto dentro de la sala,
pero prefieren ponernos a todos nosotros como ladrones de teléfonos
antes que admitirlo”, dice una muchacha en la cola.

Con todas las prohibiciones, no parece que el objetivo de Kcho de lograr
una navegación más “intelectual” sea real. Ese es el criterio de
Karenia, joven historiadora del arte.

“Yo vine para ver si podía bajar información que necesito para mi
trabajo, porque el ancho de banda del que dispongo habitualmente no me
permite bajar imágenes ni nada de eso”, comenta.

Karenia no se molestó en hacer la cola cuando supo que no podría usar su
memoria. “¿Para qué perder tiempo? Esto no es tener acceso real a la
información, porque puedes verla, pero no conservarla ni compartirla.
Esto no es una sala de navegación, es un museo: el museo de Google en
Cuba”, concluye.

Source: Un museo de Google controlado por Kcho | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1460387930_21590.html


Related Articles:

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
April 2016
M T W T F S S
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives