Informacion economica sobre Cuba

La educación, la industria que mantiene a Cuba
septiembre 15, 2016
Fernando Ravsberg

HAVANA TIMES — Enviar miles de adolescentes a alfabetizar fue la primera
piedra que se colocó en los cimientos de la mayor industria creada por
la Revolución Cubana, la educación. Medio siglo después, el 80% de los
ingresos del país provienen del trabajo profesional de sus ciudadanos.

En aquellos analfabetos se sembró una semilla que germinaría en sus
hijos, hoy muchos cubanos de 60 años son los primeros miembros de sus
familias en haberse graduado en una universidad. Fueron 1.200.000 los
que alcanzaron ese nivel académico en medio siglo.

Cuba vende servicios médicos y medicamentos inventados por sus
científicos en decenas de países. Sus entrenadores deportivos trabajan
en otras naciones y laboratorios cubanos en África producen medicina
animal, biofertilizantes y bioinsecticidas para la región.

Las escuelas de arte convirtieron el talento natural en un virtuosismo
que brilla en la música, el ballet, la pintura, la danza o el cine. La
producción de esa industria ha sido fabulosa para una isla de escasos
recursos materiales y apenas 12 millones de habitantes.

Hay quienes están a favor de la venta de servicios profesionales y los
hay que se oponen, pero nadie pone en duda que hoy la economía nacional
sobrevive gracias esa capacidad intelectual creada a lo largo de toda la
Isla, por los maestros y maestras cubanos.

Señas de deterioro

Sin embargo, llevamos más de 2 décadas debilitando sus cimientos y, si
no se actúa pronto, todo el edificio caerá. 12 mil docentes han dejado
las aulas y se dedican a trabajos mejor remunerados, en busca de
ingresos que les permitan llegar a fin de mes.

En 3 años se han graduado 14 mil educadores y hay 21 mil estudiando,
pero son más los que dejan el trabajo. La Ministra de Educación confiesa
que “la cifra de los que no nos siguen acompañando es mayor que los que
egresan de los centros formadores”.

Los parches que se vienen aplicando desde hace 25 años con profesores no
graduados –llámese emergentes, temporales o instantáneos- están bajando
el nivel de calidad de la industria y tarde o temprano repercutirá en
una caída de los beneficios.

La formación de un profesional no se inicia en la universidad sino en el
círculo infantil, desde ahí se desarrollan o no sus capacidades. Y una
formación primaria y secundaria sólidas son la verdadera base que
permite a los jóvenes asimilar la Enseñanza Superior.

Cuba gasta millones en la formación de maestros que luego abandonarán
las aulas. Cuánto costó la educación de esos 12 mil docentes que
trabajan hoy en otras actividades? Tal vez sería más barato pagar
mejores salarios y lograr que sigan ejerciendo la pedagogía.

El hecho de que el salario sea insuficiente para cubrir las necesidades
básicas de los cubanos provoca en muchos sectores el robo generalizado
de productos para revender en el mercado negro y lograr un ingreso
extra-salarial que equilibra el presupuesto familiar.

En las escuelas no hay nada que los maestros puedan “resolver” para
revender, por lo que viven exclusivamente de los U$D 20 de salario
mensual. Excepcionalmente, algunos entran en componendas con los padres
de los alumnos, como los que vendieron las pruebas de ingreso.

Sin embargo, la mayoría opta por dejar el magisterio estatal y trabajar
en escuelas particulares dedicadas a “reparar” los baches que dejan los
educadores sin formación. Otros abandonan completamente la docencia y
trabajan en cualquier otra cosa.

La nación lleva ya más de dos décadas sufriendo esta hemorragia y ha
probado todo tipo de parche para detenerla, sin el menor éxito. La cura
ya está inventada, se llama salario digno, entendiendo por ello el que
cubre las necesidades básicas de los docentes.

En estos días un empresario, proveedor del turismo, me aseguró que le
están pagando sin demora. Es que dejar de comprar sabanas, refrescos,
carne o toallas para los hoteles significaría hundir un sector que
produce miles de millones de dólares cada año.

La venta de servicios profesionales, el producto que sale de la
industria de la educación, produce 3 veces más que el turismo y sus
beneficios son mucho mayores. A pesar de lo cual los docentes reciben 20
veces menos ingresos que el camarero de un hotel.

En los 60 la nación hizo uso de todos los recursos a su alcance para
convertir a los cubanos en la mayor riqueza de la nación. Parece que hoy
no fuera esa la prioridad inversionista o, tal vez, se persigue la
quimera de alcanzar una educación de calidad sin maestros preparados.

Source: La educación, la industria que mantiene a Cuba – Havana Times en
español – www.havanatimes.org/sp/?p=118397


Related Articles:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
September 2016
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate (from Es)
Chinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives