Informacion economica sobre Cuba

¿Debe EEUU compartir información de inteligencia con Cuba?
FRANCO ORDOÑEZ
fordonez@mcclatchydc.com
Washington

La nueva directiva del presidente Barack Obama sobre el comercio y los
viajes a Cuba, un documento de 12 páginas, ampliamente elogiado por
eliminar los límites a las compras de puros y ron cubanos por parte de
estadounidenses, tiene una cláusula que se ha notado poco y que ha
alarmado a cubanoamericanos en el sur de la Florida.

La directiva instruye al director de Inteligencia Nacional federal a
cooperar con los servicios cubanos de inteligencia.

El gobierno del presidente Obama dice que el objetivo, expresado en una
oración y que contempla que la Oficina del Director de Inteligencia
Nacional “identifique oportunidades de acercamiento en áreas de interés
común” con los contrapartes cubanos, tiene por fin combatir “amenazas
mutuas”.

Pero en el sur de la Florida la directiva ha enfurecido a una comunidad
que recuerda el papel que espías y agentes cubanos jugaron en el derribo
de dos aviones de la organización de exiliados Hermanos al Rescate y el
robo de secretos militares estadounidenses por parte de una agente
cubana dentro de la Agencia de Inteligencia de Defensa.

“Olvídense de los tabacos, esto es algo muy importante”, dijo el
representante Mario Diaz-Balart, republicano por Miami. “Esto es una
enorme amenaza a nuestra seguridad nacional”.

Diaz-Balart, miembro de la Subcomisión de Asignaciones de Defensa de la
Cámara de Representantes, dijo que Cuba comparte inteligencia con Rusia
e Irán, entre otros. Anteriormente este año, el general James Clapper,
el director de Inteligencia Nacional, declaró a la Comisión de Servicios
Armados del Senado que Cuba está entre los cuatro países que representan
una mayor amenaza de espionaje a Estados Unidos. Los otros son Rusia,
China e Irán.

“La amenaza de servicios de inteligencia extranjeros, tanto estatales
como no estatales, es persistente, compleja y cambiante”, dijo Clapper
en una audiencia en el Senado sobre amenazas mundiales. “La recopilación
de información política, militar, económica y técnica estadounidense por
parte de de los servicios extranjeros de inteligencia se mantiene”.

A lo largo de cinco décadas, Fidel Castro creó uno de los servicios de
inteligencia más activos del mundo, cuyas misiones incluyeron espiar
instalaciones militares en el sur de la Florida e infiltrar las
principales organizaciones del exilio cubano en Miami.

Pero Joseph Wippl, ex oficial de la CIA que estuvo 30 años en el
Servicio Nacional Clandestino, dijo que ese no es el caso hoy y que Cuba
ya no representa una amenaza seria de seguridad para Estados Unidos.

“Creo que probablemente la relación de inteligencia que tendríamos con
Cuba sería similar a la que tenemos con Rusia”, dijo. “¿Van a seguir
espiándonos? Yo creo que sí”.

A pesar de la relación de adversarios, el secretario de Estado John
Kerry y el canciller ruso Serguei Lavrov han acordado compartir
inteligencia sobre los militantes del Estado Islámico. Wippl, profesor
de Estudios de Inteligencia en la Universidad de Boston, observa un
panorama similar en el que Estados Unidos comparta información de manera
limitada en áreas específicas, como las actividades antinarcóticos.

Estados Unidos alertaría a cualquier país de una amenaza terrorista
inminente, dijo el senador Richard Burr, republicano por Carolina del
Norte. Pero el presidente de la Comisión de Inteligencia del Senado
advirtió que Estados Unidos no quiere que su información de inteligencia
caiga en manos de entidades que pudieran compartirla con adversarios
como Rusia e Irán.

“No creo, mientras yo sea presidente de esta comisión, que los servicios
de inteligencia van a compartir información con Cuba”, dijo Burr.

Brian Latell, ex oficial de la CIA que escribió el libro Castro’s
Secrets: Cuban Intelligence, the CIA and the Assassination of John F.
Kennedy, dijo que la directiva del gobierno le parece exploratoria y que
pudiera resultar positiva si ayuda a salvar vidas de migrantes o
interceptar aviones cargados de drogas con destino a Estados Unidos.
Pero agregó que no esperaba mucho entusiasmo de los servicios
norteamericanos de inteligencia por compartir información sensible con
sus contrapartes cubanos. También mencionó los comentarios de Clapper
ante el Senado sobre la amenaza de la contrainteligencia cubana

“Las actividades de inteligencia de Cuba en Estados Unidos son todavía
muy intensas y variadas, y probablemente no ha habido ninguna reducción
en ese sentido en comparación con el alto nivel de actividad de los años
anteriores”, dijo Latell, profesor adjunto e investigador del Instituto
Gordon de Política Pública de la Universidad Internacional de la Florida.

Ya hay algún nivel de cooperación entre altos funcionarios de defensa de
los dos países. El jefe de la Base Naval de Guantánamo sostiene desde
hace años reuniones privadas con altos oficiales cubanos para discutir
medidas de protección contra incendios en el árido terreno que rodea la
base. Hace unos meses, oficiales cubanos de seguridad recorrieron el
centro antinarcóticos del Pentágono en Cayo Hueso. El almirante Kurt
Tidd, jefe del Comando Sur de Estados Unidos, dijo que la visita fue un
esfuerzo en el combate contra el narcotráfico en el Caribe.

Pero la idea de compartir información sensible con el país que creó un
sistema complejo para espiar a Estados Unidos parece algo incomprensible
para muchos. En los años 1990, la inteligencia cubana creó la Red
Avispa, que espió instalaciones militares en el sur de la Florida e
infiltró Hermanos al Rescate. La información que la red pasó a La Habana
ayudó a Cuba a derribar dos de los aviones de la organización, en los
que murieron cuatro de sus ocupantes.

Gerardo Hernández, quien fue condenado a dos sentencias a cadena
perpetua en una prisión federal como líder de la Red Avispa, fue
liberado con otros espías cubanos en un canje de prisioneros en el 2014
a cambio de la liberación de Alan Gross, subcontratista de la Agencia de
Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Uno de los
aspectos más extraños de la nueva diplomacia, antes de la liberación de
Hernández, el gobierno estadounidense envió su esperma a Panamá para que
su esposa pudiera quedar embarazada.

A algunos les preocupa que Ana Belén Montes, quien espió para Cuba en la
Agencia de Inteligencia de Defensa, sea liberada. Montes, que algunos
describen como la espía más importante de la que nunca se ha sabido
mucho, estuvo dos décadas espiando para el gobierno cubano. El gobierno
de Obama ha dicho que no tienen intenciones de liberarla o canjearla.

La representante Ileana Ros-Lehtinen, republicana por Florida, fue una
de varios legisladores cubanoamericanos que plantearon preocupaciones el
año pasado en el sentido de que el gobierno de Castro pudiera usar a los
diplomáticos de la nueva embajada cubana en Washington como agentes de
inteligencia.

“Es inadmisible que Washington esté tratando de buscar un acercamiento
en materia de inteligencia con un enemigo jurado de Estados Unidos,
cuando conocemos de la presencia militar rusa en Cuba, el aparato de
espionaje de Castro y los riesgos del tráfico aéreo, que socavan nuestra
seguridad nacional”, dijo Lehtinen.

Anna Douglas contribuyó a este artículo.

Email: fordonez@mcclatchydc.com; Twitter: @francoordonez

Source: ¿Debe EEUU compartir información de inteligencia con Cuba? | El
Nuevo Herald –
www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article109950377.html


Related Articles:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
October 2016
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Please help us to to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate (from Es)
Chinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Peso Convertible notes
Peso Convertible
Archives